La alegre visita de Cristo José a la Casa de Nariño

octubre 11, 2018 5:28 am

–Con un efusivo abrazo, el Presidente Iván Duque recibió este miércoles al mediodía a Cristo José y su familia en la Casa de Nariño, un día después de que por presión de las tropas el niño, de cinco años, fuera liberado, después de siete días de secuestro.

El menor, que esperaba impaciente la llegada del Mandatario, corrió emocionado a saludarlo.

“Estamos muy felices todos los colombianos de tenerte de nuevo en la casa. ¡Te queremos mucho!”, le dijo el Presidente Duque, quien de inmediato lo levantó en sus brazos.

Luego, el Jefe de Estado les dio la bienvenida a los padres, el hermano y los tíos del menor, quienes llegaron a Bogotá procedentes del municipio de El Carmen (Norte de Santander).

“Bienvenidos. Esta es la casa de todos los colombianos”, les dijo el Jefe de Estado.

Posteriormente, el Presidente tomó de la mano a Cristo José y lo invitó, junto con su familia, a conocer el palacio presidencial.

“Cristo José, esta es la casa de todos los colombianos, y aquí es donde están las imágenes de todos los presidentes”, le indicó el Mandatario al pequeño, a medida que le enseñaba las pinturas que cuelgan de las paredes del Pasillo de Presidentes.

Durante el recorrido, la sonrisa de Cristo José fue permanente y su mirada irradiaba felicidad.

Al final del pasillo los esperaba una pantalla, a través de la cual varias figuras del deporte colombiano le enviaron mensajes de bienvenida.

“Quiero expresar esta gran alegría que tenemos todos los colombianos por la liberación de Cristo José. Una felicitación para nuestro Ejército por ese trabajo. También un saludo para el Presidente Duque”, sostuvo el levantador de pesas Óscar Figueroa.

Así mismo, un grupo de jugadores de la Selección Colombia de Fútbol felicitaron al niño y le enviaron una camiseta firmada.

“Hola, Cristo José. Estamos muy contentos de que estés de nuevo con tu familia”, fue el mensaje de ‘El Tigre’ Falcao. “Esperamos que te podamos conocer pronto; nos alegra mucho que estés con tu familia”, expresó James Rodríguez.

El Presidente también se sumó a las palabras de cariño. “En nombre de todos los colombianos, quiero decirte que te queremos y quiero que sientas el afecto de todo un país que estuvo pendiente de ti”.

Pero ahí no pararon las sorpresas para el niño. Varios deportistas le hicieron llegar guantes, camisetas, un balón y un morral, implementos que le entregó el Director de Coldeportes, Ernesto Lucena.

Uno de los regalos más especiales lo recibió del propio Jefe de Estado: una camiseta de la Selección Colombia, con su nombre estampado en la espalda: “Cristo José”. Porque él, dijo el Mandatario, “es un símbolo de alegría, de resiliencia”. Tras ello, tomó un marcador y le firmó la prenda deportiva.

Con un abrazo al Jefe de Estado, Diana Arévalo, la madre del pequeño, le agradeció por su preocupación y atención.

“Ustedes le han enseñado mucho a Colombia con esa resiliencia. Espero volver a visitarlos pronto”, respondió el Presidente.

El padre, Edwin Contreras, también resaltó el acompañamiento del Gobierno y dio gracias a Dios por tener de regreso a su hijo.

“Gracias a Dios, mi hijo está sano y salvo. Hoy tengo la dicha de estar acá celebrando este triunfo y una nueva vida, que para mí es como si volviera a nacer”.

El alcalde de El Carmen también expresó su deseo porque el flagelo del secuestro termine y se logre la paz en Colombia.

“Espero que este flagelo del secuestro termine de una vez por todas en Colombia. Mi solidaridad con todos aquellos que hoy están privados de la libertad. Espero que llegue la tranquilidad a mi municipio y reine de la paz en todo el país”, anotó.

El recorrido continuó por los patios de la Casa de Nariño, donde, a su paso, Cristo José y su hermano recibieron el afecto de algunos visitantes que se encontraban en ese momento en la casa presidencial. Incluso, el Presidente les presentó a varios soldados que prestan su servicio militar en el Palacio.

Luego de conocer varios salones, el Jefe de Estado y sus invitados llegaron al salón Gobelinos, donde los esperaba la Vicepresidenta, Marta Lucía Ramírez, quien también lo abrazo fuertemente.

Luego pasaron al comedor y Cristo José no desaprovechó la oportunidad para probar algunas golosinas que estaban sobre el mantel. El almuerzo fue su comida favorita: arroz con pollo y salchipapa, según contó la madre del menor.

El Presidente procedió a dirigir una oración de acción de gracias por tener de vuelta a Cristo José sano y salvo.

“Dios mío, te damos gracias por tener en la casa de los colombianos a Cristo José, sano y salvo, lleno de alegría, compartiendo con nosotros. Le doy gracias, Dios, porque Edwin, Diana, Antonio José y tus abuelos, te tienen nuevamente en el hogar”, exclamó el dignatario.

La visita terminó en el despacho presidencial, donde la Primera Dama de la Nación, María Juliana Ruiz, y sus hijos Luciana, Eloísa y Matías les regalaron a los hermanitos Contreras una medalla del Ángel de la Guarda para cada uno, varios libros de cuentos de Oliver Jeffers, un juego de Lego y un kit de plastilina. A su vez, el Jefe de Estado les obsequió un saxofón a Antonio José y una guitarra a Cristo José, a quien le enseñó a tocar sus primeras notas, tras lo cual todos se despidieron con un fuerte abrazo.

Al concluir la visita del niño Cristo José y su familia a la Casa de Nariño por invitación del Presidente Iván Duque Márquez, el padre del menor y Alcalde del municipio de El Carmen, Edwin Contreras, agradeció el apoyo del Gobierno y manifestó que en días pasados “la visita del señor Presidente a mi casa me levantó el ánimo cuando más lo necesitaba”.

Contreras también extendió su agradecimiento a la Presidencia de la República, las Fuerzas Militares, la Iglesia Católica, los organismos internacionales, la Defensoría del Pueblo y demás instituciones que acompañaron a la familia durante esta penosa situación.

“Gracias a Dios, mi hijo está sano y salvo y hoy tengo la dicha de estar acá con todos ustedes celebrando este triunfo más y una nueva vida que para mí es como si volviera a nacer”, expresó el Alcalde.

“Que no quede impune”, sostuvo y pidió “que se haga justicia y que no se pierda este trabajo, que den con el paradero de estas personas maldadosas que nos destrozaron el alma siete días y que se les aplique todo el peso de la ley”.

El padre del menor condenó el flagelo del secuestro, dijo que espera que este delito “termine de una vez por todas en Colombia”, y envió un mensaje de solidaridad a las personas que están privadas de la libertad.

Finalmente, detalló que el Jefe de Estado les hizo un recorrido por la Casa de Nariño que, según el Presidente, es la casa de los colombianos, y compartió con ellos un almuerzo.

“De igual manera nos puso a disposición todo el personal para acompañarnos en esta larga tarea que tenemos de ahora en adelante”, puntualizó. (Escrito por Andrés Rincón, Prensa Casa de Nariño).

Deja un comentario