Condenan a 30 y 20 años de cárcel a dos exparamilitares por masacres en Boyacá y Antioquia

octubre 31, 2018 8:34 am

–Luis Eberto Díaz Molano, alias «el compadre» y Nafer Antonio Guzmán Trujillo, son los dos exparamilitares condenados a 30 y 20 años de cárcel, respectivamente, por su participación en masacres ejecutadas en Boyacá, Casanare y Antioquia.

En el caso de alias «el compadre», un juzgado penal del circuito de Tunja (Boyacá), le condenó al comprobar que había sido el encargado de suministrar listas para las temidas jornadas de ‘limpieza social’ por parte de las autodefensa del Casanare.

El sujeto, también conocido con el alias de «el tocayo», además de purgar 30 años y 7 meses de prisión, deberá pagar la suma de 100 salarios mínimos mensuales vigentes en favor de los familiares de cada una de las dos víctimas asesinadas por la información que suministró.

Alias «el compadre» se acogio a sentencia anticipada, tras aceptar haber servido como un enlace entre los paramilitares de Boyacá y la Fuerza Pública en el año 2003, elaborando las listas de presuntos delincuentes que posteriormente fueron víctimas de las llamadas operaciones de ‘limpieza social’ que ejecutaban los integrantes de los grupos armados al margen de la ley.

En uno de los casos, registrado en enero de ese año, integrantes de las autodefensas campesinas del Casanare, interceptaron un vehículo de transporte público que se desplazaba por una vía de Boyacá hacia Bogotá.

La intención de los sujetos era verificar las identidades del conductor del bus y su ayudante (Pedro Elías Pulido y Teodulfo Ibáñez Callejas, respectivamente), a quienes señalaron como responsables del hurto de ganado en la región.

Con ese pretexto, los hicieron bajar del vehículo y procedieron a asesinarlos a sangre fria, en presencia de los pasajeros.

MASACRE DE MULATOS Y LA RESBALOSA

En el caso de Nafer Antonio Guzmán Trujillo, oriundo de Lorica (Córdoba), fue condenado a 20 años de por el Juzgado Cuarto Penal del Circuito Especializado de Antioquia por su participación en las masacres de Mulatos y la Resbalosa, que grupos paramilitares cometieron en Apartadó (Antioquia).

Las matanza se registraron el 21 de febrero de 2005 y las víctimas fueron dos familias completas.

Se trató de Luis Eduardo Guerra Guerra, su compañera sentimental Beyanira Areiza y su hijo mejor de edad Deyner Andrés Guerra, quienes fueron asesinados en la vereda Mulatos medio-alto del corregimiento de San José de Apartadó.

Las otras muertes corresponden a la familia de Alfonso Bolívar Tuberquia Graciano, su esposa Sandra Milena Muñoz Pozo y sus dos hijos de cinco y dos años de edad, ocurridas en el sector conocido como La Resbalosa.

Según la sentencia condenatoria, las masacres se dieron como producto de una mancomunada incursión de paramilitares del denominado bloque héroes de Tolová que operó en el Urabá antioqueño, y miembros del Ejército Nacional.

Guzmán Trujillo se acogió a sentencia anticipada luego de aceptar los cargos imputados y actualmente se encuentra privado de la libertad en la cárcel de máxima seguridad de Montería, la capital de Córdoba.

Deja un comentario