Crece tensión en la Franja de Gaza con nueva escalada de violencia

noviembre 13, 2018 5:59 pm

Foto AFP


Un nuevo estallido de violencia sacudió este lunes la Franja de Gaza, donde tres palestinos murieron y nueve resultaron heridos, según el Ministerio de Salud gazatí, por bombardeos israelíes como represalia por cohetes lanzados desde el enclave y que causaron al menos un muerto y 25 heridos en Israel.

El servicio de emergencias Estrella de David Roja (equivalente a la Cruz Roja) informó que sus equipos médicos atendieron a los heridos israelíes en las zonas de Shaar Hanegev, Ashkelon y Sderot.

Entre ellos había tres de gravedad: un soldado israelí herido por un disparo de misil antitanque contra un bus estacionado cerca del kibutz de Kfar Aza, cerca de Gaza, y dos mujeres en Ashkelon.

Esta escalada tiene lugar después de meses de tensiones que hacen temer una cuarta guerra en 10 años entre Israel y el movimiento islamista palestino Hamás, el cual controla la Franja de Gaza.

Estos enfrentamientos se produjeron un día después de una operación de las fuerzas especiales israelíes, en la que un oficial israelí y siete palestinos murieron. Entre estos últimos figura un responsable local de las brigadas Ezzedin Al Qasam, brazo armado de Hamás, identificado como Nur Baraka, y cinco militantes, según fuentes de seguridad.

El lunes por la tarde, decenas de cohetes fueron lanzados contra Israel, lo que activó los sistemas de alerta e hizo que, en numerosas localidades cercanas a Gaza, los israelíes se precipitaran hacia los refugios.

El ejército israelí señaló que hubo unos 300 disparos procedentes de la Franja en pocas horas, decenas de los cuales fueron interceptados por el sistema de defensa antimisiles. La mayoría de cohetes cayeron en zonas deshabitadas, informó el ejército, pero dos casas en Ashkelon y Netivot fueron alcanzadas.

En represalia a este ataque y a los disparos de cohetes, “los aviones de combate, los helicópteros de ataque y los tanques del ejército israelí dispararon contra más de 70 posiciones militares de Hamás y la Yihad Islámica (segunda fuerza palestina) en toda la Franja de Gaza”, indicó el ejército.

En los ataques, el edificio del canal de televisión Al Aqsa, de Hamás, quedó destruido. De acuerdo con fuentes de seguridad palestinas, los aviones de guerra israelíes también atacaron tres casas de milicianos palestinos después de pedir su evacuación.

Las brigadas Ezzedin Al Qasam declararon este lunes que habían lanzado los cohetes en represalia a los hechos del domingo pasado. “Las brigadas Al Qasam responden al crimen de ayer” –dijeron en un comunicado– lanzando “decenas de cohetes” contra las “posiciones del enemigo”.

El teniente coronel fallecido el domingo es el segundo militar israelí que muere desde el inicio de las tensiones entre Israel y Gaza, a finales de marzo. En el bando palestino, al menos 231 personas han muerto por disparos del ejército israelí.

Esta nueva escalada de violencia se produce cuando se esperaba lograr una tregua de larga duración que negociaban de forma indirecta las milicias palestinas e Israel con mediación de Egipto y apoyo de la ONU, que trataba de lograr la calma y un alivio del bloqueo israelí de más de una década sobre el enclave costero.

Las autoridades israelíes, que controlan todos los accesos a la Franja excepto en la frontera egipcia, autorizaron la semana pasada que Catar financiara con 15 millones de dólares parte del salario de los funcionarios de Hamás.

A raíz de los enfrentamientos, el primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, adelantó un día su regreso desde Francia, donde había asistido a las ceremonias para conmemorar los 100 años del final de la Primera Guerra Mundial.

“Estoy haciendo todo lo posible para evitar una guerra innecesaria”, dijo Netanyahu a los periodistas en París, poco antes de cancelar una reunión con el presidente francés, Emmanuel Macron, y regresar a Jerusalén. Este lunes, Netanyahu se reunió con la cúpula de seguridad para abordar la escalada de violencia en Gaza.

El enviado especial de la ONU, Nickolay Mladenov, afirmó este lunes que seguía trabajando con Egipto para alejar a Gaza del “borde del abismo”. “La escalada de las últimas 24 horas es extremadamente peligrosa e inconsiderada”, tuiteó. Por su parte, el secretario general de la ONU, António Guterres, pidió “ejercer la máxima moderación” ante la escalada de la violencia.

El presidente palestino, Mahmud Abás, mantenía este lunes contactos “regionales e internacionales” para reducir la escalada de tensión entre las milicias palestinas en Gaza, informó en un comunicado la agencia oficial palestina Wafa.

AFP y EFE

Deja un comentario