Ahogamientos infantiles en Colombia bajaron 31.3%

enero 18, 2019 3:19 pm

Imagen de archivo

Al 31 de diciembre de 2018 se presentaron 140 casos de ahogamiento; 90 corresponden al género masculino y 50 al femenino, según el último informe de Medicina Legal. Después de los accidentes de tránsito el ahogamiento es la segunda causa de muerte accidental de niños en el mundo.

la Fundación Mariana Novoa en cabeza de su directora Hortensia Espitaleta, sigue con la labor de pedagogía en la prevención de accidentes infantiles en el agua, con el firme propósito de que Bogotá y el país sean considerados primeros respondientes. Con esta labor la fundación desde hace 12 años se encarga de prevenir accidentes infantiles, entre ellos el ahogamiento por inmersión o sumersión en Colombia. De acuerdo con el último informe del Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses al 31 de octubre de 2018 se presentaron 140 accidentes fatales en menores de 14 años, 31.3% menos que al cierre de 2017 (204 casos).

“Desde la Fundación Mariana Novoa, que este año cumple 12 años, hacemos el llamado para que los padres de familia y cuidadores no pierdan de vista ni un solo segundo a sus pequeños mientras estén en cuerpos de agua. Los niños menores de cinco años son más propensos porque son atraídos por el agua y no pueden entender el peligro al que están expuestos, sus pulmones son más pequeños que los de los adultos, se llenan rápidamente y pueden ahogarse en cantidades mínimas de tres centímetros”, afirma Hortensia Espitaleta, Directora de la fundación.

La directiva llamó la atención sobre la importancia de que los adultos aprendan técnicas de Reanimación Cardio Pulmonar (RCP) y que Bogotá se convierta en una ciudad respondiente. “Desde la 2007 hasta el 31 de diciembre de 2018 hemos capacitado a 4.760 personas con nuestro taller RCP y buscamos que Bogotá y el país se vuelva respondiente ante un accidente en el agua y disminuir el índice en el territorio nacional”, dijo.

“En esta temporada de vacaciones queremos recomendar a los colombianos que siempre que estén dentro o cerca de un cuerpo de agua designen a una persona adulta que asuma la responsabilidad del cuidado de los niños; este puede turnarse con otros adultos. Esta persona, mientras esté supervisando a un niño en una piscina debe mantenerse alerta, evitar distracciones como la lectura, la charla o el teléfono y bajo ninguna circunstancia se debe retirar del lugar antes de encontrar un adulto que lo pueda remplazar”, enfatizó.

Deja un comentario