Cuba responde a decisión del presidente Duque de poner fin a negociaciones con el Eln

enero 19, 2019 10:33 am

–Sin mencionar específicamente la petición del presidente Iván Duque de hacer efectivas las ordenes de captura internacional contra los cabecillas del Eln, el gobierno de Cuba afirmó este sábado que «actuará en estricto respeto a los Protocolos del Diálogo de Paz firmados» entre el Gobierno y el grupo terrorista.

El lacónico pronunciamiento lo hizo a través del canciller Bruno Rodríguez en su cuenta en Twitter, tras conocer la decisión del presidente colombiano, Iván Duque, de poner fin a las negociaciones con el Eln y activar las órdenes de captura contra los negociadores de esa guerrilla colombiana destacados en La Habana.

Bruno Rodríguez subrayó que la Isla se ajustará al Protocolo firmado por las partes, el cual determina el curso de acción en caso de ruptura de la negociación. Además señaló que su gobierno mantendrá consulta con las partes y otros garantes.

La víspera, el presidente colombiano Iván Duque notificó que «después de convocar el Consejo de Seguridad Nacional y de dialogar intensamente con líderes de la comunidad internacional, he ordenado el levantamiento de la suspensión de las órdenes de captura a los 10 miembros del ELN que integraban la delegación de este grupo en Cuba y he revocado la resolución que creaba las condiciones que permitan su permanencia en ese país».

Agregó que «esto significa la terminación inmediata de todos los beneficios otorgados a ellos en el pasado por el Estado y la activación de las circulares rojas de la Interpol».

Y luego formuló una petición directa al gobierno cubano:

«Agradecemos la solidaridad expresada por el gobierno de Cuba el día de ayer y hoy les pedimos hacer efectivas las capturas de los terroristas que se encuentran en su territorio y entregarlos a las autoridades policiales colombianas».

El jueves, tras el ataque terrorista del Eln, el gobierno cubano, a través de un comunicado emitido por el Ministerio de Relaciones Exteriores, expresó sus condolencias al gobierno, al pueblo de Colombia y en particular a los familiares de las víctimas del atentado y reiteró «el firme rechazo y condena de Cuba a todos los actos, métodos y prácticas terroristas en todas sus formas y manifestaciones, sean cuales fueren sus motivaciones».

Como se sabe, el gobierno anterior del presidente Juan Manuel Santos inició acercamientos secretos con el Eln en el 2014 y 3 años después integró una mesa formal de conversaciones con el mismo grupo que funcionó en Quito, Ecuador, hasta el último tramo de su mandato, cuando Santos trasladó a La Habana las negociaciones, que se estancaron y en estas condiciones las recibió el presidente Iván Duque Márquez, al asumir el cargo el pasado 7 de agosto de 2018.

Duque determinó un plazo de 30 días para adoptar una decisión sobre el futuro de ese proceso. Desde un principio el nuevo mandatario de los colombianos condicionó la reanudación de conversaciones de paz a la liberación de todos los secuestrados y al cese de los ataques terroristas a la infraestructura petrolera.

Sin embargo, reinteradamente los cabecillas del agrupación ilegal armada se negaron a aceptar los condicionamientos y en cambio, continuaron secuestrando y arreciaron sus acciones terroristas.

Precisamente, el presidente Duque en su intervención de este viernes, habló del «engaño sistemático y la violencia irracional» que «han caracterizado casi tres décadas de fallidas conversaciones con el Eln» y resaltó la lista de atentados terroristas, secuestros y crímenes. Y agregó:

«Desde las 78 víctimas del vil ataque al oleoducto en Machuca, Antioquia, hace 20 años, hasta los estudiantes de la Escuela de Cadetes en Bogotá el día de ayer muestran el innegable hilo conductor que los guía que no es otro que el desprecio a la vida. Los registros oficiales nos indican que 5.682 ciudadanos inocentes han sido secuestrados por el ELN en los últimos 23 años: esto es 247 secuestrados al año, y alrededor de dos personas cada tres días. El ELN es y ha sido una máquina criminal de secuestros y atentados».

Además indicó que durante los 17 meses del proceso de diálogo entre la administración anterior y el Eln, estos criminales ejecutaron 400 acciones terroristas en 13 departamentos, dejando 339 víctimas y más de 100 asesinatos.

«En lo corrido de nuestro Gobierno–continuó diciendo– el Eln ha pretendido seguir con secuestros y actos terroristas, asesinando líderes sociales, y a pesar de los insistentes pedidos de familias indefensas, se ha negado a proveer la mínima información humanitaria de los 16 secuestrados que hoy tienen en su poder y de quienes no se conoce ninguna información. En estos casi seis meses no hemos bajado la guardia y hemos capturado 385 de sus miembros y se han registrado más de 148 desmovilizaciones individuales.

El presidente Duque advirtió que Colombia y la comunidad internacional le exigen nuevamente al Eln la liberación total e incondicional de los secuestrados a los que hoy mantienen alejados de sus seres queridos. Le exigen al Eln el cese de las actividades delincuenciales contra la vida y la libertad de los colombianos y contra la infraestructura vital de la Nación.

«Basta ya, señores del Eln. Basta ya de muertos, basta ya de secuestros y de atentados contra el medio ambiente. Colombia les dice: Basta», puntualizó.

Luego de notificar el fin de la negociaciones con el grupo terrorista y de anunciar la reactivación de las ordenes de captura contra los cabecillas instalados en Cuba, el jefe del Estado expresó:

Seguiremos fortaleciendo el respaldo internacional para condenar y perseguir a este grupo terrorista. Hoy hemos recibido un sólido apoyo a nuestro Gobierno en la lucha contra el terrorismo. Demandamos la liberación de los secuestrados y el fin de sus actos criminales. Por esa misma razón, también denunciaremos a cualquier Estado que brinde respaldo o permita la presencia de miembros de este grupo en su territorio.

Continuaremos la persecución contra este grupo con toda las capacidades ofensivas y sancionatorias del Estado. Perseguiremos sus bienes quitándoles el dominio y llevando sus testaferros a la justicia y fortaleceremos la desmovilización individual para que los miembros del Eln que genuinamente le apuesten a dejar la violencia tengan una ruta de regreso a la civilidad y seguiremos siendo implacables para desmontar sus estructuras de narcotráfico, extorsión, minería ilegal y contrabando.

Si el Eln realmente quiere la paz, necesita mostrarles al país hechos concretos como la liberación inmediata de todos los secuestrados y el fin de todas sus acciones delictivas.

Somos conscientes de que estas decisiones traen implicaciones y desafíos para toda Colombia, pero a los colombianos nunca nos ha tocado fácil y siempre hemos superado los obstáculos. Esta no será la excepción y no nos vamos a dejar intimidar por el terrorismo», concluyó el mandatario.

Deja un comentario