Un niño muerto y otro grave tras consumir purgante quenopodio en Soledad – Atlántico

febrero 13, 2019 11:22 am

El niño Cristian David Buelvas, de 14 años, murió el pasado 7 de febrero, mientras que su hermana de 10 años permanece grave, luego que su padre les suministrara una dosis del popular purgante conocido como quenopodio, en hechos registrados en el municipio de Soledad, Atlántico.

La hermana del menor fallecido se encuentra en cuidados intensivos en un centro asistencial de Soledad, luego que el progenitor les suministrara el purgante para “abrir su apetito”.

En entrevista con el portal de El Heraldo, Pedro Antonio Buelvas, padre de las víctimas, señaló que a finales de enero pasado, compró el quenopodio “por sugerencia de amigos”, y se lo suministró en casa a sus dos pequeños, además, su esposa tomó otra dosis para “limpiar el organismo”.

Tras ingerir el supuesto medicamento, los menores y su madre fueron llevados d eurgencia a la Clínica Los Almendros de Soledad, debido a fuertes dolores y vomito.

“Yo les di el quenopodio como el 25 de enero, más o menos, y todos empezaron a sentir dolores abdominales. Los llevamos a la clínica y los atendieron. El niño fue quien presentó más complicación y falleció el 7 de febrero por una falla hepática y falla respiratoria”, señaló Buelvas en entrevista con El Heraldo.

Aunque la mujer estuvo hospitalizada, “firmó un retiro voluntario para atender a los niños”, pero Cristian David falleció a causa de una falla renal el pasado 7 de febrero. Mientras que la pequeña Dayana, sigue hospitalizada en la Clínica Los Almendros y aguarda por una remisión a UCI pediátrica por diagnóstico de intoxicación, con compromiso del hígado, alta posibilidad de falla renal y dificultad respiratoria.

Buelvas señaló que compró la letal dosis de quenopodio en 3.000 pesos, dos sobres, “uno se lo tomó mi esposa y el otro lo dividí entre los dos niños”, indicó.

Este producto sin registro Invima, se consigue fácilmente en puestos de hierbas y en algunas ventas ambulantes.

En diciembre de 2017, el Invima emitió un comunicado de alerta sobre la venta de este producto, comercializado como ‘Drenador Hepático Quenopodio’, y advirtió que el registro sanitario no correspondía, por lo se considera “un producto fraudulento y su comercialización en Colombia es ilegal”.

Deja un comentario