Comidas rápidas, mordiscos de franquicias

febrero 14, 2019 8:50 pm

Por: Luis Eduardo Forero Medina
La mayoría de empresas de servicio rápido de comidas son estadounidenses y europeas que ofrecen hamburguesas, pizza, sándwiches, perro caliente, pollo, café y batidos. Una de las más antiguas en el mercado mundial es KFC que cumple 70 años; seguida de Dunkin’ Donuts que empezó en 1950. McDonald’s data de 1954 y llegó a Colombia en 1995; actualmente es operada por Arcos Dorados, empresa fundada por el colombiano Woods Staton. En 2019 McDonald’s perdió en toda Europa los derechos de la hamburguesa Big Mac. Burger King, comprada por 3G Capital en 2010, también es de 1954.

A mediados del siglo pasado aparecen en el mercado Pizza hot en 1958, con 600 dólares que les prestó la mamá a dos hermanos. Domino’s Pizza en 1960 y en 1965 de la idea de un empresario de diecisiete años de edad, surgió Subway. En 1969 abrió Wendy’s; Starbucks, la irlandesa Supermac’s y las colombianas ppc y Sandwich Qbano, en Santiago de Cali en 1978. Las franquicias Domino’s Pizza, Burger King y Starbucks son del grupo mexicano Alsea. En 1980 abrió al público Crepes & waffles, “la idea nació de un par de estudiantes universitarios de EL CESA” (Wikipedia). En los 80 empezó a atender Kokorico, con su el slogan, que no tiene presa mala. Presto empezó su primer restaurante en Bogotá en 1981. En Colombia desde esa época comenzaron a establecerse las cadenas multinacionales de servicio rápido de alimentos. El Grupo Nutresa S.A. compró en 2015 Hamburguesas El Corral y Hamburguesas Del Rodeo, que opera desde 2001. Una de las recientes en llegar y probablemente en irse del país es Papa John’s. Todas apuestan por ser las más rápidas en la entrega de domicilios, y las mejores anfitrionas cuando sus clientes las visitan.

La primera de las cadenas en el tiempo, KFC, no puede desvelar qué hierbas se utilizan en la preparación del pollo, “Solamente un puñado de personas en el mundo conoce la receta”; a otras sólo les interesa servir comida de calidad, proporcionando siempre una experiencia extraordinaria; o jugar cara a sello con el cajero para rebajar los precios. Otra, es estimada, como la mayor cadena de sándwiches tipo submarino del mundo. Café, alta repostería y otras alternativas deliciosas para agradar al paladar, es la carta de presentación que ofrece una de ellas que cree que se da lo mejor, cuando estamos juntos. Fuera de charlar, una ofrece sus sedes hasta para trabajar. Otra garantiza que las recetas de sus hamburguesas son originales y 100% hechas a la parrilla; la que sólo ofrece menú italoamericano (pizza y pasta), así como guarniciones y postres. La clientela es cautivada desde la niñez, con órdenes para ese sector de la población, que llevan en su lonchera sándwich de mantequilla de maní y jalea. Para balancear la dieta, una de las cadenas ofrece los SuperSubs, tiene 7 sopas caseras súper para elegir, verduras abundantes, zanahoria y cilantro, tomate asado y pimiento rojo, crema de tomate, calabaza, crema de coliflor y batata y coco. No falta la que ofrece comida rápida indígena y la que manifiesta que si “quieres hablar de nosotros!” esperamos “que tengas cosas bonitas que decir”. Lo malo es la basura que generan los empaques de comida rápida. La Asociación Colombiana de Grilles, Restaurantes y Afines, ACOGRÁN, como vocero gremial ha tenido que ver con la reducción en las cargas tributarias “que son tan onerosas en los restaurantes”, y la baja de las comisiones pagadas por tarjetas de crédito. La exclusividad de una u otra marca de bebidas, -Coca-Cola o Postobón-es un ingrediente bastante significativo en el cluster.

Además de la carta de las empresas que tienen restaurantes de servicio rápido en Colombia y en el exterior; el crecimiento de los negocios nacionales en este sector es más visible que en otros, por la presencia masiva de vendedores informales de comida rápida. Los requisitos para abrir un nuevo negocio de productos alimenticios, es bastante exigente como lo describe la Cámara de Comercio de Bogotá. Son una docena o más de pasos previos a recorrer antes de anunciar el negocio: Matrícula mercantil vigente, Certificado Sayco & Acinpro, Registro Nacional de Turismo, Concepto sanitario, cumplimiento de normas referente al uso de suelo, intensidad auditiva, horario, ubicación y actividad comercial, concepto técnico de seguridad humana y protección contra incendios, lista de precios, inscripción en el RUT, inscripción en el RIT, certificado de manipulación de alimentos; y el depósito de la enseña comercial. A grandes y chicos, las secretarías de salud mantienen permanente vigilancia para garantizar la calidad y salubridad de los alimentos.

Como lo tiene establecido la Organización Mundial de la Salud (OMS), la mejora de los hábitos dietéticos es un problema de la sociedad, y de los individuos que la componen. Las recomendaciones que hace esa Organización es buscar “lograr un equilibrio calórico y un peso saludables; reducir la ingesta calórica procedente de las grasas, cambiar las grasas saturadas por las insaturadas y eliminar los ácidos grasos trans; aumentar el consumo de frutas, verduras, legumbres, cereales integrales y frutos secos; reducir la ingesta de azúcares libres; reducir el consumo de sal (sodio), cualquiera que sea su fuente, y garantizar que la sal consumida esté yodada”.
@luforero4

Deja un comentario