Desde el Concejo de Bogotá advierten que trabas al Metro frenaría el desarrollo de la ciudad

marzo 6, 2019 9:12 am

Foto: Alcaldía de Bogotá

Así lo denunció la concejal por el partido Verde Lucia Bastidas, quien advirtió que el juego de acudir a los jueces para ponerles zancadilla a las grandes obras de Bogotá se está saliendo de todos los límites, y TransMilenio por la carrera séptima es la nueva víctima de esta estrategia, como lo ha sido la primera línea del metro.

Además indica lo más grave de esta estrategia es que se le apuesta a que se dicten medidas cautelares para suspender las obras de manera indefinida, mientras se producen fallos de fondo, que pueden tardar años.

Aclaró que el caso de TransMilenio por la carrera séptima, cuya licitación está a punto de adjudicarse después de muchas décadas de polémicas desgastantes, para por fin construir una obra que sacará del colapso ese emblemático corredor vial y mejorará los tiempos de movilidad del transporte público no nos puede dejar indiferentes.

Indicó que la acción popular entablada contra este proyecto habla de falencias técnicas, cuando llevamos tres años puliendo los estudios y definiendo hasta los últimos detalles del trazado y las estaciones. Así que de entrada la Alcaldía tiene todas las evidencias para defender este proyecto.

Como todas las grandes obras que se realizan en la ciudad, esta no ha estado exenta de polémicas, pero ha sido un hecho el uso político que se le ha dado a la comunidad; la han manipulado para conseguir réditos electorales.

Recalcó que desde el Concejo se busca generar Confiamos en la seriedad de los jueces y esperamos que, por el bien de la ciudad, no se dejen utilizar para los fines políticos que persiguen los demandantes, y que las grandes obras en beneficio de todos los ciudadanos se puedan realizar.

TransMilenio por la carrera séptima, entre las calles 32 y 200, cuesta 2,4 billones de pesos, y además de generar una solución de movilidad al transporte público y al privado, a lo largo de 20 kilómetros, generará más de 400 metros cuadrados de espacio público y 11 kilómetros nuevos de ciclorruta.

En total se beneficiarán 693.000 habitantes de las localidades de Chapinero, Santa Fe y Usaquén. Se recorrerá en máximo 50 minutos gracias a que mejorará la velocidad. Hoy ese recorrido puede tardar dos horas. O más

Además de renovar la vía en todo el recorrido, este proyecto, vital para la movilidad, tendrá un ramal entre la calle 72 y la avenida Caracas, un Patio Portal en la calle 200, conexiones operacionales en su trayecto y todas las obras complementarias, incluyendo la ciclorruta.

Finalmente, la concejal Bastidas señaló que los ciudadanos deben saber que se trabajará de manera simultánea en toda la séptima y que durante la construcción habrá mesas de trabajo permanentes con la Cámara Colombiana de la Construcción, la Sociedad Colombiana de Ingenieros y la Sociedad Colombiana de Arquitectos, para garantizar transparencia en el proceso.

Al entrar en operación la nueva troncal tendrá una demanda de 25.000 pasajeros hora sentido, el número de buses que rueda por esa vía se reducirá en 80 por ciento, y eso significa menos contaminación y mejor movilidad. Y fundamental el hecho que los nuevos buses serán con tecnologías limpias.

De acuerdo con los estudios, la nueva séptima tendrá pasos a desnivel a la altura de las calles 72, 85, 92, 100 y 127 y será uno de los megacorredores que unirá a Bogotá con los municipios vecinos del nororiente. Además, se pasará de un promedio de 10 a uno de 23 kilómetros por hora en la velocidad.

Esta nueva troncal va a estar conectada con las de la carrera 10ª, la calle 26 y la Caracas, y en el futuro con la de la avenida 68- calle 100 y con la primera línea del metro. Así un pasajero podrá llegar desde la autopista sur hasta la carrera 7ª con el sistema TransMilenio.

En un día van a ser más de 250.000 viajes y va a ayudar a reducir la congestión de la troncal Caracas al asumir el 14 por ciento de la demanda de pasajeros de esa vía.

Deja un comentario