Alianza opositora se retira de mesa de negociación con el régimen de Nicaragua

marzo 11, 2019 5:30 am

— La opositora Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia de Nicaragua anunció este domingdo en la noche que no continuará en la mesa de negociaciones con el régimen de Daniel Ortega mientras no existan condiciones que permitan retomar las conversaciones.

El movimiento opositor anunció que retornará a la Mesa de Negociación hasta que el Gobierno de Ortega muestre buena voluntad para crear un ambiente que permita retomar las negociaciones.

“La Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia retomará su asistencia a la Mesa de Negociación una vez que el Gobierno de Nicaragua brinde al país muestras contundentes para encontrar soluciones integrales a la crisis que vive el país y que contribuyan al ambiente de paz”, subraya un comunicado del movimiento opositor dado a conocer la noche del domingo.

El movimiento opositor exigió en un comunicado que la libertad de presos políticos, el cese de la represión y el respeto de estándares internacionales para el tratamiento de los presos políticos son condición sine qua non para volver a las pláticas con el Gobierno nicaragüense.

El movimiento opositor aseguró que continuará desarrollando un proceso de consulta interna y externa con diversos actores, entre ellos, familiares de presos políticos y diversas organizaciones de la sociedad civil para definir una posición en la mesa del “diálogo nacional”.

También anunció su intención de sostener un encuentro con los miembros de una misión de la Organización de Estados Americanos (OEA) que llegará al país en las próximas horas para plantear “su visión de la crisis que vive el país” desde abril pasado.

“Ante la llegada al país de una delegación de la Organización de Estados Americanos (OEA), la Alianza Cívica solicitará una reunión bilateral para conocer sobre la misma y plantear su visión de la crisis que vive el país”, expresa el comunicado de la Alianza Cívica, divulgado este domingo.

Nicaragua ha estado experimentado un período de inestabilidad socio-política desde abril del año pasado, luego que agentes policiales reprimieran manifestaciones callejeras de ciudadanos que salieron a protestar contra un anuncio gubernamental que indicaba la entrada en vigencia de reformas al sistema de la seguridad social que incrementaba las contribuciones de los afiliados activos al Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS) y reducía el monto de las pensiones de los jubilados en un 5 por ciento. (Información Agencia Xinhua).

Deja un comentario