Primer libro de poesía de Beatriz Ordóñez: «Más allá de lo que en mí perdura»

marzo 11, 2019 3:19 pm

Tags de esta nota:

Foto: Prensa Villegas Editores

Quien lee estos poemas, casi todos sonetos clásicos, se siente aludido, como si cada uno fuera escrito para refrescarnos la vida, para involucrarnos. Es un llamado, una voz precisa, un “a ti, que estás aquí”.

Se leen una o mil veces con la misma voracidad y con la sorpresa que nos da lo conocido, cuando se expresa desde el corazón, con el ingenio y la cadencia rítmica que nos recuerda el vaivén de un arrullo.

Sublime, esta poesía nos transporta a un mundo más profundo; y este libro es nuestro pasaporte. Los sentimientos, la rigurosidad, los amores brotan de estas páginas para hablarnos de emociones de siempre de una manera profunda, especial, amorosa, intrincada; de un nuevo entendimiento de lo que, aunque ya conocemos, nos conmueve.

Beatriz Ordóñez Mallarino tiene una manera de decir las cosas que hace que se sientan propias.

Beatriz Ordóñez Mallarino, nació en Bogotá en 1951. Hija de Antonio Ordóñez Plaja, ministro de Salud durante la presidencia de Carlos Lleras
Restrepo, director ejecutivo de Unicef, creador y director del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar y experto mundial en salud pública; y de Beatriz Mallarino Botero, hermana del poeta Víctor Mallarino Botero.

Prima de conocidos escritores, actores y directores de cine, la suya es una familia dedicada a las artes, la poesía y el teatro. Estudió y se graduó en el Colegio Helvetia de Bogotá, y a los 16 años entró a estudiar a la Universidad de los Andes.

A los 18 se casó con Fernando García Piedrahita, con quien viajó a New Haven, Connecticut, donde realizó diferentes estudios y de donde regresó en 1974. En el Instituto Colombiano de Educación Preescolar, dirigido por Victoria Bossio, estudió y se graduó en psicopedagogía infantil.

Fundó con su esposo la respetada empresa Guasi Inti Ltda., que fabricaba invernaderos para flores de exportación, diseñaba cultivos y asesoraba a los floricultores, de la cual fue gerente general durante 20 años.

Su principal ocupación en el momento es la poesía, de la cual presenta ahora Más allá de lo que en mí perdura, su primer libro. Ha publicado algunos cuentos en el Club de escritura Fuentetaja y un libro para niños. Es también correctora esporádica de los libros de un conocido escritor español.

Habla castellano, inglés y francés (con título en francés comercial en la Alianza Francesa de Bogotá); tiene dos hijas y cinco nietos, que viven en Europa, y desde hace 40 años vive en una casa de 300 años de antigüedad en Subachoque, Cundinamarca.

Deja un comentario