EL CONCEJAL LUSTRABOTAS

abril 30, 2019 10:11 am

Por: Diego Calle Pérez.
CORTO Y PUNTUAL
El concejal lustrabotas, Lucho, fue animado por el abogado Cesar Rosas, un mecenas que sin imaginarse le daría la oportunidad de ser el concejal más nombrado de Bogotá, tan famoso que hasta novela le han dedicado en canal de televisión y sin darse cuenta ha resucitado entre tanto Colombiano que ha pasado por la política sin pena, pero Lucho va con su Gloria, su esposa, que se ha convertido en el personaje más querido de la novela.

La campaña de Lucho para ser concejal es bien parecida a la de tantos concejales y candidatos alcaldes, sin imaginarse se ganan la confianza de la gente y sin tamal, sin sede y sin sancochos, logran una votación que envidian Senadores y Gobernadores. A Lucho, lo distinguen personajes como Horacio Serpa el señor “mamola”, y Yamid Amat hasta le podría dar un espacio en su canal entrevistando personajes de la vida nacional, al estilo Heriberto de la Calle, se imaginan a Lucho, al mejor estilo de Yo José Gabriel.

Nadie había vuelto a mencionar a Lucho, hasta hace unos meses que ha sido visto en televisión, personificado por un gran actor histriónico como pocos en Colombia, y hemos visto que el lustrabotas tenía una chispa encantadora, a pesar de su lenguaje y su estilo de vestir.

¿Cuántos luchos aspiran a ser concejales en algún municipio Colombiano? ¿Qué mecenas apadrinan a candidatos que representan el sentido común que tanta falta hace para trabajar por las comunidades? ¿Es lucho el modelo a seguir en las próximas elecciones territoriales y que tanta incidencia tienen en muchos pueblos de Colombia?

Son las preguntas que un pequeño colectivo de analistas políticos se formula en torno al propósito indirecto que busca el canal de televisión, resaltando lo que fue, lucho el lustrabotas, en su momento. Muchos críticos salen al paso de la serie para opacar la propuesta colectiva, que seguramente es la de tener concejales más sensatos con su comunidad y volver a los tiempos de ser elegidos, no por lo que podían percibir económicamente, sino por la satisfacción de aportar con sus gestiones al desarrollo de barrios, veredas y corregimientos, que se olvidan y solo se tienen presente en las campañas a la alcaldía y la gobernación.

Deja un comentario