MEDELLÍN: INDUSTRIA Y POLÍTICA.

junio 25, 2019 5:26 pm

Por: Diego Calle Pérez.

CORTO Y PUNTUAL

En Medellín, principios del siglo XX, se fundaron las primeras empresas textileras sólidas, como resultado de las inversiones de comerciantes enriquecidos con la minería de Santa Rosa de Osos, Segovia y Zaragoza y el café en los municipios del suroeste.

Estas industrias tuvieron incidencia en lo político, económico y social, empleando mano de obra femenina a bajos costos y con control moral por parte de los patronatos de las fábricas y de la Iglesia Católica.

La clase obrera en Medellín, fue creciendo, a medida que la ciudad se expandía entre fábricas, almacenes y obras públicas de acueducto y alcantarillado. En 1918 se presentaron en Colombia las primeras huelgas obreras de los empleados portuarios de Barranquilla, Cartagena y Santa Marta y al año siguiente fue convocado el Primer Congreso Obrero.

El partido socialista, en 1919, participó en las elecciones para la Cámara de Representantes dos años después. Los socialistas resultaron victoriosos en ciudades donde abundaban los obreros y esto generó inquietud entre los liberales, cuyo partido cada vez era más apoyado por las gentes del campo y de los pequeños pueblos, dominadas por las autoridades conservadoras y los párrocos.

Pedro Nel Ospina, presidente número 34 entre los años 1922 a 1926, era un propietario que había acumulado fortuna por herencia de la siembra de café y ganadería, como los burgueses a quienes representaba, fomentó el progreso económico y la modernización del país y siguió gobernando de manera pragmática y progresiva, aunque con una actitud paternalista y represora frente a las gentes más pobres.

En los cuatro años del Presidente Pedro Nel Ospina, se fomentó la utilización del telégrafo, la radio de vocación comercial ayudó a cambiar las costumbres y a generalizar el discurso político. Se iniciaron a construir acueductos y centrales hidroeléctricas y fue creciendo aceleradamente la infraestructura urbana, para atender a los millones de personas que llegaban desplazadas a las ciudades como Medellín, Barranquilla, Cali y Bogotá. Medellín: Industria y política.

Deja un comentario