CONSUMO DE LICOR Y VIOLENCIA PSICOLÓGICA

julio 8, 2019 8:07 am

Por: Carlos Fradique-Méndez
Abogado de Familia y para la Familia

DIPLOMADO EN EDUCACIÓN PARA LA VIDA EN FAMILIA (233)

LOS FUNCIONARIOS SON LOS MAYORES PROMOTORES DEL CONSUMO DE LICOR

Han llovido rayos y centellas contra la Corte Constitucional porque declaró inexequible una norma del Código de Policía y convivencia, que sancionaba el consumo de licor en espacios públicos. No hay lugar para criticar a la Corte.

En Colombia, el Estado, es el mayor promotor del consumo de licor en los espacios públicos y lleva los artistas de moda en música de cantina y guerrera para que estimulen a los asistentes a las verbenas o a lo que llaman actos culturales para que abran su apetito para el consumo de licor y da degustaciones y permite que niños y niñas y adolescentes participen de esos bacanales porque son los principales candidatos para volverse adictos al consumo de alcohol.

Es una doble moral macabra. El Estado emborracha y luego multa a la persona por estar borracha. Al que emborracha no le pasa nada. El Estado emborracha y permite que el borracho o la borracha vayan a su casa a desahogarse con su pareja o sus hijos, a quienes maltrata y puede llegar hasta el asesinato.

En las plazas públicas los funcionarios que emborrachan y la policía miran desde los altillos a quienes consumen licor sin medida. Actúan con temor cuando arman furruscas o peleas. Su labor de vigilancia es para garantizar que se consuma más licor de lo debido. Y como el que organiza la fiesta ofrece licor y algo de lechona o de carne asada entonces el pueblo le dice a voz en cuello que es un excelente funcionario y olvida que se apropia de los dineros públicos y que maneja los bienes del Estado como si fueran su propiedad privada para el despilfarro.

Padres de familia, hago un llamado para que nuestros hijos no participen de estos actos que dañan la salud y causan pérdida de la estima humana

UN CASO PERVERSO DE VIOLENCIA PSICOLÓGICA

El machismo nos tiene doblegados y más en las familias que tienen limitaciones económicas. El hombre, el macho, el dueño del dinero (¿?) para atender en lo mínimo las necesidades básicas de sus hijos, hace lo que le viene en gana y las comisarías de familia, el ICBF, los jueces de familia, la Fiscalía no tienen herramientas para hacer que cumpla con sus obligaciones. Una cuota inicial para solucionar estos problemas está integrada por la buena educación y la planeación demográfica.

El siguiente caso es emblemático y debe ser ejemplo para no incurrir en batallas que causan daño en la familia.

Una pareja tuvo dos hijas. Los papás lograron terminar su bachillerato y como ya no hay respeto por el matrimonio una compañera de estudio del marido logró que terminara su matrimonio. Hubo violencia. La mamá, sin ingresos y sin trabajo, quedó sola y con las hijas. Un Comisario de Familia fijó una cuota mensual de alimentos a cargo del padre, por valor de $120.000 mensuales. Una ironía y casi una ofensa. Pero esta es nuestra realidad social y laboral.

El padre no pagó esa cuota porque no le iba a dar dinero a la mamá para que “mantuviera al mozo”. En verdad ella no tenía pareja y solo pensaba en cómo mantener a sus hijas y que siguieran sus estudios en una institución pública. Hizo toda clase de trabajos y al mismo tiempo seguía preparándose como estilista. Lo logró y ahora tiene un pequeño salón de belleza que le permite sobrevivir.

La hija menor decidió obligar al papá para que le diera apoyo y se fue a vivir a la casa donde tiene su nuevo hogar y un nuevo hijo. Tener un nuevo hijo, en este caso, es un acto con gran dosis de progenitura irresponsable.

La niña vive con la madrasta quien la agrede psicológicamente, la humilla, no le permite usar los elementos de cocina para preparar sus alimentos. Es una verdadera madrasta, la bruja mala de la familia.

El papá se hace el tonto y no toma medidas para proteger a su hija de las agresiones de la madrasta. Y las autoridades no dan ninguna solución.

La mamá pidió ayuda a la Comisaría de Familia y la psicóloga de apoyó la regaño por pretender quitarle el sueldo al papá que incumple y le recomendó que como no tenía dinero retirara a la niña del colegio mientras la mamá conseguía trabajo.

El papá trabaja y recibe ingresos por cerca de $1.500.000. Un abogado para cobrar los $120.000 mensuales cobra lo que para ella es una fortuna.

Se me ocurre que en un acuerdo de alimentos como el referido, el Comisario de Familia debería tener competencia para ordenar al empleador que le pagara la cuota de alimentos directamente a la mamá, representante legal de la niña.

EVITE PLEITOS Y SI LOS HAY PREPÁRESE

La experiencia me ha enseñado que tenemos falencias en el conocimiento del régimen de familia en todos los campos de nuestra vida diaria. Una consulta de información, orientación y prevención puede ayudar para evitar pleitos y sorpresas. No dejemos la consulta para mañana, porque puede ser tarde.

SIGAMOS CULTIVANDO LA PAZ EN LA FAMILIA

Sigamos cultivando el respeto, las palabras decentes, el buen trato, la mejor cultura, el decoro, la autoestima, el civismo, el ser mejores cada día en nuestras familias, en nuestra sociedad y en Colombia para tener personas que puedan solucionar con prudencia sus conflictos y por sobre todo que aporten para tener un futuro en sana convivencia.

Bogotá, del 8 al 14 de julio de 2019

Envíe sus comentarios a carlosfradiquem@outlook.com
Twitter @fradiquecarlos Blog: www.ElComPAZ.com
Telf. 3153374680

Deja un comentario