Dos empresas colombianas se unen para producir semillas de cannabis

julio 11, 2019 10:48 am

Aprovechando la coyuntura actual de una industria naciente que pretende participar en la torta del mercado mundial de la marihuana legal, que se calcula alcanzará los 146.000 millones de dólares para el año 2025, dos empresas nacionales anuncian su alianza para desarrollar, transformar y comercializar semillas de cannabis para cultivos con fines medicinales, industriales y científicos.

Se trata de PS Consultores Operadores y One Tropical Seeds, la primera, dedicada al desarrollo e implementación de proyectos de inversión, y la segunda al trabajo científico de la selección y estandarización de semillas específicamente desarrolladas para estos propósitos particulares.

A través de esta alianza se adelanta un trabajo conjunto que pretende robustecer el proceso de producción de la semilla, para el cual, las hoy empresas socias invirtieron en el montaje de su propio laboratorio que muy pronto comenzará a operar en la Zona Franca de Occidente, y que pretende ser importante jugador para posicionar a Colombia como fuente de origen de estas semillas especiales que casi valen su peso en oro.

Según Adriana Guzmán, CEO de PS Consultores Operadores, “nuestro propósito es el de usar nuestro laboratorio para lograr, al final del proceso, la mejor calidad posible del producto extraído de la planta, que se presenta en forma de extractos de aceites, los cuales hoy tienen una gran demanda por parte de las farmacéuticas y las fábricas de cosméticos en todo el mundo”.

Para lograrlo, One Tropical Seeds ya ha adelantado la tarea haciendo un juicioso desarrollo técnico en la estandarización de las semillas, el cual ya logró el aval del Instituto Colombiano Agropecuario y con el cual espera impactar esta industria en desarrollo,

Por su parte, PS Consultores Operadores, haciendo uso de su experiencia como operador de negocios, se prepara con el fin de comercializar tres líneas del cannabis medicinal: las semillas, el cultivo y la transformación.

“Ante este panorama, es evidente la responsabilidad que como país se debe fomentar tanto en empresarios, como en el gobierno, los cultivadores y todos los actores implicados en el negocio, a fin de mostrar seriedad desde la adquisición de la semilla, hasta la comercialización del producto final, evitando que esta oportunidad de negocio se vuelva un “mercado negro”, en donde se pueden pisar los límites de la ilegalidad” concluye Adriana Guzmán.

Deja un comentario