OTRA VEZ, LA CULTURA.

septiembre 17, 2019 3:26 pm

Por: Diego Calle Pérez.
La reflexión sigue latente, todos quieren hablar de cultura en sus programas de gobierno, los candidatos al concejo municipal, dicen impulsar la cultura, la palabra les parece que la entienden todos y casi nadie les pregunta que propuestas tienen, porque todos creen entender que hablan de las fiestas tradicionales que invitan a Darío Gómez,

Luis Alberto Posada y lloran el despecho con Arelis Henao. El tema es infinito como la matemática que debería conocer el candidato a la alcaldía, para ser el ordenador del gasto anual y distribuirlo mensualmente para no dejar el pueblo endeudado.

El sistema socio-económico del presupuesto en general Colombiano, habla de que la cultura lleva un déficit de 14 billones de pesos anuales. Teniendo de presente que algunas capitales tienen un presupuesto que muchas veces envidia el propio Ministerio de Cultura. El banco de la República, ya no es mecenas y sus cuotas de eventos culturales cada día son reducidas. Otros bancos y cooperativas de ahorro y crédito hacen eventos que muchas veces son para sus asociados y consideran que representan sus objetivos fundamentales.

El gobierno nacional plantea que la cultura se puede impulsar con la economía naranja y pareciera que a los dolientes y gestores culturales el tema los convoca, más no los convence del todo. La ministra cree entender, los académicos no se quieren pronunciar y los exministros de cultura no convocan al encuentro de regiones, no hay presupuesto que aguante con problemas en el Catatumbo, en Taraza y en Caloto.

La cultura es fundamento de los conocimientos de nuestras relaciones, de nuestra política que es diferente a lo que hacen los políticos, -en especial de los que asisten al capitolio nacional,- y de toda la variedad de estratos sociales que nos identifican como humanos en inteligencia y con sentimientos. La economía es la que nos fortalece la cultura, si no tenemos presupuesto para invertir en conservar el patrimonio arquitectónico y ofrecer turismo ecológico, carnavales, ferias de flores, conciertos de bandas como el de Paipa y concursos como el Mono Núñez y Cootrafa , difícilmente podríamos conservar bibliotecas, apenas empezando a institucionalizar las ferias de libros y los ya conocidos Hay festival en Cartagena, aunque sea para los que poco saben de cultura nacional. Otra Vez, la Cultura.

Deja un comentario