Bolivia: justifican vigilancia a la embajada de México por «amenazas creíbles»

diciembre 25, 2019 12:24 pm

Tags de esta nota:

Bolivia justificó este miércoles la vigilancia policial en la embajada de México en La Paz porque existen amenazas «creíbles» de ataques contra la sede diplomática, mientras el gobierno mexicano ve riesgo de una «incursión armada» contra su legación, en el marco de una escalada de tensión bilateral.

«El gobierno de Bolivia comunica que ha recibido información creíble de amenazas de violencia por parte de movimientos sociales […] e índigenas», dice un comunicado leído por el secretario privado presidencial, Erick Foronda.

Para «precautelar la tranquilidad de la misión» y «la seguridad» de los funcionarios diplomáticos, el gobierno de la mandataria interina Jeanine Áñez «incrementó la presencia de fuerzas policiales» en las afueras de la embajada.

México, que más temprano este miércoles había celebrado un relajamiento en la vigilancia alrededor de su sede diplomática, se quejó de su lado de que la presencia militar y el «cerco» fuera retomado.

Riesgo de «incursión armada»
El vicecanciller mexicano para América Latina y el Caribe, Maximiliano Reyes Zúñiga, dijo este martes que su gobierno está «en alerta permanente ante el riesgo de una incursión armada a nuestros inmuebles en La Paz».

«Denunciamos que se mantiene el secuestro policíaco y militar en contra de las instalaciones diplomáticas de México en Bolivia», escribió Reyes en su cuenta de Twitter.

Según el comunicado boliviano, movimientos sociales de la ciudad de El Alto y campesinos aymaras de los Andes pretenden marchar hacia la legación diplomática, ubicada en un barrio exclusivo de La Paz, «para exigir la expulsión» del exministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana, quien fue brazo derecho del expresidente Morales.

Quintana y su colega de Cultura, Wilma Alanoca, se encuentran en la embajada de México, donde pidieron asilo, luego de la renuncia de Morales, el pasado 10 de noviembre. El gobernante dimitió tras una fuerte convulsión social en rechazo a las elecciones de octubre, denunciadas por los opositores como fraudulentas.

Deja un comentario