Fuertes heladas afectan cultivos en Cundinamarca y la Sabana de Bogotá

enero 6, 2020 4:02 pm

De acuerdo con el Ideam, las fuertes heladas que se han presentado en los primeros días del año en la Sabana de Bogotá y Cundinamarca, con temperaturas que oscilan entre los 4 y 0 grados centígrados, podrían extenderse hasta el mes de febrero.

En el altiplano cundiboyacense se han presentado extremos bajonazos de temperatura, especialmente entre las 4:00 y las 6:00 de la mañana, lo que ha generado millonarias pérdidas a los campesinos de la región, quienes han visto gravemente afectados sus cultivos a causa del hielo que se forma sobre las plantaciones.

Se estima que alrededor de 40 municipios de Cundinamarca podrían registrar temperaturas mínimas y afectaciones por heladas: Bojacá, Cajicá. Chía, Chipaque, Choachí, Chocontá, Cogua, Cota, Cucunubá, El Rosal, Facatativá, Funza, Fúquene, Gachancipá, Guachetá, Guasca, Guatavita, La Calera, Lenguazaque, Madrid, Mosquera, Nemocón, Sesquilé, Sibaté, Simijaca, Soacha, Sopó, Subachoque, Suesca, Susa, Sutatausa, Tabio, Tausa, Tenjo, Tocancipá, Ubaque, Ubaté, Villapinzón, Zipacón y Zipaquirá.

Una helada ocurre cuando una temperatura es igual o menor a 0°C a 1.5 a 2 m sobre el nivel del suelo. Las noches de helada se caracterizan por presentar el cielo despejado y viento en calma y el mayor descenso de temperatura ocurre generalmente de las 4 a.m. y 6 a.m.

Ante esta situación, se recomienda a los agricultores, ganaderos y floricultores mantenerse atentos a la evolución de estas condiciones meteorológicas, ya que pueden presentarse heladas por el descenso de las temperaturas por debajo de los cero grados Celsius, generando pérdidas económicas en el departamento.

Algunas recomendaciones:

· Al cultivar maíz que es susceptible a la sequía y a heladas, debe sembrarse en lotes bajos de las fincas o en aquellos con mayor facilidad de riego.

· Para disminuir pérdidas en la germinación debe aumentarse la cantidad de semilla por hectárea, sembrar semilla certificada y de variedades mejoradas.

· Para cultivos tradicionales se recomienda siembra a “chuzo”.

· Para favorecer la humedad del suelo debe evitarse el sobrelaboreo del suelo optando por la labranza mínima o cero labranza o arar con cincel, incorporar residuos vegetales o materia orgánica al suelo, en sistema tradicional considerar el asocio con otros cultivos.

· Para los cultivos de hortalizas (frijol, arveja, cebolla, habichuela, repollo, zanahoria, remolacha) se recomienda trasplantar en las últimas horas de la tarde, utilizar riego y mantener coberturas vivas y/o muertas en el suelo y hacer labranza mínima.

Por su parte, los ganaderos deben:

· Construir pequeños diques en depresiones y hondonadas para recoger las pocas lluvias; construir cambuches o cobertizos para el sombrío del ganado en sabanas o praderas muy descubiertas, que eviten la deshidratación y daño en la piel de los bovinos; utilizar bloques multinutricionales.

· Disminuir la carga animal por hectárea, haciendo una mejor redistribución de los animales por potrero o sacando anticipadamente las vacas de baja producción.

· Establecer planes de suplementación nutricional con subproductos como: licor o afrecho de cervecería, vinaza, tallo o vástagos de plátano, melaza, residuos de cosecha (zanahoria, remolacha, papa, plátano, banano, yuca, etc.), pulpas y cáscaras de frutas, henos, tamos tratados con amoníaco o úrea, gallinaza, porquinaza, torta de palmiste y subproductos de la industria de la yuca.

Para el manejo de problemas zoosanitarios se recomienda implementar un plan de vermifugación, control de ectoparásitos, vitaminizar, vacunaciones generales y contra encefalitis venezolana y control de desperdicios orgánicos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *