China decreta cuarentena en dos ciudades epicentro del brote de coronavirus

enero 23, 2020 9:00 am

China decretó una cuarentena el jueves sobre dos ciudades situadas en el epicentro de un nuevo brote de coronavirus que ha acabado con la vida de 17 personas y ha infectado a casi 600, mientras las autoridades sanitarias de todo el mundo intentan impedir una pandemia mundial.

Los responsables sanitarios temen que la tasa de transmisión se acelere, ya que cientos de millones de chinos se desplazarán tanto en el país como en el extranjero durante las vacaciones del Año Nuevo Lunar, que comienza el sábado.

Se cree que la cepa del virus, hasta ahora desconocida, surgió a finales del año pasado del comercio ilegal de animales salvajes en un mercado de la ciudad de Wuhan.

La mayor parte del transporte en Wuhan, una localidad de 11 millones de habitantes, fue suspendida en la mañana del jueves y se pidió a los ciudadanos que no abandonen la ciudad. Horas más tarde, medios estatales en la vecina Huanggang, de unos 6 millones de personas, anunció una prohibición similar.

Las autoridades chinas no ofrecieron nuevos detalles sobre el número de infectados por el virus, pero ha sido reportado en Pekín, Shanghái y Hong Kong, además de en países como Estados Unidos, aumentando el temor a una propagación a nivel mundial.

El gobierno local de Wuhan dijo que cerraría todas las redes de transporte urbano y suspendería los vuelos salientes desde las 10.00 hora local (0200 GMT) del jueves. Sin embargo, medios nacionales dijeron que algunas aerolíneas seguían operando tras el plazo límite.

Medios estatales transmitieron imágenes de uno de los centros de transporte de Wuhan, la estación de ferrocarril de Hankou, casi desierta, con las puertas bloqueadas o enrejadas. El Gobierno instó a los ciudadanos que no abandonen la ciudad.

Las cabinas de peaje de las autopistas de Wuhan también estaban cerrando, según medios estatales, lo que cortaría de facto las salidas por carretera. Había guardias patrullando las principales carreteras, dijo un residente a Reuters.

Mientras la ciudad caía en el aislamiento, los residentes acudían a los hospitales para someterse a revisiones y luchaban por conseguir suministros, vaciando las góndolas de los supermercados y haciendo colas para conseguir gasolina.

Las autoridades de Huanggang ordenaron el cierre de instalaciones de ocio cubiertas como cines y cafeterías con internet, al tiempo que pidieron a los residentes que no abandonaran la ciudad, salvo en circunstancias especiales, según los medios estatales.

Las autoridades habían confirmado 571 casos y 17 muertes hasta última hora del miércoles, según la Comisión Nacional de Salud de China. Antes había comunicado que se habían reportado otros 393 casos sospechosos.

De los ocho casos conocidos en todo el mundo, Tailandia ha confirmado cuatro, mientras que Japón, Corea del Sur, Taiwán y los Estados Unidos han registrado uno cada uno.

En un informe publicado el miércoles, el Imperial College de Londres dijo que estima que había un total de 4.000 casos del coronavirus solo en Wuhan hasta el 18 de enero, una tasa de infección basada en el número de casos reportados en China y otras partes.

PROPAGACIÓN DEL VIRUS

En contraste con su secretismo sobre el Síndrome Respiratorio Agudo y Severo (SARS) del 2002-03, que acabó con la vida de casi 800 personas, el Gobierno comunista de China ha proporcionado esta vez actualizaciones periódicas para evitar el pánico antes de las festividades.

Durante una visita a Wuhan, el viceprimer ministro Sun Chunlan dijo que las autoridades deben ser abiertas en lo referente al virus y sus esfuerzos para contenerlo, informó la agencia oficial de noticias Xinhua.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) dijo que decidirá el jueves si declara el brote como una emergencia sanitaria mundial, lo que aumentaría el nivel de respuesta global. Si hace esto, sería la sexta emergencia sanitaria pública internacional que se declara en la última década.

Pese a la respuesta china, los mercados bursátiles de toda Asia cayeron el jueves, liderados por desplomes cercanos al 1,5% en Hong Kong y Shanghái, mientras que el yuan se depreció a un mínimo de dos semanas.

No existe vacuna para el virus, que se puede propagar por vía respiratoria. Los síntomas incluyen fiebre, dificultades para respirar y tos, similares a muchas otras enfermedades respiratorias. Reuters

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *