Todo marzo, Mes de la Mujer

marzo 9, 2020 8:35 am

Por: Carlos Fradique-Méndez
Abogado de Familia y para la Familia

DIPLOMADO EN EDUCACIÓN PARA LA VIDA EN FAMILIA (281)

¿POR QUÉ EL 8 DE MARZO?

Por generosidad y populismo de la ONU se declaró, en 1975, el 8 de marzo como DÍA INTERNACIONAL DE LA MUJER, para recordar que la mujer tiene derechos para vivir, para realizarse, en pie de igualdad con el hombre y por supuesto que frente a las demás mujeres.

Declarar UN DÍA para memorar este derecho de las mujeres, duró 118 años pues el día que motivó esta fecha fue justo el “8 de marzo de 1857, cuando cientos de mujeres de una fábrica de textiles de Nueva York salieron a marchar en contra de los bajos salarios, que eran menos de la mitad a lo que percibían los hombres por la misma tarea. Esta jornada terminó con la sangrienta cifra de 120 mujeres muertas a raíz de la brutalidad con la que la policía dispersó la marcha.”

Era Presidente de los Estados Unidos, el recién posesionado James Buchanan del partido demócrata. La democracia se estrenaba con la muerte de 120 mujeres y muchas heridas.

Esta represión del 8 de marzo, duró varios días y se compensa con UN DÍA para “felicitarlas” decirles que sin la mujeres no pueden vivir los hombres y que el mundo sería inviable, para decirles que se acepta que sigan luchando para que dentro de 108 años puedan lograr su sueño de estar en pie de igualdad con el hombre y con las demás mujeres. Y algunos alcaldes entregarán un diploma a mujeres destacadas y que no sean opositoras de su gestión.

Parece una fecha con un tinte de burla porque si marchan por sus derechos vuelven a ser reprimidas y con algunos pañitos de contentillo los gobiernos aseguran que las mujeres han logrado su derecho a la igualdad.

QUE TODOS LOS MESES SEAN MARZO

Para lograr resultados positivos en el reconocimiento y garantía de los derechos humanos TODOS LOS MESES DEBEN SER DE MARZO y todos los días y horas y segundos deben tener vigilancia para que no haya violación de esos derechos. Los hombres colombianos hemos crecido alimentados por una cultura machista que comparten buena parte de las mujeres. Hablar de igualdad como si fuera identidad es una apología del sofisma. Los seres humanos somos únicos e irrepetibles. En la red encuentro una idea de quien asumo que es la Psicóloga Stella Vargas, quien considera que los seres humanos somos únicos, exclusivos e irrepetibles y por eso solo tenemos huellas únicas.

Este concepto lo aprendí en el Colegio donde estudió mi hija y la Rectora pedía a los padres que entendiéramos esta realidad para buscar en cada estudiante sus cualidades, sus potenciales, sus capacidades que les permitirían ser excelentes profesionales.

CUANDO LA MUJER MALTRATA EL MALTRATO ES CRUEL

Las mujeres se quejan, con cientos de razones, del maltrato por parte de los hombres y casi nunca denuncian que también son objeto de maltrato por parte de mujeres. En la oficina manejamos el caso de una mujer agredida con saña por parte de una abogada y de una comisaria de familia, que sin razón le quitaron a su hijo y la multaron por un desacato que nunca ocurrió. Confiamos en que el Juez de Familia corrija ese despropósito y si no lo hace que lo haga el juez de tutela.

EL MITO DE LA IGUALDAD

En las Constituciones posteriores a la declaración de los derechos humanos, de los derechos del hombre, se lee que somos iguales ante la ley y señala que no puede haber discriminación por razones de edad, nacionalidad, sexo, opinión religiosa o política.

Un profesor, jurista de primera línea, un verdadero maestro, Rector durante muchos años de la Universidad que lo formó y le permitió formar a excelentes profesionales, me enseñó que todos somos iguales, pero que hay unos más iguales que otros. Y de un destacado miembro de la Constituyente de 1991 aprendí que la igualdad se reconoce RECONOCIENDO LAS DIFERENCIAS, LAS DESIGUALDADES y que en el caso de desigualdades negativas, es decir, las que son contrarias a la justicia, es necesario compensar a la persona para que sea semejante a quienes no tienen la desigualdad.

Y así es fácil entender que en el transporte público las sillas son para los mayores de edad, para las mujeres embarazadas, para quienes sufren discapacidad. Y que los padres merecen el respeto y la veneración de sus hijos y que los hijos merecen la protección de sus padres mientras sean menores o impedidos, que es posible tener ciertos privilegios en el avión para quienes van en primera clase y que en todas las competencias deportivas de personas sin limitaciones siempre habrá uno, dos, tres como ganadores en las diferentes clasificaciones y la lista de diferencias es interminable.

Lo que debemos entender y poner en práctica, es que ningún ser humano debe carecer de por lo menos lo mínimo necesario para gozar de una vida digna, de un entorno decente. Y no solo para las mujeres, sino para TODOS LOS SERES HUMANOS porque hay muchos hombres que también sufren discriminación y violencia.

DOS FECHAS PARA RECORDAR

Durante esta semana es importante y hasta útil recordar el DÍA PI y LOS IDUS DE MARZO.

SIGAMOS CULTIVANDO LA PAZ EN LA FAMILIA

Sigamos cultivando el respeto, las palabras decentes, la autoestima, el civismo, en nuestra familia, en nuestra sociedad y en Colombia para para tener un futuro en sana convivencia.

Bogotá, del 9 al 15 de marzo de 2020

Envíe sus comentarios a carlosfradiquem@outlook.com
Twitter @fradiqcarlosSr Blog: www.ElComPAZ.com
www.vidaenfamilia.com.co
Telf. 3153467089

Deja un comentario