Régimen de Maduro insiste en que desde Colombia se planifican actos terrorista y asesinatos selectivos

marzo 26, 2020 9:13 am

–Una conspiración organizada desde Colombia para ejecutar en Venezuela asesinatos selectivos, magnicidio y explosiones, y generar zozobra en la población, denunció el régimen de Nicolás Maduro «en momentos en que el país se mantiene firme resistiendo en la lucha contra el coronavirus».

El régimen de Maduro insistió en la «conspiración» colombiana a través del llamado vicepresidente sectorial de comunicación, Jorge Rodríguez, quien salió en la televisión mostrando «un enorme arsenal de guerra» que fue descubierto dentro de una camioneta en la vía Ciénaga-Barranquilla, en territorio de Colombia, el pasado 23 de marzo.

Y Maduro en su cuenta en Twitter trinó:

Rodríguez exhibió fotografías de periódicos impresos colombianos y dijo que entre el material de guerra incautado «había 26 fusiles de asalto AR15, 36 culatines para fusil, 28 visores nocturnos de dos ojos, 9 visores nocturnos de 1 ojo, 8 silenciadores de fusil, miras telescópicas para visión nocturna, silenciadores, 24 unidades de miras para fusil Spark, 4 binoculares nocturnos, 30 miras láser de un punto, 14 designadores láser, 7 designadores láser, dos radios de comunicación Motorola, 3 baterías Motorola, 15 cascos militares tácticos marca Gez y 3 chalecos antibalas marca Crye Precision».

Luego dijo que «la intención principal era introducir grupos de asalto que se encargaran de asesinatos selectivos del Presidente de la República, del presidente de la Asamblea Nacional Constituyente, de vicepresidentes y ministro del Gobierno del presidente Nicolás Maduro».

Basó sus afirmaciones en la declaración de un sujeto capturado llamado Jorge Alberto Molinares Duque, quien iba en la camioneta modelo Duster, color blanco, marca Renault y quien sostuvo que «una señora llamada Yasic Álvarez le habría entregado las armas que debía llevar a Ríohacha para entregársela a una persona y luego atravesar la frontera de Paraguachón, para generar los eventos mencionados».

Rodríguez sostuvo que «las armas incautadas están valoradas por unos 500 mil dólares, aproximadamente, con los cuales el presidente colombiano Iván Duque, pudo adquirir para su pueblo: 83 mil kits para diagnóstico de COVID-19, 2 millones 500 mil tapabocas, 3 millones de tabletas de Cloroquina».

Pero según Rodríguez, el presidente Duque «prefiere gastarlo en armas para entregárselas al terrorista Clíver Alcalá Cordones y promover la penetración de grupos de asaltos entrenados en Colombia, para generar violencia en Venezuela».

De igual modo, se refirió a la captura del desertor Rubén Darío Fernández Figuera, quien intentó entrar al país por una trocha ilegal en la frontera colombo-venezolana del estado Táchira, quien confesó que había sido captado por un privado de libertad, Félix José Charaima Muguerza, preso en Puente Ayala.

Añadió que «desde la cárcel Charaima Muguerza lo recluta para que pase a Colombia, donde es contactado por Humberto Rafael Alemán, quien a su vez lo pone en contacto con otro desertor, Robert Colina Ibarra, alias «Pantera», ex jefe de seguridad del exministro de Comunicación, Andrés Izarra».

Aseguró que a través de la red de terroristas y conspiradores, Fernández Figuera entra en contacto con Antonio José Sequea, desertor del golpe de Estado del pasado 30 de abril de 2019, coordinado con sus hermanos Juvenal Sequea Torres y Juven José Sequea Torres.

Continuando con el desmontaje de la red de terroristas, y con apoyo de un gráfico, con nombres, apellidos y fotos, el ministro Rodríguez, continuó: «por encima de Antonio Sequea Torres, según el testimonio de Fernández Figuera, se encuentra el asesino casado con la hija de un narcotraficante-, llamado Clíver Alcalá Cordones. A su vez Clíver Alcalá tiene relaciones directas cercanas con Rayder Alexander Russo, alias «Pico», quien fue el entrenador operativo y logístico de los magnicidios en la finca Chinácota».

«La acción conspirativa asesina de Colombia–continuó diciendo–, enciende nuevamente su luz, con la participación directa del presidente Iván Duque, quien al parece fue convocado a los Estados Unidos, para moverle la cola a Trump y decirle cuál era el plan que tenía de asesinatos en Venezuela».

Adicionalmente sobre un mapa, el vocero del régimen de Maduro explicó «la ruta que seguiría Fernández Figuera para llegar al suelo venezolano a perpetrar asesinatos selectivos y colocar bombas en las zonas que han dado por llamar estratégicas, donde cobra importancia la participación de alias «Pico», toda vez que es el encargado directo de las explosiones en la conspiración».

Durante su exposición, Rodríguez, mostró «la relación entre Luisa Ortega Díaz, Germán Ferrer y el diputado Hernán Alemán, con Clíver Alcalá, quien recorre el norte de Colombia debido al control que mantiene el clan del narcotráfico que coordina su suegro».

«Tenemos las grabaciones del enlace entre estos tres criminales y Clíver Alcalá Cordones y de las relaciones entre Clíver Alcalá quien le ordena a Yasic Alvárez el traslado de las armas. No son todas las armas con las que cuentan, tienen muchas más armas, estás son más o menos 30 por ciento», complementó.

También denunció que en Colombia se tienen campamentos de entrenamiento paramilitar en Maicao, Barranquilla y Santa Marta.

Aseguró que de hecho Fernández Figuera confesó que al llegar a Riohacha, llevado por el asesino de Robert Colina Ibarra, alias «Pantera», inició un proceso de entrenamiento en un de esos campamentos paramilitares, que cuentan con el aval y auspicio de Iván Duque».

Agregó que Fernández Figuera dio detalles sobre los entrenamientos y sostuvo que en estos «participan entrenadores norteamericanos» e identificó los alias de ellos: el agente «Jordan», «Luke» y «Haro».

Antes de entrar de lleno en la denuncia, Rodríguez recordó las palabras del Secretario General de la ONU, Antonio Guterrez, realizada apenas tres días antes: «Es hora de poner en encierro los conflictos armados, suspenderlos y centrarnos juntos en la verdadera lucha de nuestras vidas. A las partes beligerantes les digo cesen las hostilidades, dejen de lado las hostilidades y la desconfianza y la animosidad (..) es crucial que lo hagan para ayudar a crear corredores a fin de pueda llegar la ayuda vital…».

En ese sentido, el vocero del régimen de Maduro dirigió su mensaje a Donald Trump, Iván Duque y Juan Guaidó, en el que pidió un «alto al fuego para que la humanidad entera pueda enfrentar la pandemia por COVID-19, aunque ni siquiera, frente a los complejos días que vive la República se han detenido en el ataque artero».

Finalmente, solicitó al Secretario General de la ONU, conmine a Colombia a que «explique porque tiene campamentos de asesinos, paramilitares, mercenarios y desertores en la hermana República de Colombia, y que detenga ya cualquier acción agresiva y violenta en contra del pacífico y digno pueblo de Venezula».

Deja un comentario