Alto Comisionado para la Paz avanza en socialización de norma para tránsito a la legalidad de Grupos Armados Organizado

junio 25, 2020 6:32 pm

Miguel Ceballos

El Alto Comisionado para la Paz, Miguel Ceballos, visitó los municipios de Turbo y Apartadó, en el Urabá antioqueño, con el propósito de socializar el decreto de tránsito a la legalidad para integrantes de Grupos Armados Organizados, dialogar con líderes sociales y reunirse con jóvenes del Programa Sacúdete.

En el municipio de Apartadó, el Alto Comisionado para la Paz socializó con autoridades locales y regionales los alcances del Decreto 601 que establece el tránsito a la legalidad de integrantes de Grupos Armados Organizados (GAO).

“Estamos compartiendo la filosofía del Decreto 601, el cual se refiere a la búsqueda de voluntad de paz de los grupos armados, la voluntad de reinserción, y la voluntad de sometimiento a la justicia”, explicó el Comisionado.

Acto seguido se reunió con representantes de la Iglesia católica que trabajan con las comunidades del Urabá antioqueño.

“Hemos aprovechado este viaje para hablar con líderes sociales, la iglesia, las fuerzas vivas del departamento, sobre la necesidad de fortalecer la convivencia, la paz, y también el desarrollo social”, señaló.

Además, en el corregimiento Nueva Colonia, municipio de Turbo, el funcionario dialogó con dirigentes gremiales, líderes sociales de la región, al igual que con jóvenes del Programa Sacúdete que promueve la Primera Dama de la Nación, María Juliana Ruiz.

Posteriormente visitó el lugar donde se construirá el Centro Integral Nueva Colonia, del que ya el Presidente Iván Duque puso la primera piedra en febrero último.

Allí se conocieron los avances de estos proyectos de infraestructura del Programa Sacúdete, para los jóvenes antioqueños, que cuentan con apoyo de la Oficina del Alto Comisionado para la Paz.

“Estamos avanzando en la creación de oportunidades para los jóvenes, para buscar evitar que sean reclutados por grupos delincuenciales”, concluyó Ceballos.

Con información de la Oficina del Alto Comisionado para la Paz.

Deja un comentario