ONU reporta máximo histórico de producción de cocaína para un mercado de más de 119 millones de consumidores

junio 25, 2020 10:26 am

–Según el informe presentado este jueves por la ONU, la producción global de cocaína alcanzó, una vez más, un máximo histórico, a la par con los decomisos, que aumentaron marginalmente, hasta la mayor cantidad nunca registrada.

Igualmente reporta un aumento en el número de consumidores que cifra en 119 millones, siendo los mayores mercados Estados Unidos, con una tasa de consumo de 2,1 por ciento y Europa, con 1,4 por ciento.

Además establece que alrededor de 269 millones de personas usaron drogas en todo el mundo en 2018, un 30% más que en 2009, mientras que más de 35 millones de personas padecen trastornos por consumo de drogas.

El documento registra que en 2018 se produjeron 1.723 toneladas de cocaína con una pureza del cien por cien, por lo que la cifra que llega al mercado es mucho mayor, ya que los narcotraficantes mezclan la droga con otras sustancias para aumentar sus beneficios.

Advierte que la producción mundial de cocaína ha mantenido una tendencia al alza en la última década, desde las 1.143 toneladas de 2008, destacando que en 2018 fue un 4,6 % superior a las de 2017.

Reseña la forma como se mueve el mercado de la cocaína y los costos, tomando como referencia la cocaína comprada en Colombia, como uno de los mayores productores de la droga.

Al efecto, destaca que 1 kilogramo de heroína comprada en Colombia puede costar entre 5 mil y 7,000 dólares y alrededor de 53 mil dólares en el nivel mayorista en los Estados Unidos y sus alrededores 400 mil a nivel minorista en los Estados Unidos.

El Informe Mundial sobre Drogas de la ONU, presentado en Viena, muestra cómo la pandemia del Covid-19 ha abierto nuevas rutas, métodos de narcotráfico y nuevas sustancias.

«Hay más personas consumiendo drogas, más sustancias y más tipos de estupefacientes que nunca», señaló la nueva directora ejecutiva de la Oficina de la ONU contra la Droga y el Delito (ONUDD), Ghada Waly.

«El mercado de drogas se está volviendo cada vez más complejo. Sustancias de origen vegetal como el cannabis, la cocaína y heroína se unen a cientos de drogas sintéticas, muchas sin control internacional», expone el informe.

El informe también analiza el impacto de Covid-19 en los mercados de drogas, y aunque señala que sus efectos aún no se conocen por completo, las restricciones fronterizas y de otro tipo relacionadas con la pandemia ya han causado escasez de drogas en la calle, lo que ha provocado un aumento de los precios y una reducción de la pureza. .

El aumento del desempleo y la reducción de oportunidades causadas por la pandemia también pueden afectar desproporcionadamente a los más pobres, haciéndolos más vulnerables al uso de drogas y también al tráfico y el cultivo de drogas para ganar dinero, dice el informe.

“Los grupos vulnerables y marginados, los jóvenes, las mujeres y los pobres pagan el precio del problema mundial de las drogas. La crisis de Covid-19 y la recesión económica amenazan con agravar aún más los peligros de las drogas, cuando nuestros sistemas sociales y de salud han sido llevados al límite y nuestras sociedades están luchando para hacer frente ”, dijo la directora ejecutiva de UNODC, Ghada Waly.

“Necesitamos que todos los gobiernos muestren una mayor solidaridad y brinden apoyo, sobre todo a los países en desarrollo, para combatir el tráfico ilícito de drogas y ofrecer servicios basados en evidencia para los trastornos por consumo de drogas y enfermedades relacionadas, para que podamos alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible, promover la justicia y no dejes a nadie atrás», precisa.

Debido a Covid-19, los traficantes pueden tener que encontrar nuevas rutas y métodos, y las actividades de tráfico a través de la red oscura y los envíos por correo pueden aumentar, a pesar de la interrupción de la cadena de suministro postal internacional. La pandemia también ha provocado una escasez de opioides, lo que a su vez puede hacer que las personas busquen sustancias más fácilmente disponibles como el alcohol, las benzodiacepinas o la mezcla con drogas sintéticas. Pueden surgir patrones de uso más dañinos a medida que algunos usuarios cambian a la inyección o a la inyección más frecuente.

Analizando los efectos adicionales de la pandemia actual, el Informe dice que si los gobiernos reaccionan de la misma manera que lo hicieron ante la crisis económica en 2008, cuando redujeron los presupuestos relacionados con las drogas, entonces intervenciones como la prevención del consumo de drogas y las conductas de riesgo relacionadas, los servicios de tratamiento de drogas, la provisión de naloxona para el manejo y la reversión de la sobredosis de opioides podrían ser muy afectados. Las operaciones de intercepción y la cooperación internacional también pueden ser menos prioritarias, lo que facilita la operación de los traficantes.

El cannabis fue la sustancia más utilizada en todo el mundo en 2018, con un estimado de 192 millones de personas que lo usaban en todo el mundo. Sin embargo, los opioides siguen siendo los más dañinos, ya que en la última década, el número total de muertes por trastornos por uso de opioides aumentó un 71 por ciento, con un aumento del 92 por ciento entre las mujeres en comparación con el 63 por ciento entre los hombres.

El consumo de drogas aumentó mucho más rápidamente entre los países en desarrollo durante el período 2000-2018 que en los países desarrollados. Los adolescentes y los adultos jóvenes representan la mayor parte de los que usan drogas, mientras que los jóvenes también son los más vulnerables a los efectos de las drogas porque usan más y sus cerebros aún se están desarrollando.

Si bien el impacto de las leyes que han legalizado el cannabis en algunas jurisdicciones aún es difícil de evaluar, es notable que el uso frecuente de cannabis haya aumentado en todas estas jurisdicciones después de la legalización. En algunas de estas jurisdicciones, los productos de cannabis más potentes también son más comunes en el mercado.

El cannabis también sigue siendo la droga principal que pone a las personas en contacto con el sistema de justicia penal, representando más de la mitad de los casos de delitos de drogas, según datos de 69 países que cubren el período entre 2014 y 2018.

El informe también señala que los países de bajos ingresos aún sufren una escasez crítica de opioides farmacéuticos para el tratamiento del dolor y los cuidados paliativos. Más del 90 por ciento de todos los opioides farmacéuticos disponibles para el consumo médico se encontraban en países de altos ingresos en 2018 que comprenden alrededor del 12 por ciento de la población mundial, mientras que se estima que los países de ingresos bajos y medios que comprenden el 88 por ciento de la población mundial consume menos del 10 por ciento de los opioides farmacéuticos. El acceso a los opioides farmacéuticos depende de varios factores, entre ellos la legislación, la cultura, los sistemas de salud y las prácticas de prescripción.

La pobreza, la educación limitada y la marginación social siguen siendo factores importantes que aumentan el riesgo de trastornos por consumo de drogas y los grupos vulnerables y marginados también pueden enfrentar barreras para obtener servicios de tratamiento debido a la discriminación y el estigma, puntualiza el documento.

Deja un comentario