Plazas Distritales de Mercado fundamentales en la historia de Bogotá

agosto 6, 2020 3:50 pm

Tags de esta nota:

Foto: IPES

En el marco de la conmemoración del aniversario de Bogotá, el Instituto para la Economía Social (IPES), destaca la importancia de las Plazas Distritales de Mercado para el desarrollo de la ciudad en aspectos
culturales, gastronómicos, arquitectónicos y económicos.

“En el cumpleaños de Bogotá, queremos destacar en el IPES la importancia de nuestras Plazas Distritales de Mercado. Siendo conscientes que estos espacios han sido el eje histórico de dinamización económica, cultural y social de toda la ciudad, dado que empezaron en la Plaza de Bolívar. Hoy más que nunca estos mercados recobran ese reconocimiento al constituirse nuevamente en puntos de encuentro donde confluyen los ciudadanos, campesinos y personas en general”, expresó Libardo Asprilla, director general del IPES.

En la época de la Colonia estos mercados ofertaban productos pertenecientes a los españoles y era el lugar de abastecimiento de las clases menos favorecidas. En 1846 se instaló la estatua de Simón Bolívar en la plaza que hoy lleva el mismo nombre y, desde este momento, las plazas empezaron a ubicarse allí.

Hasta que en 1861, el general Tomás Cipriano de Mosquera prohibió la celebración del mercado en la Plaza de Bolívar y ordenó la construcción de un edificio destinado para este fin. Las plazas han evolucionado durante los siglos y alrededor de ellas se ha generado toda una cultura, en donde además de mercar, han sido espacios de diálogo de temas de la actualidad colombiana.

Una de las plazas representativas es la del 7 de Agosto, ubicada en la localidad de Barrios Unidos, donde se vendían granos, frutas, verduras y líchigo proveniente de la región Cundí-Boyacense. Inicialmente, se realizaba la comercialización en casetas improvisadas por los comerciantes: “Esta Plaza comenzó en los años 40.

Empezó en la carrera 24 que es justo donde hoy está. Ahí era una vía intermunicipal, entonces los campesinos vieron que se prestaba para tener un espacio comercial, por eso empezaron a poner cubículos a la intemperie con las frutas y las verduras, pero cerca al año 70 la plaza se incendió porque dejaron una vela prendida y todo se perdió. Entonces en el año 72 la administración de esa época, entregó parte de lo que hoy es”, comentó Luis Eduardo Barajas, comerciante de esta plaza.

En Bogotá se registran 44 plazas de mercado, 19 son públicas y administradas por la Alcaldía Mayor de Bogotá, a través del IPES. De estas plazas La Concordia, La Perseverancia y Las Cruces son patrimonio cultural de la ciudad, siendo la última también monumento nacional.

Por esa razón el Instituto le apuesta al fortalecimiento de estos mercados en turismo y abastecimiento, para cumplir los pilares del programa Bogotá Región productiva y competitiva del Plan de Abastecimiento.

Cada una de las 19 Plazas Distritales de Mercado tiene su particularidad, como los mercados campesinos, la comercialización de frutas y verduras de diferentes regiones del país, el vínculo histórico y cultural de la ciudad y la gran variedad gastronómica colombiana.

“Las plazas tienen atractivos maravillosos en términos de la oferta gastronómica, de la sabiduría popular de sus comerciantes, porque ellos tienen conocimientos ancestrales, que difícilmente se van a encontrar en internet, son conocimientos que se transmiten a través del voz a voz y que hacen de estos lugares íconos de la historia de Bogotá para el mundo”, agregó Libardo Asprilla, director del IPES.

Esta administración Distrital, a través del Instituto para la Economía Social, le apuesta incansablemente para que estos escenarios se conviertan en lugares de destino para los colombianos y extranjeros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *