Colombia, 1er país en diversidad de aves y orquídeas

septiembre 13, 2020 12:37 pm

Por: Luis Eduardo Forero Medina
Colombia ostenta varios títulos en vertebrados, es el país del mundo con más especies de aves, 1921, de las cuales unas 60 sólo se encuentran en el territorio nacional; esa cifra representa el 19% de todas las especies y el 60% de las aves de Suramérica.

En el ranking mundial de observación de aves en un día, en varios años consecutivos, Colombia ha ocupado el primer puesto y cuenta desde 2016 con el Aviario Nacional de Colombia, el segundo de Latinoamérica. 4.270 son las especies de orquídeas registradas en el país, una de las cuales, desde 1936, la Cattleya trianae, fue escogida como la flor emblema nacional que se puede encontrar en el Parque Nacional Natural Chingaza. Las orquídeas, plantas milenarias, atractivas y útiles por el aporte que hacen a los ecosistemas, además de su belleza, duración, floración permanente, la manera en la que crecen, rareza, secretos y diversidad de tamaños y de usos, las hacen variedades únicas en el mundo. El uso fundamental de las orquídeas es para lucirlas con fines decorativos, afrodisiacos, aromáticos, comestibles y medicinales. También juegan un papel ecológico clave para el funcionamiento de los ecosistemas, así como indicador de la buena salud de los mismos.

La variedad ornitológica colombiana destaca el cóndor andino, el ave más grande y de mayor envergadura del mundo, que vive más de 80 años, vuela a más de 7.000 metros de altura y planea durante horas sin mover las alas; el colibrí, el ave más pequeña del mundo; el águila arpía, es un pájaro tan grande, que por su tamaño se asemeja a una persona disfrazada ; el quetzal dorado o fúlgido, especie donde macho y hembra ayudan a incubar por 18 o 19 días dos huevos azules; la oropéndola chocoana, que se encuentra en las tierras bajas aledañas a las serranías del Baudó y los Saltos, en el Chocó colombiano; el águila crestada que ha dado lugar a un conflicto humano-águila por ser considerada depredadora de aves de corral especialmente gallinas; el carpinterito colombiano que se halla únicamente en nuestros espacios urbanos y el cucarachero de Santa Marta, que es una especie de avepaseriforme de la familia Troglodytidae endémica de Colombia. En el Aviario Nacional de Colombia, a 50 minutos por vía terrestre desde Cartagena, cerca de la Isla Barú, se ven especies aviares como ibis escarlata, cálao africano, tucanes, caracaras y halcones, el Paujil de pico azul, el Águila Arpía y el Cóndor de los Andes, disfrutando del vuelo libre.
En el ecosistema, las aves y las orquídeas desempeñan un papel vital; las aves polinizan las plantas y distribuyen semillas; a su vez, es indudable la importancia de las orquídeas para la biodiversidad del país; la orquídea sin las aves no podría subsistir y desaparecerían.
La trascendencia de las miles de plantas dio para que el año 2010 fuera declarado el Año Nacional de las Orquídeas, que se cultivan por casi toda la geografía nacional en variedades únicas en el mundo. “En un solo árbol en algunos sitios en Colombia, puede albergar más especies de orquídeas que un bosque entero de un país con estaciones” (Minambiente). En 2015 se presentó la lista más completa de orquídeas que se haya hecho en toda la historia del país, varias de las cuales terminan en Alemania y Estados Unidos, la mayoría; y en Australia, Canadá, Francia, Japón, Reino Unido y Suiza.
Aves y orquídeas de la misma manera están en permanente amenaza; las primeras por la contaminación, deforestación, introducción de especies exóticas y practica indebida del aviturismo y pajareadas. El libro rojo de Aves de Colombia del Instituto Humboldt y la Universidad Javeriana, ilustra del estado y tendencias actuales de las poblaciones de las aves en el país y del peligro que corren: 72 especies de aves se encuentran amenazadas, 27 de ellas endémicas, dos están probablemente extintas, nueve afrontan peligro crítico de extinción, 30 se encuentran en riesgo y 31 en grado de vulnerabilidad. Otras coacciones sobre las aves; particularmente las águilas, capturadas y electrocutadas con líneas de alta tensión. En el caso de las orquídeas, la intimidación se debe principalmente a la deforestación de los boques y la transformación de los hábitats, según el Programa para el Estudio y la Conservación de la Familia de Orquídeas de Colombia. Conocer, conservar y utilizar son los tres pasos fundamentales para lograr la conservación de las orquídeas, indica el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible. La creación de santuarios o Parques Naciones donde se puedan guardar las especies de orquídeas en vía de extinción, la apertura de jardines botánicos y un programa de propagación artificial de cepas que estén más amenazadas, serían otras medidas a adoptar para preservarlas.
En septiembre de este año, mes en que comienza la migración de aves en todo el planeta provenientes del Ártico, muchas de las cuales deciden quedarse, el Sistema General de Regalías marca un hito histórico al contemplarse en el texto de conciliación del proyecto de Ley que reforma ese Sistema, destinar por primera vez, un porcentaje de estos recursos al fortalecimiento de la capacidad institucional del Sistema Nacional Ambiental, así como a la implementación de la política ambiental del país.
@luforero4

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *