Por fallas en plan de contingencia Refinería de Barrancabermeja causa contaminación del Río Magdalena y otras fuentes hídricas

septiembre 14, 2020 12:06 pm

Vista de Barrancabermeja

–La Contraloría General de la República informó este lunes que en una auditoria con base en los reportes de contingencias registradas en la Refinería de Barrancabermeja que afectan fuentes hídricas, evidenció que estas son repetitivas, tanto en su causa como en el recurso impactado, lo que indica una carencia de medidas preventivas efectivas.

Dos de las fuentes más afectadas por las contingencias son el río Magdalena y el caño El Rosario, y dentro de las causas de los eventos sobresalen los generados por efectos de la lluvia, concretamente el rebosamiento de canales y estructuras que contenían residuos de hidrocarburos.

Según la Contraloría se deduce que las situaciones que se han presentado ya tienen origen y causa identificada, por lo que deberían establecerse medidas efectivas para su prevención. Por ejemplo: corrección de canales, cajas trampa, sistemas de evacuación y drenaje.

Sin embargo, para el organismo de control, tanto los 27 eventos presentados en un año con afectación a cuerpos de agua, como las causas reiteradas en los mismos, indican una carencia de medidas preventivas y correcticas efectivas. Tampoco parece haber un aprendizaje de las experiencias de aquellas contingencias que año a año se presentan en la Refinería de Barrancabermeja.

De igual forma, la CGR evidenció que actualmente el Complejo Industrial de Barrancabermeja no cuenta con un plan de contingencia actualizado de acuerdo a los requerimientos normativos vigentes (Decreto 2157 de 2017, “Por medio del cual se adoptan directrices generales para la elaboración del plan de gestión del riesgo de desastres de las entidades públicas y privadas en el marco del artículo 42 de la Ley 1523 de 2012”).

Adicionalmente, se determinaron las siguientes falencias:

-Falta de oportunidad en la revisión del cumplimiento y la suficiencia de las respuestas e información remitida por parte del titular de la licencia ambiental.
-Debilidad en los planes o acciones dirigidas a la mitigación y prevención de las contingencias.
-Y débil control en la articulación con la autoridad regional o entidades con competencia en los proyectos evaluados.

Si bien los vertimientos generados en la refinería no hacen parte del asunto auditado, la Contraloría evidenció que las fuentes hídricas cercanas al proyecto, Río Magdalena, caño El Rosario y Ciénaga Miramar, reciben las descargas autorizadas y están siendo afectadas por dicho proceso.

Los vertimientos no cumplen con los requerimientos normativos, específicamente los parámetros, como lo estableció el concepto técnico SAA No. 0001038 del 2 de septiembre de 2019 de la Corporación Autónoma Regional de Santander -CAS.

“Se encontró que estas descargas están generando afectaciones a los recursos naturales renovables ya que sus valores están por encima de los permisibles de acuerdo a la normatividad ambiental aplicable.”, asegura dicho concepto.

2 millones de metros cúbicos de lodos contaminados

La Refinería de Barrancabermeja se encuentra ubicada a orillas del río Magdalena, en donde desde hace aproximadamente 100 años se realiza la refinación de gran parte del crudo que se explota en el país.

En la ubicación precisa de dicho proyecto, existe una gran riqueza hídrica, pero desde sus inicios, las áreas inundables o antiguas ciénagas cercanas a la refinería, terminaron convirtiéndose en lagunas o estanques aceitosos, conteniendo cerca de 2 millones de metros cúbicos de lodos contaminados y ocupando un área mayor de 150.000 metros cuadrados.

En la actualidad, y dado que el proyecto Complejo Industrial de Barrancabermeja inició operaciones con anterioridad a la Ley 99 de 1993, cuenta con un Plan de Manejo Ambiental cuyo seguimiento y control es competencia de la ANLA. Sin embargo, acorde con la normatividad vigente, por corresponder a su jurisdicción, los permisos ambientales (emisiones, vertimientos y aprovechamientos forestales) son otorgados por la Corporación Autónoma Regional -CAS.

Auditoría a la ANLA

La Contraloría Delegada para el Medio Ambiente realizó una auditoria a la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales -ANLA-, sobre el seguimiento de planes de contingencia y atención de emergencias en eventos de derrames de hidrocarburos en cuerpos de agua y afectaciones ambientales en proyectos hidroeléctricos, para lo cual se seleccionaron 2 proyectos: la Refinería de Barrancabermeja y la Central Hidroeléctrica Bajo Anchicayá.

La auditoría incluyó el análisis de información y documentos de distintas entidades a nivel nacional: la ANLA, la Corporación Autónoma Regional de Santander -CAS-, la Corporación Autónoma Regional del Valle del Cauca -CVC-, Parques Nacionales Naturales de Colombia -PNNC-, la Defensoría del Pueblo Regional Pacifico y la Personería de Barrancabermeja.

Deficiencias de la ANLA en seguimiento al Proyecto Hidroeléctrico Anchicayá

La auditoría sobre el seguimiento de planes de contingencia y afectaciones ambientales de la Central Hidroeléctrica Bajo Anchicayá, encontró deficiencias en las funciones que ejerce la ANLA como autoridad ambiental, materializadas en 5 hallazgos con una presunta incidencia disciplinaria.

La Contraloría logró establecer que el proyecto hidroeléctrico no cuenta con un plan de contingencia actualizado, a pesar de que se encuentra operando por fuera de las condiciones de diseño. Además, no se han incluido escenarios de riesgo mayor.

Así mismo, se han dado incumplimientos de obligaciones impuestas por la ANLA, respecto a la realización de un estudio de estabilidad de presa y un estudio hidrosedimentológico, con los cuales se podría tener una mayor información necesaria para la toma de decisiones y la valoración de los impactos.

Por último, se logró establecer que no se ha compensado totalmente a los habitantes de las comunidades ribereñas que han sido afectados por aumentos de caudales y sedimentos provenientes de la presa.

La CGR evaluó la gestión de la ANLA en el cumplimiento tanto de las obligaciones establecidas en el Plan de Manejo Ambiental -PMA- del proyecto, como del régimen sancionatorio ambiental.

Perdida hidráulica de la presa

El proyecto hidroeléctrico Anchicayá está ubicado en los municipios de Buenaventura y Dagua, en el departamento del Valle del Cauca. Y abarca la jurisdicción de Parques Nacionales Naturales de Colombia -PNNC y la Corporación Autónoma Regional del Valle del Cauca -CVC.

Este proyecto fue puesto en operación en el año 1955 con una capacidad de 74 megavatios, sin embargo, hoy no supera el 10% de la cifra inicial debido a la perdida hidráulica de la presa, la cual tenía una capacidad de almacenamiento de 5 millones de metros cúbicos, y en la actualidad solo puede generar 0,5 millones de metros cúbicos.

La CGR evaluó la gestión de la ANLA en el cumplimiento tanto de las obligaciones establecidas en el Plan de Manejo Ambiental -PMA- del proyecto, como del régimen sancionatorio ambiental.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *