COLOMBIA, ESTADO CANTINERO Y PENDENCIERO.

octubre 12, 2020 3:16 pm

Por: Carlos Fradique-Méndez
Abogado de Familia y para la Familia

DIPLOMADO EN EDUCACIÓN PARA LA VIDA EN FAMILIA (312)

EL ODIO Y LA INTELIGENCIA

“Creo que el odio es un sentimiento que sólo puede existir en ausencia de toda inteligencia.” Esta frase es del gran, Tennessee Williams, un destacado dramaturgo estadounidense recordado entre otras por su obra de teatro Un tranvía llamado Deseo, con la que ganó en 1948 el Premio Pulitzer.

Parece que en Colombia tenemos ausencia de inteligencia, porque ttodo se quiere arreglar a las patadas. En las palabras no hay acentos, sino golpes de voz, gritos y reproches. Hay personas que alaban sus insultos como argumentos.
De los mensajes en Twitter transcribo lo siguiente:
“Quienes aseguran que el país se le entregó a las FARC son los mismos que dicen que no hay que tenerle miedo al COVID. Calculen…
Todo el país sabe que están diciendo mentiras”
“Hoy me dijeron periodista “maluca”. Va para mi colección personal de insultos. El que más me ha gustado “microfonera”. El que más me ha sorprendido: “meretriz”. El más curioso: “cacatúa”. Y luego muchos de cajón que son los del día a día. Insultar también su dosis de arte.”

“La obsesión del uribismo por detener la revelación de una verdad incómoda de su pasado deriva en la ignorancia y el negacionismo de
@IvanDuque contra la JEP, que estudiará las declaraciones de las Farc sobre el asesinato Álvaro Gómez Hurtado”

“Yo en cambio no sé qué es peor para el País: si tener un Presidente de la República que sea ignorante o que sea mezquino frente a La Paz.”
“¿Cuando un indígena borracho atropella a un soldado del ejército y lo mata, no hay marcha, canto por Colombia, llanto de artistas y pronunciamiento de Petro Bolívar y Román? Manada de doble moralistas corrompidos.”
“Los anarquistas, que invierten su esfuerzo en la destrucción de aquello que han construido los demás, tienen la idea absurda de creerse con “derechos superiores” para fastidiar a la mayoría que actúa normal y decentemente.”
Entre adversarios no hay un solo trino decente, que llame a la tolerancia. Arrasan como los atilas o los mongoles, quienes predican que no quede piedra sobre piedra y todo termine en cenizas.

Esos odios, muchas veces fruto de la ignorancia y la pasión irracional, generan muertes, asesinatos y hasta magnicidios.

VIOLENCIA EN LA FAMILIA E IMPUNIDAD
De las relaciones afectivas, muchas de ellas enfermizas, reseño voces como “Escúcheme que soy su marido”, “Ud. hace lo que yo diga”, “En esta casa mando yo”, “Si no eres mía no serás de nadie y te mato y me mato”. Y como consecuencia de estos absurdos retos, se registran noticias como “Mujer degollada por su primo”, “Mujer, y sus dos hijos, asesinada por su compañero sentimental,” y otras horribles semejanzas.
Es verdad sabida que los hombres agreden a las mujeres, las mujeres a sus hijas e hijos, el hermano mayor al hermano menor, los padrastros abusan de los hijos de su pareja, los amantes se creen con derecho a robar maridos y esposas y muchas de esas conductas se consideran licitas y generan efectos civiles protectores para los causantes de daños en la familia.

Y debo anotar que las autoridades encargadas de garantizar los derechos y sana convivencia en la familia tienen falencias en su formación académica, en su formación profesional, en el trato decente y amable a los usuarios. He sido testigo de personas que piden protección y ayuda y durante la atención son violentadas por esos funcionarios.

LA MÚSICA GUERRERA Y DE CANTINA ESTIMULA LA VIOLENCIA

En Colombia, la Constitución proclama sana convivencia, vida digna y alimentación equilibrada y al mismo tiempo estimula el consumo de licor para recaudar fondos para la educación de los hijos de los consumidores. Una política contradictoria y malsana. Y las autoridades municipales y culturales que invitan a reinados y festivales de música, al mismo tiempo que organizan encuentros de talentos artísticos, también programan parrandas, panem et circenses, para que el pueblo se mal divierta, se embriague, se pelee, se agreda, se endeude, malgaste su ingreso semanal o quincenal y los tenedores de dinero se gasten unas cuantas canastas de cerveza o botellas de trago y consigan seguidores o hasta admiradores. Y en esas parrandas las plazas y toldos se tornan en verdaderas cantinas de mal gusto.
HAY QUE RESCATAR LA DECENCIA Y VACUNAR CONTRA LAS AGRESIONES.
El lenguaje entre colombianos es inculto y agresivo. Madrazo va y madrazo viene. Los jóvenes y jovencitas se enorgullecen de sus groserías. No las rememoro porque todos Uds. las saben y muchos nos sonrojamos cuando de una boca que parece inocente y pulcra se lanzan bocanadas de insultos como de bares y casas de mala muerte. Y en el cultivo de estas maledicencias está el mercado de la música guerrera y letras que irrespetuosamente llaman canciones que han logrado posicionar en audios y videos.

SIGAMOS CULTIVANDO LA PAZ EN LA FAMILIA

Sigamos cultivando el respeto, las palabras decentes, la autoestima, el civismo, en nuestra familia, en nuestra sociedad y en Colombia para para tener un futuro en sana convivencia.

CONSULTE SI TIENE DUDAS SOBRE SU VIDA EN PAREJA O SU VIDA EN FAMILIA.

Bogotá, del 12 al 18 de octubre de 2020

Envíe sus comentarios a carlosfradiquem@outlook.com
Twitter @fradiqcarlosSr Blog: www.ElComPAZ.com
www.vidaenfamilia.com.co
Telf. 3153467089

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *