Emilio Archila considera que entrega de bienes de las Farc deja un pobre balance al culminar su plazo

enero 1, 2021 11:41 am

Foto: partidofarc.com.co

El consejero presidencial para la Estabilización y la Consolidación, Emilio Archila, precisó que el Gobierno presentará un informe a la Fiscalía y a la Justicia Especial para la Paz (JEP), para que determinen si existen responsabilidades sobre los dirigentes del partido político FARC que resultó de los diálogos de paz.

La entrega de bienes de la desmovilizada guerrilla colombiana de las FARC dejó un amargo balance al finalizar el jueves el plazo de más de cuatro años que otorgó el Gobierno a los exrebeldes para resarcir a las víctimas de más de medio siglo de conflicto, dijo un alto funcionario.

El país firmó a finales de 2016 un acuerdo de paz con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), con lo que se puso fin a una confrontación armada con ese grupo rebelde, que ha dejado más de 260.000 personas muertas, la mayoría civiles y millones de desplazados.

El grupo rebelde se había comprometido a entregar alrededor de un billón de pesos (291,3 millones de dólares), en diferentes tipos de activos de lo que denomina “bienes de la economía de guerra”.

No obstante, según las cuentas de la Sociedad de Activos Especiales (SAE), el extinto grupo insurgente entregó apenas 44.355 millones de pesos (unos 12,9 millones de dólares), en moneda local, dólares y oro.

“Es un tema que el Gobierno le da una mayor importancia, no solamente por la cuantía de recursos de los que estamos hablando, sino porque se previó que con los bienes mal habidos de las FARC debía repararse a las víctimas y eso obviamente tiene un alcance de reconciliación, que nosotros creemos que es muy importante”, dijo el consejero presidencial para la Estabilización y la Consolidación, Emilio Archila.

CARRETERAS Y ARMAS
Las FARC atribuyeron el incumplimiento en la entrega de lo comprometido a la falta de un desarrollo normativo, a la amenaza a la vida e integridad de exguerrilleros, de los cuales 249 han sido muertos, así como a que diversos actores armados ilegales han copado los territorios que abandonaron y a las restricciones de movilidad a causa de la pandemia del COVID-19.

“Nuestra voluntad no está en duda, nosotros no renunciaremos a nuestros compromisos”, dijo un comunicado de las FARC firmado por Pastor Alape, delegado del partido político, quien además solicitó una prórroga para entregar lo que hace falta.

No obstante, Archila lo descartó. “Cuando se previó el plazo, establecimos no solamente el plazo sino toda la logística para que si hubieran tenido la voluntad, la disposición y la actitud hubiéramos podido cumplir con lo que estaba previsto, luego realmente no hay ninguna razón para tener un nuevo plazo”, dijo.

Pero el funcionario dejó abierta la posibilidad para seguir recibiendo de manera extemporánea más bienes que puedan ser usados para reparar a las víctimas.

Las FARC alegan que además del dinero y el oro, entregaron infraestructura que construyeron en las zonas en las que tenían influencia, como carreteras, puestos de salud, además de ganado y alrededor de 390 toneladas de armamento.

El Gobierno alega que ese tipo de construcciones -que equivaldrían a la mitad del monto total que las FARC se comprometió a entregar-, no se pueden convertir en dinero para compensar a las víctimas.

El país sudamericano tiene registradas un total de 9 millones de víctimas del conflicto interno armado, que involucra a las guerrillas de izquierda, los antiguos paramilitares de ultraderecha y las bandas criminales asociadas con el tráfico de narcóticos. Reuters

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *