Fallos de seguridad permitieron a la turba de Trump entrar en el Congreso de EEUU

enero 7, 2021 12:44 pm

El caos dentro del edificio del Congreso de Estados Unidos el miércoles se produjo después de que la fuerza policial que protege el complejo legislativo fue superada por una turba de partidarios del presidente Donald Trump, algo que agentes de la ley calificaron como una falta de preparación catastrófica.

El asedio al Capitolio, sede tanto del Senado como de la Cámara de Representantes, es uno de los errores de seguridad más graves en la historia reciente de Estados Unidos, dijeron agentes de la ley en servicio y retirados, que convirtió uno de los símbolos más reconocibles del poder estadounidense en un escenario de violencia política.

Eventos como la juramentación presidencial implican planes de seguridad detallados de numerosas agencias, pero hubo mucha menos planificación para proteger la sesión conjunta del Congreso que se reunió para ratificar los resultados de la elección presidencial de 2020, dijeron los funcionarios.

El lapsus se produjo pese a las evidentes advertencias de posibles actos de violencia por parte de partidarios acérrimos de Trump inflamados por las afirmaciones infundadas del mandatario de que las elecciones fueron fraudulentas y que pretenden bloquear la toma de posesión del presidente electo Joe Biden.

La seguridad fue inicialmente manejada casi exclusivamente por la Policía del Capitolio, una fuerza de 2.000 miembros bajo el control del Congreso y dedicada a proteger el predio de 50 hectáreas del Capitolio. Por razones que no estaban claras a principios del jueves, otras agencias del vasto aparato de seguridad del gobierno federal no aparecieron durante horas mientras los alborotadores asediaban la sede del Congreso.

El Capitolio está a poca distancia de donde Trump, en un discurso en contra de las elecciones justo antes de que comenzaran los disturbios, calificó la votación como un “atroz asalto a nuestra democracia” e instó a sus partidarios a “caminar hacia el Capitolio” en una “marcha para salvar a Estados Unidos”.

El recuento de los votos electorales de los comicios presidenciales en el Congreso, normalmente una formalidad, fue precedido por semanas de amenazas en redes sociales de que las protestas planificadas a favor de Trump podrían desembocar en violencia.


A pesar de los rumores de peligro, la policía del Capitolio no solicitó ayuda previa a otros organismos federales como el Departamento de Seguridad Nacional para resguardar el edificio, según un alto funcionario. Y los refuerzos de la Guardia Nacional, convocados por la alcaldesa de la ciudad, no se movilizaron hasta más de una hora después de que los manifestantes rompieran los cordones policiales por primera vez.

En marcado contraste, las agencias fueron desplegadas agresivamente por el gobierno de Trump durante las protestas contra la brutalidad policial del verano boreal pasado en Washington y en otros lugares de Estados Unidos.

La policía del Capitolio no respondió a las solicitudes de comentarios.

Los oficiales de la fuerza están entrenados para mantener a los manifestantes fuera de los escalones de mármol del Capitolio y proteger el complejo como una ciudadela. Pero hay tantas ventanas y puertas en el conjunto del siglo XIX que es difícil defenderlas todas, dijo Terrance Gainer, quien se desempeñó como jefe de la Policía del Capitolio y luego como sargento de Armas del Senado de Estados Unidos.

“Una vez que perdieron las escalinatas perdieron las puertas y ventanas”, dijo Gainer.

A medida que hordas de alborotadores entraban en el corazón del poder legislativo estadounidense, se les podía ver en cámara vagando libremente por los pasillos, balanceándose en un balcón, registrando las oficinas de la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, e incluso sentándose en la silla reservada para el presidente del Senado.

Un fotógrafo de Reuters capturó a un alborotador llevando al hombro una gran bandera confederada mientras entraba en el Capitolio, una imagen muy evocadora de la fallida insurrección de 1861-1865 contra la república estadounidense por parte de los estados del sur en un esfuerzo por perpetuar la esclavitud.

“Realmente tuve que sacudirme la incredulidad porque no pensaba que se pudiera entrar en el Capitolio”, dijo Gainer, el exjefe de policía. “Tengo una gran confianza en los hombres y mujeres que protegen el Congreso, pero tendrá que haber una recuento completo. Vamos a tener que hacer una revisión profunda de lo que salió mal”.

Los legisladores dentro del edificio culparon a la falta de preparación por la histórica brecha de seguridad. “Creo que la policía hizo un buen trabajo dadas las circunstancias, pero claramente no hubo suficiente planificación”, dijo Vicente González, legislador demócrata por Texas.

La protesta planeada desde hace tiempo, dijo González, requería una “abrumadora demostración de fuerza” por parte de la policía.

POLICÍAS DE COMEDIA

Algunos congresistas demócratas, preocupados por las perspectivas de violencia, intentaron durante más de una semana presionar a las agencias para obtener información sobre lo que sabían acerca de las amenazas o contramedidas, según una fuente del Congreso. Pero no hubo ninguna señal de que alguien estuviera reuniendo información seria sobre posibles disturbios o planeando contrarrestarlos, dijo la fuente.

Las agencias policiales en la capital estadounidense suelen pasar semanas o meses preparándose para grandes protestas, dijo un exfuncionario del Departamento de Justicia. Funcionarios de docenas de agencias, incluyendo la Policía Local, la Policía del Capitolio, el Servicio Secreto y la Policía Federal de Parques, normalmente se reúnen en la oficina de campo en Washington del FBI para coordinar su respuesta. Pero no está claro cuánta planificación hubo para el evento del miércoles.

Un alto oficial federal conocedor de los planes para proteger otros sitios gubernamentales el miércoles, incluyendo el lugar donde Trump habló, dijo que le sorprendió que la Policía del Capitolio no estuviera mejor preparada.

“Parecía que los policías de Keystone (una comedia cinematográfica) estaban ahí”, dijo el funcionario, que habló con la condición de mantener el anonimato. “No debería haber ocurrido nunca. Todos sabíamos de antemano que esta gente vendría, y la primera orden de la policía es estar presente”.

“La Policía del Capitolio es esencialmente una fuerza de guardia, así que es difícil entender por qué no estaban mejor preparados”, agregó.

Los desafíos de proteger el Capitolio han sido discutidos en audiencias y en informes durante años. En 2013, Gainer dijo que propuso una valla, que se llamaría la Puerta del Capitolio, para detener un asalto masivo, pero que nunca se construyó.

“La idea fue rechazada rotundamente”, dijo, porque los miembros del Congreso querían proteger el acceso del público y no querían que el complejo pareciera una fortaleza.

TRUMP INICIÓ LA MARCHA

Trump prometió en Twitter un evento “salvaje” destinado a revertir su derrota en las elecciones de noviembre pasado y pareció alentar a sus partidarios a actuar. “Nuestro país ha tenido suficiente y no lo soportaremos más”, dijo en el mitin del miércoles. “Hay que mostrar fuerza y hay que ser fuertes”.

La Casa Blanca no respondió a las peticiones de comentarios sobre el papel de Trump en la promoción de las protestas violentas o en el colapso de la seguridad en el Capitolio.

Cuando Trump regresaba a la Casa Blanca, la multitud se dirigió al edificio del Congreso.

Después de que el perímetro fue rápidamente violado, los agentes capitolinos parecían estar solos en la lucha contra los extremistas en los escalones del edificio, según relatos de testigos y videos de la escena. No pudieron proteger todas las puertas y ventanas del complejo y los manifestantes entraron. Imágenes mostraron a los agentes abrumados por intrusos que los superaban en número mientras la multitud fuera crecía en miles.

Dos funcionarios dijeron que las autoridades de la ciudad querían evitar una respuesta militarizada en los días previos a la protesta. Les preocupaba que se repitieran las escenas de la dura respuesta federal a las protestas antirracistas frente a la Casa Blanca de junio. Agregaron que no está claro por qué tardó tanto en llegar al Capitolio la fuerza policial de la ciudad.

En cualquier caso, añadieron, la demora fue excesiva. Un funcionario de defensa de Estados Unidos dijo que la alcaldesa, Muriel Bowser, pidió tropas de la Guardia Nacional alrededor de las dos de la tarde, unos 45 minutos después de que los alborotadores rompieron el primer cerco. El secretario de Defensa en funciones, Chris Miller, activó la Guardia Nacional a las dos y media, añadió.

Para entonces, el Capitolio estaba cerrado. En la rotonda, la emblemática sala circular bajo la cúpula del Capitolio, se distribuyeron máscaras de gas lacrimógeno. La policía evacuó al vicepresidente Mike Pence -que estaba allí para presidir el recuento formal de los votos del Colegio Electoral de los comicios que él y Trump perdieron- y a los miembros de la Cámara de Representantes y el Senado. La policía utilizó gas pimienta y gas lacrimógeno contra los manifestantes. Trataron de bloquear las puertas con muebles pero rápidamente perdieron la batalla.

La policía del Capitolio disparó y mató a una mujer dentro del edificio y se recuperaron bombas de tubo en las oficinas de los comités nacionales demócrata y republicano, dijo el jefe de la policía de Washington, Robert Contee, que no explicó que llevó a los policías a disparar a la mujer.

LLAMADOS A “ALZARSE” POR TRUMP

Si bien la invasión del Capitolio por parte de la turba no tuvo precedentes, sí hubo abundantes advertencias en los días previos. Muchos partidarios de Trump que viajaron a la capital compartieron planes y se organizaron en sitios web de redes sociales como Parler, una plataforma similar a Twitter que ha atraído a grupos de extrema derecha.

Algunos carteles discutieron formas de introducir armas ilegalmente en Washington. En una publicación en Parler, el líder del grupo extremista Proud Boys, Enrique Tarrio, prometió la asistencia del grupo a la manifestación del miércoles. Tarrio fue arrestado el lunes en Washington por destrucción de propiedad durante una protesta del mes pasado y posesión de un cargador de armas de fuego. Se declaró inocente pero se le ordenó abandonar la ciudad el martes.

Joe Biggs, un organizador de Proud Boys, dijo que más de 65 miembros de su grupo asistieron a las protestas, pero no sabía si alguno de ellos había entrado en el Capitolio. Añadió que aconsejó a otros miembros que evitaran confrontaciones con la policía.

En Twitter, a partir del 1 de enero, hubo 1.480 mensajes de cuentas relacionadas con el movimiento de teorías conspirativas QAnon que hacían referencia al mitin de Trump del 6 de enero y contenían referencias a violencia, dijo un exfuncionario de inteligencia que monitoriza a los extremistas en redes sociales. Estos incluían llamados a un “alzamiento de patriotas”.

En una publicación popular en la aplicación de video TikTok, un hombre dijo que llevar armas a Washington es la “razón principal por la que vamos”.

Neil Trugman, un exoficial de inteligencia de la Policía del Capitolio, calificó la invasión del complejo como incomprensible. Dijo que la fuerza generalmente se prepara para grupos mucho más pequeños con reglas diseñadas para permitir los derechos de libertad de expresión.

“Todos estamos siendo testigos de algo que nunca imaginamos”, dijo Trugman, quien recientemente se retiró como jefe de policía de Amtrak, la compañía de trenes de pasajeros de Estados Unidos. “No estoy seguro de que ningún jefe de policía pudiera haber manejado esto de manera diferente”.

Trugman culpó a Trump por incitar al motín: “Esto ya no es sólo una protesta. Han cruzado la línea. Esto es terrorismo”. Reuters

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *