URIBE ACEPTARÍA UNA FUERZA INTERNACIONAL EN LA ZONA DE ENCUENTRO

enero 21, 2008 10:49 am

-“Si en algún momento (…) fuera necesario aceptar una fuerza internacional, el Gobierno de Colombia no se negaría”, señaló el presidente colombiano Álvaro Uribe en conferencia de prensa en París, tras ser recibido por el presidente francés, Nicolas Sarkozy.

Precisó que eso podría darse en caso de cumplirse todas las condiciones que ha puesto a la creación de una “zona de encuentro”, propuesta por la Iglesia y donde ha aceptado la presencia de observadores internacionales: que no conlleve riesgos para la población y que esté situada en un área rural, despoblada y sin cuarteles militares o policiales.
Descar audio

Por otro lado Uribe señaló hoy que las únicas instancias de negociación para un acuerdo humanitario con la guerrilla de las FARC son la iglesia, en articulación con España, Francia y Suiza, pero también considerará bienvenida cualquier liberación unilateral que consiga Venezuela.

«Nosotros tenemos como instancias de negociación hoy, en exclusiva, la Iglesia y los dos delegados de los tres países europeos», señaló Uribe a la prensa al ser preguntado por la prensa en París sobre si descartaba la intermediación de Venezuela al reactivar el papel de facilitación de España, Francia y Suiza.

El presidente colombiano añadió, no obstante, que «mantenemos la disposición a dar la bienvenida y contribuir a cualquier liberación unilateral e incondicional que las FARC quieran hacer (…) al presidente de Venezuela».

En una conferencia de prensa celebrada al término de su entrevista con el presidente francés, Nicolás Sarkozy, Uribe evitó responder directamente a las declaraciones de los últimos días del jefe del Estado venezolano, Hugo Chávez, respecto a la consideración de las FARC.

Se limitó a un «no me referiré al tema porque le debo respeto al pueblo hermano de Venezuela».

En cuanto al margen de maniobra que tendrán los facilitadores de los tres países europeos que participan en la mediación, recordó que en el pasado «los emisarios siempre han tenido facilidades y permiso del Gobierno» colombiano para sus misiones en la selva.

El jefe de Estado colombiano consideró «muy importante anunciar en Europa que hemos reactivado el mecanismo de facilitación» de esos tres países, y que «nos parece importante que trabajen articuladamente con la Iglesia».

«Estamos dispuestos a un acuerdo humanitario de manera simple» con un canje de los rehenes «políticos» por guerrilleros, afirmó, antes de puntualizar que tendrían que examinar la lista de guerrilleros que pudieran someter las FARC atendiendo «al marco jurídico» del país, ya que hay que respetar las instituciones.

El presidente colombiano lanzó una diatriba contra las FARC, de las que dijo que cometen «delitos de lesa humanidad», «es un grupo terrorista decadente», que además «da muestras de haber perdido la coordinación», y que en ningún caso «el acuerdo humanitario no puede permitir que recuperen fuerza».

Los comentarios están cerrados.