IGLESIAS VIVEN VÍA CRUCIS POR LOS ROBOS

marzo 20, 2008 8:42 am

Delincuentes comunes están cometiendo asaltos en las distintas parroquias del Caquetá y hasta piden ‘rescate’ para devolver los elementos hurtados.

El cáliz de la iglesia de Guadalupe fue el último implemento eucarístico que se llevaron los ladrones, en pleno Domingo de Ramos, aprovechando la masiva asistencia de feligreses al Templo Santo y en un descuido se llevaron la copa de vino. Un día después exigieron al sacerdote rescate por este símbolo religioso y no es la primera vez que lo hacen.

En la catedral de Florencia ‘Nuestra Señora de Lourdes’ también fueron hurtados los equipos de transmisión de la misa del canal local, un televisor y varios cables, pero ni la Policía Caquetá ha dado con el paradero de los responsables, sólo un grupo de tres personas fue capturada en fragancia cuando robaban en una iglesia y fueron denunciados penalmente por la Diócesis y hoy se encuentran tras las rejas.

Sin embargo, los robos continúan. Otros de los blancos han sido la parroquia del Espíritu Santo en el sector del Ventilador, la Iglesia Nuestra Señora de la Consolata en el barrio del mismo nombre y Jesús de Nazareth en El Cunduy. Monseñor Jorge Alberto Ossa Sotto, obispo de la diócesis de Florencia solicitó a las autoridades “mayor atención y seguridad”.

De acuerdo con el prelado de la Iglesia caqueteña, “se ha vuelto común que hurten los elementos religiosos en los templos y que luego pidan rescate para devolverlos”.
Esto tiene preocupados a todo el sacerdocio y se espera que se tomen medidas al respecto, principalmente en las capillas que han sido construidas en zonas periféricas de Florencia.

Según Monseñor Ossa Sotto, aunque las denuncias ya fueron establecidas y la fuerza pública conoce la situación, se han seguido registrando dificultades en los templos y hasta en la Catedral, ubicada en pleno centro de la ciudad. “Hacemos un llamado para que no se registren más saboteos en las Iglesias y se respete la Casa de Dios”, puntualizó el Obispo.

Deja un comentario