Gobierno golpista de Honduras emplaza a Zelaya a volver al dialogo en Costa Rica

julio 26, 2009 3:23 pm

manuel-zelaya1— El nuevo canciller de Honduras, Carlos López, aseguró este domingo que el depuesto presidente Manuel Zelaya, quien exige ser restituido, sólo tiene dos opciones: seguir en la frontera con Nicaragua o regresar al diálogo en Costa Rica. Zelaya, entre tanto, sigue apostado en la frontera en territorio nicaraguense, tras sus frustrados intentos de retornar a su país.

Concretamente López indicó a periodistas que Zelaya “o entra (a Honduras) y se le captura, porque esas son las instrucciones, o se retira (de la frontera con Nicaragua, donde permanece) y vuelve a la mesa de negociaciones en San José de Costa Rica, que es lo que le ha pedido la comunidad internacional”.

El diplomático, quien además fue canciller entre 1986 y 1990, expresó que “el país está firme” y que “el pueblo está dispuesto a lo que sea con tal de no verse atropellado por intereses ajenos, por la intromisión de países ajenos, y está dispuesto a que se haga respetar su soberanía”.

Sobre la estancia de Zelaya en Nicaragua, “el Gobierno de Honduras no tiene la intención de intervenir por respeto a la soberanía de un Estado soberano, de un Estado vecino, ni tampoco va a hacer provocaciones”, respondió López.

“No vamos a inducir al pueblo nicaragüense a que se subleve contra su Gobierno porque no es política del Gobierno de Honduras y respetamos el derecho internacional”, acotó en alusión al llamamiento a la insurrección que Zelaya ha hecho al pueblo hondureño desde el punto fronterizo de Las Manos.

López volvió a criticar al secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, por “la prejuiciada” actitud “contra Honduras”, cuando vino al país, el pasado 3 de julio.

Recordó que en esa ocasión Insulza no se reunió con las nuevas autoridades para conocer su versión de lo que había ocurrido en el país, en relación con el derrocamiento de Zelaya por los militares el 28 de junio.

En opinión de López, hubo “falta de objetividad” por parte de Insulza, de quien dijo que “vino a cumplir una formalidad aquí”, pero que ya llevaba un informe falso.

Dijo que el nuevo Gobierno de Honduras ha pedido que vengan observadores internacionales, incluso de la misma OEA, “para que desmientan ese informe, para que desmientan al señor Insulza”, porque “se hizo una distorsión” de los hechos.

El mensaje que los observadores se puedan llevar de Honduras “no es susceptible de dudas”, según López, para quien hora “progresivamente la verdad resplandece”.

“Fuimos víctimas de una campaña mediática en contra de lo que acontecía en Honduras, y se hizo una distorsión de la verdad, no es fácil revertir una campaña mediática sobre todo cuando entra por los ojos y cuando entra por los oídos una versión distorsionada”, acotó.

López también calificó de “sumamente positiva” la llegada al país, ayer, de una misión de congresistas republicanos de Estados Unidos, que se reunió con el nuevo presidente de Honduras, Roberto Micheletti, al iniciar una visita para conocer informes sobre la crisis.

Añadió que la mediación en la crisis que vive Honduras, auspiciada por el presidente de Costa Rica, Oscar Arias, la ha hecho fracasar la representación de Zelaya, y que si no se logra un resultado de inmediato “habría que traer otros actores”, que son otros países a los que se invitó a sumarse como observadores.

López reiteró que el país “está tranquilo” y le pidió “paciencia” al pueblo hondureño ante la crisis política.

De Zelaya, indicó que su actitud de desafiar a las nuevas autoridades al querer regresar a retomar el poder, es “un poco mediática, es un poco para el consumo internacional, para mantener viva una situación de un gobernante depuesto, para mantener un protagonismo internacional”.

Mientras tanto, la Union Europea instó a todas las partes implicadas en la crisis que atraviesa Honduras a «continuar las negociaciones pacíficas» y a «evitar provocaciones», con vistas a restaurar la democracia y el orden constitucional en dicho país.

Los Veintisiete «condenan cualquier incitación a la violencia, y llaman a todas las partes a mostrar moderación y a evitar provocaciones», afirmó la presidencia sueca de turno de la UE en un comunicado.

La Comisión Europea ha decidido congelar el envío de 65,5 millones de euros de ayuda presupuestaria al Ejecutivo hondureño, mientras que, paralelamente, la presidencia sueca de la UE ha anunciado que continuará «restringiendo los contactos políticos» con los representantes del Gobierno hondureño de hecho.

Los comentarios están cerrados.