Venezuela ayuda a las Farc: New York Times

agosto 2, 2009 8:21 pm

A pesar de los repetidos desmentidos del Presidente Hugo Chávez, funcionarios venezolanos han seguido ayudando a los comandantes colombianos de las FARC, ayudándoles a organizar compras de armas en Venezuela e incluso obtener tarjetas de identidad para moverse con facilidad en suelo venezolano, según el material capturado a los rebeldes en los últimos meses y bajo revisión de las agencias de inteligencia occidentales.

Los materiales apuntan a una detallada colaboración entre la guerrilla y militares de alto rango y oficiales de inteligencia en el gobierno de Chávez en fecha tan reciente como hace varias semanas y contradicen sus frecuentes declaraciones de que su gobierno no ayuda a los rebeldes. «Nosotros no les protegemos», dijo a finales de julio.

Las nuevas pruebas – extraídas de material capturado de los rebeldes, las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia – se producen en un punto bajo en las relaciones entre Venezuela y Colombia.

Chávez congeló las relaciones diplomáticas a fines de julio, por los roces a raíz de las afirmaciones del gobierno de Colombia según las cuales lanzacohetes suecos (AT-4),vendidos a Venezuela, terminaron en manos de las Farc.

Los mensajes de correo electrónico describen una historia de estrechos vínculos entre el gobierno del Sr. Chávez y el grupo rebelde que, durante mucho tiempo, han cruzado a territorio venezolano para refugiarse.

Las más recientes comunicaciones, distribuidas entre los siete miembros de la secretaría de las Farc, parecen indicar que poco ha cambiado con la asistencia de Venezuela desde la redada (en Ecuador – Raul Reyes).

The New York Times obtuvo una copia del material informático de un organismo de inteligencia que lo está analizando.

Un mensaje de Iván Márquez, un comandante rebelde del que se tenía pensado operaba en gran parte del territorio venezolano, describe el plan de las FARC para comprar misiles tierra-aire, fusiles y radios en Venezuela el año pasado.

El escribió que el esfuerzo se vio facilitado por el general Henry Rangel Silva, director del organismo de inteligencia política hasta su retiro el mes pasado, y por Ramón Rodríguez Chacín, ex ministro del Interior de Venezuela, que sirvió de enviado del Sr. Chávez como emisario a las FARC en las negociaciones para liberar a los rehenes el año pasado.

En el mensaje, el Sr. Márquez analiza un plan propuesto por el Sr. Rodríguez Chacín para llevar a cabo la operación, cerca del río Negro en el Estado de Amazonas.

El Sr. Márquez va más allá, explicando que el general Rangel, el ex jefe de inteligencia de Venezuela, informó cómo las armas podrían moverse libremente mientras estuviesen en Venezuela.

«Nosotros no hacemos ningún comentario sobre cuestiones de inteligencia», dijo Noel Clay, un portavoz del Departamento de Estado, en relación a las últimas comunicaciones capturado.

The New York Times – SIMON ROMERO –

3 Respuesta sobre “Venezuela ayuda a las Farc: New York Times”

  1. julio en agosto 2nd, 2009 10:34 pm

    ESTA ES LA MISMA ESTRATEGIA USADA POR LOS ESTADOS UNIDOS CONTRA IRAN E IRAK, AFAGANISTAN Y COREA DEL NORTE. LO SORPRENDENTE DE TODO ESTEO. ES LA HIPOCRECIA Y EL SISNISMO DE LA PRENSA COLOMBIANA. QUIENES NUNCA SE HAN REFERIDO A LAS PUBLICACIONES DE ESTE MISMO DIARIO. CUANDO LE A SACADO LOS CUEROS AL SOL A EL DICTADOR URIBE.
    LA PRENSA COLOMBIANA ESTA SIGUIENDO ALS ORDENES DE LOS GLOBALIZADORES, PRETENMDE CONVENCER A LA OPINIÒN PUBLICA DE COLOMBIA DE DEBEMOS ENTRAR EN UNA GUERRA CONTRA VENEZUELA, ACAMBIO DE QUE DE FAVORECER LOS INTERECES DE LOS GLOBALIZADORE.

  2. george en agosto 3rd, 2009 9:20 am

    A ver si ahora si creen que Chávez se está armando y nadie le dice nada porque ahora no le da de comer al pueblo sino que se gasta la plata en armas, dichosos estarán los rusos

  3. IVAN V en agosto 3rd, 2009 10:55 am

    Las pruebas son contundentes y estos gobiernos patrocinadores del terrorismos se estan enredando solitos y pronto caerán, claro que no falta el mamerto que sale con el trillado discurso de la persecución del imperio.