Corte Interamericana de Derechos Humanos pide aclaraciones sobre masacre de Mapiripán

agosto 6, 2009 7:26 am

Debido al incumplimiento en la reparación de víctimas de la masacre de Mapiripán, hecho registrado en julio de 1997, la Corte Interamericana de Derechos Humanos exigió al Gobierno Colombia aclaraciones.

El pasado 8 de julio se dio una resolución de sentencia emitida por el organismo penal internacional, que indica que el Estado colombiano reconoció al ex jefe paramilitar Salvatore Mancuso como responsable del asesinato de 49 campesinos en el pueblo de Mapiripán en el departamento del Meta, y aun así fue extraditado a los Estados Unidos en mayo de 2008 bajo los cargos de narcotráfico y lavado de activos.

“Al menos uno de los ex jefes paramilitares procesados ha sido extraditado de Colombia hacia otro Estado de la región, aunque pesara en su contra una acusación por diversos cargos en relación con los graves hechos de este caso”, denunció el documento de la Corte Interamericana.

Agregó que «la Corte considera que en las decisiones sobre la aplicación de determinadas figuras procesales a una persona, debe prevalecer la consideración de la imputación de graves violaciones de derechos humanos» y que «la aplicación de figuras como la extradición no debe servir como un mecanismo para favorecer, procurar o asegurar la impunidad».

Seguidamente, el tribunal indicó que «corresponde a Colombia aclarar los mecanismos, instrumentos y figuras jurídicas que serán aplicadas para asegurar que la persona extraditada colabore con las investigaciones de los hechos del presente caso, así como, en su caso, para asegurar su debido enjuiciamiento».

Las exigencias de la Cidh al Gobierno

En el documento de supervisión de sentencia, los jueces solicitan al Estado colombiano que a más tardar el próximo 15 de octubre, presente un informe que indique las medidas adoptadas para cumplir las reparaciones ordenadas que se encuentran pendientes de cumplimiento.

La Corte también destacó que la Fiscalía ha logrado la vinculación de 30 personas, 18 acusaciones y 13 condenas relacionadas con el caso en cuestión, así el cumplimiento de varias órdenes incluidas en la sentencia de 2005.

Sin embargo, señaló que aunque «se observa una mayor actividad fiscal y la vinculación de otras personas al proceso penal», existe «falta de actuaciones concretas dirigidas a la identificación y vinculación de todos los responsables y autores intelectuales de la masacre, particularmente de servidores públicos y miembros de la fuerza pública».

«La Corte estima que subsiste la impunidad en el presente caso, en la medida en que no ha sido determinada toda la verdad de los hechos, en particular en cuanto a la determinación y eventual sanción de los responsables intelectuales y materiales», señaló el tribunal.

La matanza de 49 campesinos en Mapiripán, departamento del Meta, fue cometida a mediados de 1997 por el grupo paramilitar Autodefensas Campesinas de Córdoba y Urabá (Accu).

En esa época, Accu estaba al mando de Carlos Castaño, antiguo jefe máximo de las Auc, y cuyo lugar fue tomado luego por Mancuso, a quien también se le vincula con la matanza.

Mancuso está acusado de crímenes de lesa humanidad, entre otros, por haber ordenado las matanzas de El Salado en 2000, con 58 personas asesinadas; la de La Gabarra en 1999, con 50 campesinos muertos; y las de Mapiripán y El Aro en 1997, con 49 y 15 víctimas mortales, respectivamente.

(Con información de EFE)

Los comentarios están cerrados.