España: Suspenden al juez Baltasar Garzón por indagar sobre crímines del franquismo

mayo 14, 2010 4:09 pm

El juez Baltasar Garzón abandonó el viernes la Audiencia Nacional española tras ser suspendido cautelarmente de sus funciones por una fallida investigación de los crímenes del franquismo.

El magistrado está acusado de prevaricación _el delito de dictar a sabiendas una resolución injusta_ y a la espera de juicio. En un pleno extraordinario, el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), órgano de gobierno de los jueces en España, decidió por unanimidad suspenderlo, por lo que de forma automática fue apartado de los casos que investigaba.

Además, en una reunión vespertina, el CGPJ aplazó su decisión sobre el traslado que el juez solicitó esta semana para incorporarse como asesor a la fiscalía de la Corte Penal Internacional de La Haya, en Holanda.

Minutos después de conocerse la suspensión y a escasos metros de la sede del Consejo en el centro de Madrid, decenas de trabajadores del juzgado de Garzón se congregaron en la puerta de la Audiencia para despedirlo entre aplausos.

«¡Garzón, amigo, el pueblo está contigo!», corearon ante el magistrado, que se fundió en largos y emotivos abrazos con muchos de sus empleados. La imagen, repetida una y otra vez por la televisión española, se convirtió en uno de los diez asuntos más comentados en la red social Twitter a nivel mundial.

La decisión, aunque esperada, es un duro golpe para un magistrado que goza de gran prestigio internacional por su empeño en perseguir delitos de lesa humanidad en todo el mundo. Aunque la suspensión es sólo cautelar, muchos analistas entienden que este paso escribe un punto final a la carrera del juez que puso contra las cuerdas al ex dictador chileno Augusto Pinochet y contribuyó a esclarecer crímenes en países como Argentina.

Garzón, de 54 años, llevaba 22 al frente del juzgado número 5 de la Audiencia Nacional, desde el que instruyó sumarios decisivos en la lucha contra el narcotráfico y el grupo separatista vasco ETA. También, a través de casos como el de Pinochet, se convirtió en el rostro más conocido de la justicia universal.

«No se afrontan las situaciones complejas con optimismo, sino con tranquilidad, con la tranquilidad que da saber que soy inocente de lo que se me acusa», había dicho Garzón el jueves en una conferencia de prensa. «Como hombre respetuoso con la ley, sólo me queda asumir la decisión».

Garzón está acusado de prevaricación por un proceso en el que intentaba esclarecer los crímenes cometidos durante la dictadura de Francisco Franco y buscar los restos de miles de desaparecidos y ejecutados del bando perdedor republicano, enterrados en fosas comunes.

Según el auto del Tribunal Supremo, Garzón ignoró conscientemente la Ley de Amnistía de 1977. Al margen de esta causa, el Supremo investiga al juez por prevaricación en otros dos sumarios.

El juicio podría celebrarse en septiembre. Si Garzón es absuelto, la suspensión quedaría revocada con efecto inmediato y el juez recuperaría su plaza. Si es condenado, se enfrenta a una inhabilitación de hasta veinte años.

«La persecución contra el juez Garzón es un ataque a los fundamentos de la democracia. En ningún renglón de la Ley de Amnistía se dice que los crímenes del franquismo no se puedan investigar», dijo la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica, que lleva años buscando desaparecidos de la guerra civil.

El gobierno socialista español defendió la independencia de las actuaciones judiciales, pero, al mismo tiempo, exigió respeto a la presunción de inocencia de Garzón.

«El proceso no ha concluido», recordó la vicepresidenta María Teresa Fernández de la Vega al término de la reunión semanal del gabinete.

Intelectuales y grupos pro derechos humanos que habían apoyado al juez durante el largo proceso que culminó con su suspensión volvieron a reiterar su malestar.

«Las lágrimas del juez Baltasar Garzón son hoy mis lágrimas», dijo el Premio Nobel de Literatura portugués José Saramago, en su blog. «Es una de las noticias más tristes y desesperanzadoras que he recibido».

«La suspensión de Garzón es lamentada por todos los activistas pro derechos humanos en el mundo», dijo Reed Brody, portavoz de Human Rights Watch. «Garzón ayudó a llevar justicia a las víctimas de atrocidades fuera de España y ahora está siendo castigado por intentar hacer lo mismo en casa».

Mientras tanto, el CGPJ evitó pronunciarse sobre la posible partida de Garzón a La Haya, a la espera de recibir nuevos informes para evaluar la conveniencia del traslado.

Garzón pidió el pasado martes un período sabático de siete meses para trabajar como consultor externo en la oficina del fiscal de la Corte Penal Internacional, que dirige el argentino Luis Moreno Ocampo.

El Consejo debe valorar si es factible que Garzón se incorpore a un nuevo destino en La Haya cuando está suspendido de sus funciones como magistrado en España.AP

Una respuesta sobre “España: Suspenden al juez Baltasar Garzón por indagar sobre crímines del franquismo”

  1. Rafael del Barco Carreras en mayo 27th, 2010 3:31 am

    BALTASAR GARZÓN Y CAIXA DE CATALUNYA.

    Rafael del Barco Carreras

    Con razón están todos tan indignados con el cese de Baltasar Garzón, y son tan amorales que se parapetan tras los muertos del franquismo…

    Cepsa entrega a la Audiencia la carta en la que Garzón le pide dinero. Publica El Confidencial 26-05-10: En la misiva, -al igual que hizo con el presidente del Banco Santander, Emilio Botín- el juez se dirige al entonces presidente de Cepsa, Carlos Pérez de Bricio con un «Estimado Carlos». Tras detallar algunos detalle sobre las conferencias, añade que «espero que al igual que lo han hecho otras entidades, como BBVA, Caixa Cataluña y Endesa, puedas contribuir a la iniciativa». El presupuesto que pedía Garzón rondaba los 1.230.000 de dólares, incluidos 75.000 destinados al sueldo del director project, de los que Cepsa entregó 100.000 dólares a las pocas semanas de recibir la petición.

    CAIXA DE CATALUNYA.

    Los socialistas de Narcís Serra también subvencionaron a Garzón. No podía ser menos, un sumario pudiera ser archivado, caso Botín, o instruido con lagunas, caso Pretoria. Narcís y los suyos tienen experiencia en jueces maleables, por ejemplo, varios del caso Consorcio de Zona Franca de Barcelona, hace exactos 30 años. Que pertenecieran los dos al Gobierno González quizá no les uniera suficiente, los muertos del GAL crearon antagonismos. Garzón pretendió ser ministro cuando Narcís fue vicepresidente. El dinero lo arregla todo.

    Ayer la tele oficial catalana, ante las nuevas noticias sobre el caso Pretoria, insistía en la versión inicial pero ampliando las ganancias del socialista Lluís García Sáez “El Bigotis” con Bertomeu Muñoz, alcalde de Santa Coloma, 8.000.000 de euros. Los socialistas rechazan una comisión de investigación pedida por Artur Más en el Parlament, y admiten una por el caso Félix Millet, Palau de la Música. Selectivos.

    No me dejan enterrar sus comienzos, 1980, me refiero a los de Narcís y los suyos, que a cuenta de mi cárcel succionaban millones a Javier de la Rosa, verdadero culpable. Y repito, lo de los cursos y conferencias, no lo inventó Garzón. Juan Piqué Vidal lo utilizó con el colega de Garzón en la Audiencia Nacional, Miguel Moreiras, que dictó no encontrar delitos en el caso KIO contra Javier de la Rosa. Un traslado de Juzgado, prevaricar sale gratis.

    En el caso Pretoria, Garzón encarcela al cerebro (traducir por el correveidile y reparte sobres o maletines) “El Bigotis” que recibió 1.500.000 de PROCAM, CAIXA DE CATALUNYA, y se olvida de los ejecutivos que se los pagaron, y ni comentar sobre Narcís Serra, el capo socialista en Barcelona.

    Hay más olvidos. Las grabaciones de la Guardia Civil. Se publica esta semana en La Vanguardia (ver en imágenes de http://www.lagrancorrupcion.blogspot.com) que se registraron conversaciones de los acusados Lluís Prenafeta y Maciá Alavedra con el entorno de Montilla, consellers Antonio Castell (Economía) y Joaquín Nadal (Política Territorial), hermano del hasta hace poco director de El Periódico, gran defensor de Garzón. Montilla y sus consellers, en definitiva quienes recalificarían o aprobarían lo recalificado por el Ayuntamiento de Santa Coloma, Badalona (1.000.000 € por el puerto), y los demás.

    Es una pena que La Vanguardia no informara hace 30 años en el caso Consorcio de la Zona Franca de Barcelona como lo hace ahora con el caso Pretoria. La amistad y vecindad de los Godó con los De la Rosa, añadidas a la masiva publicidad a toda página y los créditos del Banco Garriga Nogués, le impidieron publicar la verdad, ni siquiera publicar mis declaraciones al juzgado con pruebas irrefutables que se derivaban de la propia documentación aportada por el Consorcio.