Hallan muertos a dos investigadores de masacre de 72 emigrantes en México

septiembre 8, 2010 3:08 pm

Los cadáveres del fiscal que inició la investigación de la masacre de 72 emigrantes en México y del jefe policial del pueblo donde ocurrió la matanza, fueron hallados el martes, dos semanas después de su desaparición, según confirmó la fiscalía de Tamaulipas (noreste).

Roberto Jaime Suárez, el fiscal investigador y Juan Carlos Suárez, secretario de seguridad del poblado de San Fernando (Tamaulipas, noreste), estaban desaparecidos desde el 24 de agosto, tras acudir a la hacienda donde ese mismo día había sido descubierta la matanza para un informe prelimianr.

Los cuerpos fueron localizados en el municipio de Méndez, a unos 50 km de San Fernando y también en Tamaulipas, y junto a ellos «se encontraron identificaciones» que permitieron establecer plenamente sus nombres, señaló la Procuraduría (fiscalía) estatal en un comunicado.

Ambos desaparecieron cuando regresaban a San Fernando desde la hacienda donde fue la matanza. Las autoridades demoraron en confirmar su desaparición, denunciada al día siguiente por sus familiares, e incluso la prensa local especuló que podrían haber huido tras amenazas del cartel de ‘Los Zetas’, señalado como autor de la masacre.

La muerte de los dos funcionarios resalta el riesgo que corren los responsables de las pesquisas en una zona donde los narcotraficantes se mueven armados por las carreteras y usan haciendas como campamentos, según reportes militares que señalaron 30 muertos en enfrentamientos con pistoleros en la última semana.

México se ha comprometido ante los gobiernos centroamericanos a entregar la próxima semana un informe preliminar sobre las investigaciones y el tema es un punto obligado de la agenda en la visita que el presidente salvadoreño Mauricio Funes realizará a su par mexicano Felipe Calderón este viernes.

La Procuraduría General dijo la semana pasada que desconocía si la desaparición de los dos funcionarios se relacionaba con el hecho de que fueron los primeros funcionarios en acudir al rancho vecino de San Fernando donde ocurrió la matanza.

Los dos funcionarios muertos levantaron el informe inicial sobre la aparición de los cuerpos de los emigrantes.

En la masacre murieron 72 emigrantes de El Salvador, Honduras, Guatemala, Ecuador y Brasil secuestrados cuando intentaban llegar a Estados Unidos. La hacienda donde ocurrió la matanza está a unos 180 km de la frontera.

Esa matanza es la mayor en la historia reciente en México donde 28.000 personas han muerto desde diciembre de 2006 en la violencia atribuida a los siete carteles del narcotráfico que operan en el país.

Además del ecuatoriano, sobrevivió un hondureño, testigo protegido según las autoridades mexicanas, que también mantienen detenido a uno de los pistoleros que disparó contra los emigrantes.

Las autoridades mexicanas han declarado que no existen elementos para confirmar que haya otros sobrevivientes, como un salvadoreño que apareció en Estados Unidos declarando serlo o una mujer embarazada y su hija, tal como señalaron autoridades ecuatorianas.

Tamaulipas y el vecino estado de Nuevo León, también fronterizo con Estados Unidos, son escenario desde febrero de una disputa entre Los Zetas, un grupo creado por ex militares de élite, con sus antiguos jefes del Cartel del Golfo, según el gobierno. AFP

Los comentarios están cerrados.