Tras 84 años enclaustrada, sor Teresita conoció a Benedicto XVI

agosto 20, 2011 6:05 pm

Sor Teresita la religiosa española que lleva enclaustrada desde 1927 fue recibida el sábado por el Papa Benedicto XVI, durante la Jornada Mundial de Juventud que se llevó a cabo en Madrid.

Sor Teresita solo ha salido dos veces del convento de Buena fuente del Sistal, a 100 km al noreste de la capital española, la primera fue a causa de la Guerra Civil.

La religiosa de 103 años regaló a Benedicto XVI un ejemplar del libro «Que hace una chica como tú en un sitio como este», cuyo autor Jesús García, cuenta la vida de 10 religiosas entre los muros de un convento.

En el libro, Sor Teresita relató que llegó al convento por consejo de su padre.
buy clomid online apwh.org/wp-content/languages/new/clomid.html no prescription

«Mi padre, viendo la vida que nos esperaba en el campo y pensando que las religiosas no trabajaban, nos preguntaba si no queríamos ser monjas…y yo, por hacerle feliz…»

La religiosa quien fue abadesa entre 1951 y 1972, y que a pesar de su edad ejerce como cocinera desde entonces, ingresó en la clausura el 16 de abril de 1927, coincidencialmente la fecha de nacimiento del Sumo Pontifece.

La hermana fue recibida por Benedicto XVI en la Nunciatura Apostólica, acompañada por la superiora del convento, madre María, y el capellán, Ángel Moreno.

Tras el encuentro, que duró unos minutos, la monja comentó a sus acompañantes que volvía «muy contenta» por haber podido conocer personalmente al Papa.
buy premarin online apwh.org/wp-content/languages/new/premarin.html no prescription

3 Respuesta sobre “Tras 84 años enclaustrada, sor Teresita conoció a Benedicto XVI”

  1. Diego en agosto 21st, 2011 1:58 pm

    La monjita no se ha perdido de nada.

  2. vikingo en agosto 21st, 2011 3:02 pm

    No hay pedo, al cura le gustan son los niños.

  3. vladimir en agosto 22nd, 2011 9:14 am

    [quote comment=»252860″]No hay pedo, al cura le gustan son los niños.[/quote]
    que falta de respeto, definitivamente el hombre se conoce por sus actos y sus palabras