Recetas con las que sorprenderá a sus familares en esta Semana Santa

marzo 26, 2013 3:50 pm

Tags de esta nota:

Ceviche de Pescado

En estos días de Semana Santa, en los que las familias colombianas comparten mucho más tiempo, en especial en la cocina, aquí podrán encontrar algunos platos con los que podrá sorprender a sus parientes y amigos en esta Semana Mayor.

El sancocho de pescado es una buena entrada para disfrutar de un buen almuerzo, ya sea como acompañante o bien cargado, como plato principal. Para seis porciones, usted necesita: 300 gramos de Cebolla Larga, Ajo al gusto, 50 gramos de Cilantro (Sin los palitos), 1 Kilo de Filete de róbalo, 500 gramos de Cabeza de pescado, 300 gramos de Yuca, 300 gramos de Papa sabanera, 2 Plátanos Verdes, 200 gramos de Papa criolla, 300 gramos de Tomate, 3 Mazorcas grandes, 2 Cebollas cabezonas, 2 tallos de Apio, 80 cm cúbicos de Aceite, Sal y Pimienta al gusto.

Para la preparación del guiso es necesario que pique la cebolla larga y el tomate sin pulpa, luego lique la pulpa. Luego en un sartén, agregue el aceite, al calentar, agregué la cebolla larga y 2 minutos después añada sal al gusto y el tomate. Luego añada la pulpa licuada y deje a fuego lento por 10 minutos.

Para montar el sancocho de pescado, coloque aproximadamente 9 litros de agua, las cabezas de pescado, la cebolla cabezona, el ajo, los tallos de apio y una cucharada de sal en una olla grande, luego coloque a cocinar por unos 30 minutos a partir de su hervor.

Después de 30 minutos, separe el líquido de lo sólido y en el caldo resultante cocine, la yuca y el plátano pelados y cortados en trozos del tamaño de su preferencia. 10 minutos después agregue las mazorcas partidas en 2 y adicione la papa sabanera pelada y tajada.

15 minutos después agregue la papa criolla y el pescado troceado, agregue el cilantro y agregué la mitad del guiso preparado inicialmente. Posteriormente termine con la cantidad necesaria de sal y deje al fogón por 10 minutos. Al completarse el tiempo, sírvalo al gusto, preferiblemente en cazuela de barro.

Otra de las posibilidades con las que puede sorprender en esta Semana, los Tomates rellenos, para lo cual, se cogen unos tomates lisos, ni grandes ni pequeños, se cortan un poco mas de la mitad, se vacían con una cuchara pequeña, se tiene preparada una mayonesa con atún, aceitunas sin hueso, huevo duro, y con todo esto junto se rellenan los tomates, se le pone un esparrago blanco a cada uno y se sirve.

La receta Asado de atún rojo con jamón, se ajusta a esta temporada, usted necesita 800 gramos de lomo de atún, 4 lonchas de jamón, preferiblemente serrano, 4 calabacines, 1 bolsa de hojas tiernas de espinacas, 4 cebollas tiernas, 3 dientes de ajo, Tomillo, 1 vasito de aceite y 1 cucharada de colorante.

La preparación consiste en que se envuelve el atún en las lonchas de jamón serrano. Se ata y se coloca en un recipiente, se calienta el horno a 190ºC. Luego se lavan y se corta al estilo juliana los calabacines y las cebollas y sofreir en aceite de oliva con los dientes de ajo troceados.

Hacia el final, añadir la bolsa de espinacas, el colorante, sal y pimienta. Tapar y dejar cocer a fuego lento durante 25 minutos, removiendo de vez en cuando para que no se pegue al sartén y para que se vayan mezclando los sabores. Luego se machacan en un mortero el tomillo fresco y medio vasito de aceite de oliva.

Verter encima del lomo de atún y meter la fuente con el atún en la parte alta del horno precalentado, durante 25 minutos, sacar el atún y quitarle la cuerda. Colocar en una fuente con las verduras.

Un plato muy peruano, pero que es apropiado por la cantidad y el precio del pescado que tiene la Central de Abastos, el Ceviche de pescado es una buena opció. para este delicioso plato usted necesita: 1 Kg de bonito, mero, lenguado o una corvina fresca, 15 limones, 1 cebolla morada, ½ rocoto o ají rojo, 2 ramas de culantro, ½ ají amarillo y sal.

Para la preparación, lo primero que hay que hacer es limpiar el pescado y cortar en cubos o trozos pequeños (más o menos de 2 cm de lado). Colocar en un escurridor y agregar la cebolla morada cortada en julianas finas y lavar con abundante agua. Condimentar con sal y el ají amarillo y revolver. Incorporar el jugo de los 15 limones exprimidos, revolver y dejar reposar 5 minutos.

Luego refrescar con cubos de hielo, mezclando continuamente, no dejar que el hielo se derrita por que la salsa podría aguarse. Retirar el hielo y servir inmediatamente adornado con el ají rojo, y si los desea choclo y camote sancochado.

Es muy importante servirse inmediatamente después de refrescar para que no se ponga demasiado ácido, el proceso de cocción del limón seguirá mientras se sirve, otorgándole un sabor inigualable. Se sirve en plato hondo.

Otra recomendación serían las sardinas asadas, para las que tan sólo necesita sardinas y sal. Su preparación consiste en limpiar las sardinas pasándolas únicamente por agua (a ser posible agua de mar) sin quitarles nada, ni cabeza ni escamas ni tripa. Luego se le aplica sal abundantemente unas horas antes de asarlas.

Luego de salarlas, preparar las brasas y cuando estén listas, colocar las sardinas en la parrilla alineadas alternando los sentidos (la cabeza de una con el rabo de la otra y así sucesivamente). Al terminar, se dejan que se hagan por un lado y darles la vuelta a medida que vayan estando para que se hagan también por el otro. Cabe recordar que para servirlas es mejor en caliente, recién salidas de la brasa, en una bandeja.

Un plato español a base de trucha también se ajusta a esta posibilidad, el plato se llama Truchas a la Navarra y para este necesita: truchas de tamaño mediano, 6 lonchas de jamón delgadas pero con mucha grasa, 6 cucharadas de harina, aceite de oliva y el zumo de 1 limón.

La preparación es: limpiar las truchas y vaciarlas practicándoles una abertura en el vientre , secar con papel de cocina y sazonar moderadamente. Reservar.

En una sartén con un poco de aceite freir las lonchas de jamón y se retiran, se les aplica harina a las truchas, sacudirlas para que se desprenda el exceso de harina y freír por ambos lados en la grasa del jamón.

En una refractaria o plato, se colocan las truchas, cada una envuelta en una loncha de jamón frita y verter la grasa mezclada con el zumo de limón por encima.

Para el Mero a la Parrilla se necesita: 6 rodajas de mero de un grosor de 1,5 cm, 6 cucharadas de aceite, 1 cebolla, Perejil y Sal.

Para la preparación: Las rodajas de mero se preparan lavándolas en agua fría, descamándolas, y secándolas con un paño. Se colocan en un sartén con la cebolla, cortada en rodajas, y el perejil por encima. Se le echa el aceite y se dejan en esa mezcla durante unas dos horas.

Luego se prepara la parrilla, calentándola con un poco de aceite y se colocan las rodajas de mero que hemos preparado en el paso 1, quitando la cebolla y el perejil. Se pasan por la parrilla unos 5 minutos por cada lado y se les añade el aceite del adobo dejándolas un par de minutos más. Para finalizar se sazonan con sal. Se pueden servir con limón o alguna salsa de pescado (salsa mayonesa).

Para la compra del pescado tenga en cuenta estos consejos:

1. Ojear el mercado. Dar un paseo y ver los precios, las calidades y el aspecto del pescado en los diferentes puestos.

2. Lo bueno se vende solo. Tener claro lo que se quiere comprar, los vendedores suelen ser persuasivos. No dejarse llevar por la «simpatía». Si no conoce en absoluto el mercado, puede ser buen síntoma si en el puesto hay mucha gente comprando.

3. Cada pescado tiene su temporada. Procurar comprar el pescado en su mejor temporada (los meses son «R» son buenos para el pescado: septiembre, noviembre, diciembre, enero, febrero, marzo y abril; esto claro con sus excepciones, por ejemplo el mújol, la cigala se dan en junio y julio). Las calidades y precios suelen ser óptimas si se compra en temporada (con la excepción de las fechas próximas a la Navidad). Ver pescados.

4. Cómo saber si el pescado está fresco: El pescado se nota si está fresco por una serie de indicios:
– Ojos. Debe tener los ojos «vivos, saltones» si está fresco. Recuerde: ojos llenos y brillantes,
– Colores. Sus colores deben ser limpios y vivos. Aunque hay que esforzarse en analizarles (con las nuevas técnicas el pescado de dos días puede seguir teniendo una aspecto como el descrito).
– Agallas, aletas y escamas. Las agallas de color rojo fuerte y que se resistan a abrirse. Las aletas tiesas, las escamas relucientes y la carne del pescado dura.
– Olor. Debe oler bien, nunca a amoniaco.
– Dureza de la carne. Si el pescado es de escama blanda, pulsar con el dedo la carne del pesacdo, si cede, el pescado no es fresco.

5. Hay que acostumbrarse a ver como «hablan» algunas piezas. Por ejemplo, si la merluza está fresca debes ver gotear la «sangre» del corte.. etc. etc. Pero estas cosas ya son para nota…. Ver Pescados.

El pescado debe ser consumido lo más fresco posible, si no lo vas a comer en 24 horas, lo mejor es congelarlo.

Los comentarios están cerrados.