Carta a Nicolás Maduro

mayo 27, 2013 12:10 pm

mauricio-botero-caicedo Por Mauricio Botero Caicedo
Amigo Nicolás:

Me tomo la molestia de escribirle esta carta, no en aras de solucionarle a usted los múltiples y diversos problemas que enfrenta, sino de aliviarles (aunque sea de manera parcial) la vida a los millares de sus compatriotas, los cuáles, con excepción de los ‘chavistas’ recalcitrantes, les profeso sincero afecto.

Está usted, don Nicolás, en serios problemas. Por una parte las dificultades económicos que atraviesa Venezuela no tienen vocación distinta – en el corto y mediano plazo – que el agravarse; y por otro lado en el seno mismo del ‘chavismo’ y de las Fuerzas Armadas – por más de sus públicos abrazos con Diosdado Cabello – le están cavando su tumba. Las afirmaciones de Mario Silva, aquel controvertido comentarista de la televisión estatal que fungía como el ‘Doberman’ de Chávez, en el sentido que “todo está podrido, la desmoralización cunde, la luche de facciones es feroz, y la corrupción alcanza a todos los niveles del Estado” no lo deja a usted, ni al ‘chavismo’, muy bien parados. Silva, de manera intencional o por que en realidad es un solemne imbécil, se dejo coger in fraganti comentándole un a un agente cubano detalles del tamaño de animal que se le está subiendo a usted y al gobierno que usted preside, pierna arriba. (Silva debe creer que toda la humanidad es una panda de idiotas cuando afirma que el audio es un montaje de la CIA y el ‘Mossad’ israelita.)

Pero toda Venezuela, por no decir todo el continente, sabe don Nicolás que usted no es el único responsable de la corrupción y que heredó de su ‘padre putativo’ una verdadera cloaca de podredumbre. Precisamente es a causa de impedir que se desmonte esta podredumbre que dentro del ‘chavismo’ y la ‘boligarquía’ hay muchos que desde ya exigen su hirsuta cabeza, cabeza que contiene un todavía más hirsuto bigote.

Las recomendaciones que le sugiero, amigo Maduro, son las siguientes:

De inmediato:

– Mientras que le llegan los 50 millones de rollos de papel higiénico, no haga nada – absolutamente nada – para aliviar la aguda escasez de alimentos. Se tiene que dar cuenta usted, aún siendo tan corto de seso, que entre menos coma la gente, menos necesidad tendrá de papel higiénico. Igualmente debe usted prohibir de manera tajante la venta de todo laxativo o fruta como la pitaya o las brevas, y por el contrario, fomentar (distribuyendo de manera gratuita) el consumo de todo alimento, medicamento, o elíxir que contribuya a la constipación. No puede usted desconocer, don Nicolás, que una población estreñida, poco va a extrañar la falta de papel higiénico. (Por otra parte, comprendo que a la Justicia, al las Autoridades Electorales, y a la Asamblea de Diputados no le hace falta la escasez del papel de toilet ya que desde hace mucho rato se están limpiando es con la Constitución. El peligro que siguen corriendo es que los calzones, como diría Héctor Abad, les puedan quedar untados de la tinta de las leyes).

A corto plazo:

– Cuando uno visita a Venezuela encuentra 50 tipos de ‘whiskey’, pero sólo corriendo mucha suerte consigue uno una botella de leche. Productos como el yogurt, olvidarse!. La razón de dicho fenómeno es que la leche y los productos lácteos son considerados de primera necesidad y por lo tanto, intervenidos por el Estado. Paralelamente el ‘whiskey’ se considera un artículo suntuario y de lujo, libre de todo control estatal. Invierta usted el orden, don Nicolás, convirtiendo el ‘whiskey’ en artículo de primera necesidad sujeto a todos os controles del Estado; y dejando la leche y los productos lácteos como artículo suntuarios y de lujo, libres de todo control. Le aseguro a usted, amigo Maduro, que en menos de tres semanas no habrá una botella de escocés en toda Venezuela, mientras que las estanterías estarán llenas de leche y de productos lácteos.
– Saque a las patadas a ese sinvergüenza que es el señor Jorge Giordani, arquitecto de la mayor fuente de corrupción que existe en Venezuela que es el ‘Cadivi’, la entidad a cargo de distribuir las divisas en manos de los favoritos del régimen. (Mándelo de Embajador a Argentina, donde la viuda de el “Tuerto” lo recibiría con enorme alegría). Lo que no es lógico es que un país que recibe más de $100 mil millones de dólares anuales por la venta de su petróleo (cuatro mil dólares por habitante) tenga que imponer controles de cambio, controles que han conllevado – aparte de la corrupción – a distorsiones en las que el dólar negro se vende a un precio cuatro veces superior al oficial. Aparte de la innecesaria y absurda escasez en Venezuela de prácticamente todos los productos de la canasta familiar, el vecino país padece de la mayor inflación del continente. Y el gran culpable de esta debacle es ese marxista – ignorante y dogmático – Jorge Giordani. No basta el haberlo sacado del Ministerio de Economía y haberlo dejado exclusivamente a cargo de “Planeación”. Lo tiene que sacar ya…de inmediato.

A mediano plazo:

– Entre en razón, don Nicolás, y entienda de una vez por todas que para Estados Unidos Venezuela no tiene absolutamente ninguna, repito, absolutamente ninguna importancia estratégica. Los gringos, en cuestión de minutos, pueden reemplazar el millón de barriles diarios que Venezuela les suministra. No solo esto, amigo Maduro, sino que en pocos años EE.UU pasará a ser el mayor productor de hidrocarburos del mundo. Venezuela, desde el punto de vista geoestratégico, para los estadounidenses va a tener la misma importancia que Guayana o Bolivia. Es decir, ninguna.
– El mundo, en un futuro más cercano que lejano, va a dejar de depender de los combustibles fósiles. Al haber Venezuela construido los cimientos de la economía exclusivamente en base a la explotación de los hidrocarburos, el que dejen de tener importancia va a ser absolutamente catastrófico para la nación. Si ustedes no empiezan a hacerle entender a toda la población que el escenario de la perdida paulatina de los combustibles fósiles es una posibilidad nada remota, la existencia misma de Venezuela corre peligro.

Pero a la hora de la verdad, todo lo que se dice en esta carta es arar en el mar o construir en el aire, como lo hubiera afirmado el Libertador. El respaldo fundamental del ‘chavismo’ descansa es sobre la corrupción, y al eliminar esta, el ‘chavismo’ se derrumba como un castillo de papel higiénico mojado. Me temo, don Nicolás, ¡que usted, rodeado de sinvergüenzas, está situado en un callejón sin salida!

Una respuesta sobre “Carta a Nicolás Maduro”

  1. rodrigo en mayo 27th, 2013 12:50 pm

    Decir que al VENEZOLANO le gusta TRABAJAR es como decir que el ARGENTINO es HUMILDE …

    Los CHAVISTAS son porque el NARCO-FARCHAVEZ les prometio a todos los PEREZOSOS que les iba a dar una CASITA lo que se le olvido fue CANTARLES esa cancion VALLENATA … «TE VOY A HACER UNA CASA EN EL AIRE» …. solamente pa que vivas tu» …

    El PAYASO de MADURoooo TAMBIEN se la cree … QUE VERGUENZA!!

Deja un comentario

cialis 20 mg viagra cialis fiyat