De chulos y de buitres

junio 24, 2014 8:21 am

mauricio-botero-caicedo Por Mauricio Botero Caicedo
Argentina, la otrora rica y próspera Argentina, ha sido puesta en la palestra por un par de los llamados ‘Fondos Buitre’ de Estados Unidos. ¿Y quienes son los tales ‘Fondos Buitre’ que hacen arrodillar a la arrogante Cristina Kirchner y su caterva de prepotentes asesores, incluyendo el poderoso Ministro de Economía, Alex Kiciloff? Son fondos de inversión que se especializan en invertir recursos en papeles (principalmente bonos) de muy alto riesgo, ya sea de países o de empresas. Estos fondos buscan comprar bonos u otros instrumentos de deuda a muy bajo precio en la expectativa de poder revenderlos o cobrarlos a mayor precio, ya sea porque las perspectivas de repago han mejorado; o porque han logrado poner al acreedor contra las cuerdas, forzándolo a honrar sus compromisos.

Para en país, una empresa, una persona, negociar de manera excepcional sus deudas es perfectamente lícito. Es más, las naciones más prosperas son precisamente las que han adoptado los mecanismos más expeditos y sencillos para que las empresas y las personas puedan renegociar sus acreencias. El caso de los países es algo más complejo ya que al ser entidades soberanas no están sujetas a leyes diferentes a las propias, exceptuando el caso en que específicamente hayan aceptado que las controversia se diriman en una jurisdicción específica. No existe, y es una lástima, una instancia internacional que, dentro de un marco jurídico especializado, sea la encargada de dirimir los pleitos relacionados con las deudas internacionales de las naciones.

En el caso de Argentina es muy difícil tener la menor compasión por lo que le está ocurriendo con los ‘Fondo Buitres’ ya que este país ha abusado de tal manera sus compromisos financieros internacionales que de alguna forma se le puede tildar de ‘Tramposo Compulsivo’. Se necesitan los dedos de las dos manos para contar las veces que los argentinos, en las últimas tres décadas, no se hayan hecho los ‘chulos’ y hayan rehusado cumplir con lo pactado; y en dónde han dejado a centenares de miles de pequeños ahorradores arruinados. (Colombia, por contra, en los últimos cien años nunca ha dejado de honrar sus compromisos crediticios). Es tal el número de afectados por los sistemáticos incumplimientos por parte de los gobiernos argentinos que a veces unos se alegra que los pongan contra la pared y los obliguen a cumplir a cabalidad con sus acreedores¡

El gobierno argentino, indignado, se refiere a dichos ‘Fondos Buitre’ como ‘carroñeros’, pero saben que están en una sin salida muy compleja. No tanto por el monto que es de $1.300 millones de dólares, sino que una negociación mal llevada puede conllevar reclamos adicionales por encima de los $15.000 millones de dólares. Los argentinos aceptaron dirimir las diferencias en las Cortes del Estado de Nueva York. Es decir, aceptaron las reglas y el árbitro. Entonces venir a desconocer el fallo de dicha Corte de Nueva York, es incongruente.

A doña Cristina no le queda alternativa diferente de negociar y pagar. Pero más que eso, lo que los gobiernos argentinos deben tener en cuenta es que las deudas, con muy contadas excepciones, se adquieren con el firme compromiso de honrarlas. Las épocas en que las naciones se endeudaban, y con absoluta cinismo utilizaban todo tipo de excusas y artilugios para no pagar, pertenecen al pasado. País que no pague, país que pretenda hacerse el ‘chulo’, a no ser que hayan circunstancias extraordinarias, esta condenado a ser perseguido, por lo menos por las ‘Fondos Buitre’. Que a Correa en Ecuador no se le olvide esto!

2 Respuesta sobre “De chulos y de buitres”

  1. Henry Correa Montano en junio 25th, 2014 7:09 am

    Señor»»estas enpresas son de desendientes de bucanero.en América yegaron , con espejos, talves usted se le holvido la istoria de Morgan en el caribe ( pregunte).!

  2. Luciana Cantor en junio 25th, 2014 7:13 pm

    La caterva de prepotentes asesores ladrones ha existido y existe es en Colombia, no en Argentina. Los estúpidos presidentes colombianos no le dan ni a los talones al excelente ecuatoriano Rafael
    Correa, no se le olvide esto imbécil Botero.

Deja un comentario