21 de febrero, Día Internacional Para la Protección de los Osos del Mundo

febrero 21, 2018 2:45 pm

Tags de esta nota:

Vídeo cortesía Colegio Rochester – Fundación Manantial La Laja

Esta osa de anteojos y su cría fueron registrados por cámaras instaladas en la zona de amortiguación del Parque Chingaza por el Colegio Rochester y la Fundación Manantial La Laja, en el marco de un proyecto de investigación participativa orientado al estudio y conservación de esta especie propia de la zona andina de Colombia, amenazada por la cacería y destrucción de su hábitat.

El avistamiento da cuenta de la recuperación de esta especie, que es fundamental para la conservación de los páramos y del agua, gracias a los esfuerzos de múltiples entidades del país.

El oso de anteojos, también conocido como oso andino, nativo de Suramérica, es una especie fundamental para la conservación de los páramos y por ende del agua, por eso se dice “donde hay oso, hay agua”.

Esta es una especie que históricamente ha sido cazada, su ecosistema degradado y fragmentado por actividades económicas humanas, por lo cual está catalogada como una especie vulnerable. Sin embargo, hoy se ven los frutos del esfuerzo de diversos actores del país por conservarla.

El hecho es de gran importancia ambiental ya que es un indicador de que la especie y de que esta zona, antes afectada por la actividad humana, se está recuperando.

El oso andino es de suma importancia ya que es una especie sombrilla, lo cual significa que otras especies de plantas y animales dependen de él para sobrevivir. Además, estos ejemplares son

dispersores naturales de semillas y con sus desplazamientos abren caminos por los que luego podrán transitar otras especies para buscar alimento.
Su territorio es el páramo, donde se produce el agua que bebemos, por eso velar por su conservación es velar por el agua, por eso al oso de anteojos se le llama el guardián del páramo.

Los comentarios están cerrados.