Estudiar y trabajar, como una persona normal, es ahora una realidad para los pacientes con esquizofrenia

mayo 22, 2018 4:04 pm

Tags de esta nota:

Radio Santa Fe CM

Las recaídas en pacientes con esquizofrenia pueden alcanzar tasas que van desde el 50 al 92%[2] debido a múltiples causas entre las que destaca el cumplimiento irregular del tratamiento. Situación que además de dificultar la recuperación de la persona, impacta en la calidad de vida, funcionalidad y disminuye la posibilidad de mantener el control de la afectación.

Se estima que entre el 20 y el 89% de los pacientes con esquizofrenia no cumplen correctamente con el tratamiento[3]. La falta de adherencia o el incorrecto cumplimiento del mismo deterioran la calidad de vida de las personas con este padecimiento. Hoy, Colombia cuenta con una opción de terapia que ayuda a fortalecer la adherencia, impactando positivamente en la estabilidad del paciente.

La reaparición o empeoramiento de los síntomas son muy frecuentes y cada vez que esto sucede empeora el pronóstico del paciente, ya que en cada recaída hay un deterioro de las funciones intelectuales y cognitivas. Conseguir una evolución de la enfermedad con un menor número de recaídas determina una enfermedad menos grave en el largo plazo. Esto supone personas con menor afectación de sus funciones mentales y, en consecuencia, más autónoma, menos dependiente, en definitiva, más libres.

La estigmatización y discriminación por parte de la población, es otro de los aspectos que tienen que sobrellevar los pacientes con esquizofrenia. Estudios han demostrado que la gran dificultad para los pacientes con esquizofrenia es la posibilidad de acceder al psiquiatra, pero no solo no acceden por las dificultades administrativas sino por los inconvenientes personales y familiares que genera el estigma. Cargar la marca de un diagnóstico como es la esquizofrenia es lo que más cuesta.

Sin embargo, frente a las alternativas terapéuticas, el especialista afirma que “hoy con las posibilidades o alternativas de tratamiento tenemos la perspectiva que las personas con diagnóstico lleven una vida como cualquiera de nosotros, tenemos una mirada mucho más amplia, mucho más soñada, para los pacientes con esquizofrenia”.

La evolución de los tratamientos para la esquizofrenia continúa. Hoy los pacientes cuentan con un antipsicótico atípico que se administra solo 4 veces al año. Un inyectable que se aplica cada 3 meses, lo que permite al paciente y al médico tratante enfocarse en otros aspectos del plan de tratamiento.

Esta alternativa de acción prolongada cumple con criterios de seguridad y conveniencia que ayuda al paciente a mejorar la adherencia. Surge como una opción esperanzadora para que las personas con esquizofrenia puedan tener una mejor calidad de vida y una oportunidad de mantener el control de la enfermedad.

Así mismo, brinda un control sostenido de los síntomas logrando disminuir el número de recaídas, además de permitir que los pacientes recuperen su capacidad funcional; ya que abre la posibilidad de que las personas retomen y mantengan aspectos de su vida cotidiana como un empleo o estudio.

Este novedoso tratamiento está formulado para pacientes que han sido tratados y estabilizados previamente con el medicamento inyectable de aplicación mensual.

Aspectos como el deterioro de las funciones intelectuales y cognitivas, así como la falta de conciencia sobre la presencia de los síntomas, dificultan que el paciente comprenda la necesitad e importancia de cumplir adecuadamente con el tratamiento.

No obstante, esta opción de terapia de acción prolongada mejora el pronóstico del paciente al evitar recaídas asociadas a la enfermedad.

Deja un comentario