SANA CONVIVENCIA Y TERQUEDAD PELIGROSA

septiembre 28, 2020 8:55 am

Por: Carlos Fradique-Méndez
Abogado de Familia y para la Familia

DIPLOMADO EN EDUCACIÓN PARA LA VIDA EN FAMILIA (311)

MAR DE LEYES

Colombia tiene 3 mares: Caribe, Pacífico y un mar de leyes, DECRETOS Y NORMAS, que pocos cumplen y muchos evaden.

Las leyes de familia abundan desde los tratados internacionales hasta los acuerdos municipales.

Hay toda la burocracia que se quiera en todas las áreas del derecho y en entidades privadas, incluidas las iglesias de todos los credos, para proteger la familia, pero con el correr del tiempo ya es poco lo que nos queda de familia.

La tendencia cíclica parece que es a la desintegración de las familias, de la unidad familiar. No es de ahora. Es desde siempre. El corazón del ser humano se revela, se torna osado para pisar terrenos ignotos, a veces sobrevive y a veces naufraga. Esta es una de las maravillas del ser humano. El ideal es tener los menos percances, sufrir menos que Odiseo y tener menos que los 13 retos de Hércules.

A veces en la familia nos creemos Hércules, Césares, emperadores o hacemos gala de nuestra rebeldía sin causa y entonces nos exponemos a una vida en desgracias, en convivencia insana.

ORDEN DE VIVIR EN PAZ

En la Constitución se ordena, ES UNA ORDEN, NO una opción, que los colombianos debemos vivir en paz, tenemos el derecho a vivir en paz y las autoridades, para el caso individuo, familia, sociedad y Estado deben, debemos, construir espacios para asegurarnos una sana convivencia y la vigencia de un orden justo.

Esa paz, esa convivencia, ese gozar de la justicia comienza en nuestro corazón, frente a nosotros mismos, con nuestra familia y se extiende a la sociedad.

PODEMOS CAMBIAR PARA VIVIR SANAMENTE

En la celebración del día de la amistad recordé que los mejores amigos de nosotros, somos nosotros mismos. Yo soy mi mejor amigo de mí mismo. Ahora se me ocurre que así como soy mi mejor amigo, también puede decidir cambiar mi manera de ser para ser mi mejor buen amigo, y el mejor amigo de mi familia, de mi pareja, de mis hijos.

Si puedo domesticar a mi mascota, también puedo domesticarme a mí mismo. Que no se entienda este símil como una afrenta zoológica, sino como una metáfora que ayudará a la sana convivencia en la familia.

QUE ES LA CONVIVENCIA

Recordemos que la “Convivencia es la acción de convivir (vivir en compañía de otro u otros). En su acepción más amplia, se trata de un concepto vinculado a la coexistencia pacífica y armoniosa de grupos humanos en un mismo espacio. Concepto tomado de la red.

En este momento recuerdo que es el Estado, mejor algunos funcionarios o servidores públicos los primeros promotores de la convivencia insana en la familia. 1) Promueven el consumo de licor, entre otros con verbenas populares, 2) Promueven el embarazo infantil porque desde kínder se debe enseñar y garantizar el ejercicio los derechos sexuales y reproductivos, 3) En algunos casos recomiendan que la madre puede llevarse a los hijos lejos de la residencia del padre porque ellas son las que los dieron a luz, 4) No previenen el embarazo a sabiendas de que un nuevo hijo nacerá para vivir en carencias de sus derechos, y, 5) Protegen legalmente las parejas paralelas al dar derechos a la bigamia.

LA TERQUEDAD QUE DESTRUYE A COLOMBIA

Vivimos en una etapa muy difícil para Colombia y sus familias. El coronavirus destruye la economía y el antagonismo entre Uribistas y antiuribistas, entre gobiernistas y antigobiernistas está en camino de destruir a Colombia. Lo sensato es que Gobierno y oposición, dialoguen para encontrar soluciones prácticas para evitar la hecatombe,

Los contradictores se comportan como las fábulas tercas de la fábula que transcribo a continuación.

LAS DOS CABRAS TESTARUDAS (Pueden adecuar la historia para aplicarla a la vida en familia)

Dos cabras paseaban por un monte dividido por un río. Ambas habían dejado sus rebaños porque querían explorar mundo. Solo que una de las cabras estaba a un lado del río y la otra justo en el lado contrario.

El río podía cruzarse por un tronco que lo atravesaba de parte a parte. Este tronco unía las dos colinas.

Las dos cabras decidieron pasar al mismo tiempo por el viejo tronco, con la mala fortuna de encontrarse justo en el medio. Entonces, se miraron desafiantes:

– ¡Aparta de mi camino, cabra! ¡Tengo que pasar y yo soy más fuerte! – dijo una de las cabras.
– ¿Por qué tengo que apartarme yo?- contestó impasible la otra cabra- No eres más fuerte. Ni por supuesto, tampoco eres más terca que yo.
– Si no te apartas, no podremos pasar ninguna- Le dijo entonces la primera cabra.
– Pues por eso, lo mismo digo, así que más vale que te apartes de mi camino– contestó testaruda la otra cabra.
– Te he dicho que no… ¡déjame pasar!
– ¡Pasaré yo antes!
– ¡Que no!
– ¡Aparta ya de una vez!
– No y no. Aparta tú.
Así estuvieron un buen rato las dos cabras testarudas, sin ceder ninguna de ellas ni un poquito. Al final, cansadas, las dos intentaron pasar a la fuerza, golpeando a la otra con los cuernos. Y como las dos tenían la misma fuerza, acabaron cayendo al río.
Las cabras fueron arrastradas por la corriente del río y nunca nadie más las volvió a ver.

MORALEJA: ‘MÁS VALE CEDER EN EL MOMENTO JUSTO ANTES DE ACABAR PERDIENDO UNA GRAN OPORTUNIDAD. LA TERQUEDAD NO ES BUENA CONSEJERA’.

PARA EVITAR LA CATÁSTROFE, CONSULTE.

Si tienen dudas sobre su relación familiar, lo mejor es consultar porque una buena orientación a tiempo, evita pleitos y discordias. NO LO DUDE, CONSULTE.

Bogotá, del 28 de septiembre al 4 de octubre de 2020

Envíe sus comentarios a carlosfradiquem@outlook.com
Twitter @fradiqcarlosSr Blog: www.ElComPAZ.com
www.vidaenfamilia.com.co
Telf. 3153467089

Deja un comentario