SIGAMOS CUMPLIENDO NUESTROS DEBERES HUMANOS

octubre 5, 2020 8:10 am

Por: Carlos Fradique-Méndez
Abogado de Familia y para la Familia

DIPLOMADO EN EDUCACIÓN PARA LA VIDA EN FAMILIA (312)

Deseo salud y bienestar en familia. Que la Divina Providencia los siga protegiendo y cuidando en todo momento

Se termina septiembre y el cursillo sobre DEBERES, repito DEBERES Y DERECHOS HUMANOS.

Cada uno de Uds. hará su propio inventario y calificará la utilidad de este ejercicio. Por mi parte solo gratitud por haber aceptado recibir el material que envié.

SIGUE VIGENTE LA NECESIDAD DE CUMPLIR CON NUESTROS DEBERES HUMANOS

Se acaba septiembre, pero no se acaban los días de la paz, de los derechos humanos y sigue sin mancha la obligación, ahora con más conocimiento, de cumplir nuestros deberes humanos con nosotros mismos, con nuestra familia, con nuestra sociedad, con Colombia.

Quedará en nuestro recuerdo un septiembre con muchos retos en todos los sentidos. La salud en riesgo, la economía en bancarrota para algunos y en riesgo para muchos. Nuevos horizontes y nuevas esperanzas para muchos. Lecciones en todos los saberes para la humanidad entera. Más unidad en la familia y más reencontrarse con los padres, los hijos, los abuelos y nietos. En algunos campos el dolor de patria por la debacle que vivimos por la irresponsable polarización de quienes obtienen beneficios a corto plazo de la siembra del odio y de la avaricia por acumular privilegios.
UNA POESÍA. NO A LA GUERRA, A LA INJUSTICIA

En un mensaje poético que recibí sobre el derecho a vivir en paz y en sentido amplio a decirle NO A LA GUERRA, A LA INJUSTICIA A LA MISERIA, el poeta español Enrique Gracia Trinidad, todavía joven con 70 años a cuestas, nos hace caer en la cuenta de que nada justifica una solo muerte, ningún dios merece que se sacrifique una vida en holocausto, nada se gana con mentiras y engaños, nada se puede construir sobre el miedo, con la injusticia a cuestas no puede haber progreso, nada se puede justificar con la miseria, con la venganza es imposible lograr y vivir en paz, la justicia no se logra si no se cierran las heridas, la libertad no puede nacer de la vergüenza y con ese poema que lo envío en la propia voz del autor descubrimos una vez más que sin garantizar los derechos humanos a la vida, a la verdad, a la honradez, al honor, a la justicia, a la vida digna, a la libertad, es imposible vivir en paz con nosotros mismos, en nuestra familia, en nuestra sociedad, en Colombia.

Nos queda la lección debidamente explicada. No mas discursos, no más libros extensos sin proponer soluciones, no mas promesas falsas de gobiernos que no cumplen, no mas suma de privilegios ilegales, no más aumento de brechas entre los poderosos y los miserables tan elocuentemente descritos en las obras de Víctor Hugo y en el cuento de navidad de charles Dickens.

Y de toda esa lección debemos comprometernos con las tareas que están a nuestro alcance, tales como cero embarazos en y por adolescentes, cultura de progenitura responsable y responsabilidad como pareja la que he llamado conyugetura responsable. Dominar nuestro lenguaje guerrero y cultivar las palabras amables, decentes y sinceras, promover la educación, el amor por la lectura, por el aprendizaje a cada instante, la actualización sin fatiga de nuestros conocimientos, la veneración de la auto educación, de ser autodidactas para mejorar, tener una cultura básica, fundamental sobre economía doméstica y ser responsables, exquisitamente responsables al elegir a quienes se les encomiende el manejo de la dirección del estado en todos los niveles y la administración del patrimonio para que no haya un solo peso perdido.
DOS PROPUESTAS PARA CUMPLIRLAS

Permítanme señalar solo dos propósitos:

1) Compromiso a ultranza con la progenitura responsable, con nuestros hijos, nietos, estudiantes y custodiados. Repito; Compromiso a ultranza con la progenitura responsable, con nuestros hijos, nietos, estudiantes y custodiados.
http://pmilv.com/wp-content/languages/new/sildenafil.html

2) Compromiso para que seamos hoy mejores que ayer y mañana mejores que hoy.

Estos dos compromisos pueden ser la cuota inicial para cambiar PARA EL BIEN, nuestro entorno, nuestra familia, nuestra sociedad,

HAGAMOS PACTOS DE PAZ CON NOSOTROS MISMOS

Podemos hacer Pactos DE PAZ CON nosotros Mismos, bajo los ideales de que la PAZ comienza en el corazón, se consolida en la familia y fructifica en la sociedad;

Recordemos que si no hay PAZ en las familias, no hay PAZ en las naciones y sin paz es imposible rehacer nuestro entorno y nuestro mundo.

Tomemos hoy la decisión irrevocable de sembrar la PAZ en nuestra familia, de evitar todo acto que pueda molestar a quienes nos rodean, de pensar, hablar y obrar de manera positiva de tal manera que en cada cosa, cada ser vivo, cada persona veamos la perfección de la Divina Providencia o del ser del que esperamos la fuerza espiritual que nos permite ser gigantes en nuestro diario vivir, todo con el fin de procurar nuestra felicidad y la felicidad de quienes estén a nuestro lado en cualquier circunstancia de la vida.

Que el buen ejemplo, la responsabilidad en el más amplio sentido de la palabra y nuestra entrega al cultivo de la educación permanente, sean nuestra guía en todas nuestras actuaciones.

SI TIENE DUDAS, CONSULTE

Así como no se debe esperar la enfermedad para ir al médico, tampoco se debe esperar la notificación de la demanda, para consultar a su abogado de confianza. SI TIENE DUDAS, CONSULTE HOY MISMO.

Bogotá, del 6 al 12 de octubre de 2020

Envíe sus comentarios a carlosfradiquem@outlook.com
Twitter @fradiqcarlosSr Blog: www.ElComPAZ.com
www.vidaenfamilia.com.co
Telf. 3153467089

Deja un comentario