National Geographic reconoce un quinto océano en la Tierra

junio 9, 2021 9:52 am

–Los cartógrafos de la revista National Geographic aprovecharon el Día de los Océanos celebrado este 8 de junio para reconocer la existencia de la masa de agua que rodea la Antártida como el quinto océano de la Tierra.

Desde que National Geographic comenzó a hacer mapas en 1915, ha reconocido cuatro océanos: el Atlántico, el Pacífico, el Índico y el Ártico. A partir del 8 de junio, Día Mundial de los Océanos, reconoce al Océano Austral como el quinto océano del mundo.

Pero mientras que los otros océanos están definidos por los continentes que los rodean, el Océano Austral está definido por una corriente.

Los científicos estiman que la Corriente Circumpolar Antártica (ACC) se estableció hace aproximadamente 34 millones de años, cuando la Antártida se separó de América del Sur. Eso permitió el flujo de agua sin obstáculos alrededor del fondo de la Tierra.

El ACC fluye de oeste a este alrededor de la Antártida, en una amplia banda fluctuante centrada aproximadamente en una latitud de 60 grados sur, la línea que ahora se define como el límite norte del Océano Austral. Dentro del ACC, las aguas son más frías y un poco menos saladas que las aguas del océano al norte.

«El océano Austral ha sido reconocido por los científicos durante mucho tiempo pero, como nunca hubo un acuerdo internacional, nunca lo reconocimos de manera oficial», explicó el geógrafo Alex Tait.

Esa masa de agua se extiende desde la costa de la Antártida hasta los 60 grados de latitud sur, sin contar con el pasaje de Drake y el mar de Scotia, y es un hogar vital para los ecosistemas marinos del hemisferio sur.

Asimismo, tiene fronteras con tres de los otros cuatro océanos que existen en nuestro planeta: el Atlántico, el Índico y el Pacífico.

Lo que hace que el océano Austral sea único es la Corriente Circumpolar Antártica (CCA) que aísla a la Antártida de la influencia del ‘mundo exterior’, ya que impide que las masas de aire cálido lleguen al continente helado.

De hecho, la CCA tendría unos 34 millones de años y también sería responsable de que la ecología del océano Austral sea tan distinta a la de otras aguas y albergue un hábitat único para miles de especies.

El océano Austral sirve como componente vital del clima cambiante de la Tierra: posee la única corriente global y utiliza aguas de los océanos Atlántico, Pacífico e Índico para transportar calor alrededor de nuestro planeta.

El Océano Austral «abarca ecosistemas marinos únicos y frágiles que albergan una vida marina maravillosa como ballenas, pingüinos y focas», señala el explorador de National Geographic residente Enric Sala .

Además, el Océano Austral también tiene efectos ecológicos en otros lugares. Las ballenas jorobadas, por ejemplo, se alimentan de krill frente a la Antártida y migran hacia el norte para pasar el invierno en ecosistemas muy diferentes frente a América del Sur y Central. Algunas aves marinas también migran hacia adentro y hacia afuera.

Al llamar la atención sobre el Océano Austral, la National Geographic Society espera promover su conservación.

Los impactos de la pesca industrial en especies como el krill y la austromerluza (que se comercializa como lubina chilena) han sido una preocupación en el Océano Austral durante décadas. En 1982, se impusieron límites de captura en la región. El área marina protegida (AMP) más grande del mundo se estableció en el Mar de Ross frente a la Antártida Occidental en 2016. Varias organizaciones están trabajando para reservar más AMP para proteger las zonas de alimentación más críticas del Océano Austral, por ejemplo, frente a la Península Antártica. .

“Muchas naciones de todo el mundo apoyan la protección de algunas de estas áreas de la pesca industrial”, dice Sala. (Con información y gráficas de National Geographic y RT).

Deja un comentario