Presidente Biden: Empleados federales se vacunan o tendrán que hacerse pruebas y usar máscaras

julio 30, 2021 7:12 am

Captura de video

–Con la variante Delta del virus que causa la propagación rápida de COVID-19 por todo el país, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, dispuso que los empleados del gobierno federal deben vacunarse o someterse a pruebas periódicas y a usar máscaras.

«Se pedirá a todos los empleados del gobierno federal que den fe de su estado de vacunación», afirmó el presidente este jueves en un discurso desde el Salón Este de la Casa Blanca.

“Cualquiera que no testifique o no esté vacunado deberá usar máscara, sin importar dónde trabaje, hacerse una prueba una o dos veces por semana para ver si ha adquirido COVID, distanciarse socialmente y, en general, no se le permitirá viajar por trabajo», precisó.

El gobierno federal emplea a más de 4 millones de estadounidenses, incluidos más de 2 millones en la fuerza laboral civil federal, según un comunicado de la Casa Blanca.

Los mismos estándares se aplicarán a los contratistas federales, agregó Biden. «Si quiere hacer negocios con el gobierno federal, vacune a su gente», dijo.

Los sindicatos que representan a los trabajadores federales están reaccionando con cautela.

«Esperamos que los detalles de cualquier cambio en las condiciones laborales, incluidos los relacionados con COVID-19 vacunas y protocolos asociados, estén debidamente negociados con nuestras unidades de negociación antes de la implementación», dijo Everett Kelley, el titular de la Federación Americana de Empleados del Gobierno, que es el mayor sindicato de trabajadores federales, lo que representa una plantilla de 700.000.

“Forzar a las personas a llevar a cabo un procedimiento médico no es el método estadounidense y es una clara violación de los derechos civiles sin importar cómo los proponentes puedan tratar de justificarlo”, dijo Larry Cosme, presidente de la Asociación Federal de Oficiales de Aplicación de la Ley (FLEOA), que representa a 30,000 personas en 65 agencias.

«Por lo tanto, alentaríamos a la administración a trabajar en colaboración con la FLEOA y otros grupos de empleados federales para incentivar a todos los empleados federales a vacunarse, en lugar de penalizar a quienes no lo hagan”, dijo Cosme.

La decisión de vacunarse es una que los empleados federales podrán tomar, “porque la mayoría de las personas no vacunadas continúan propagando el virus y hasta que tengamos más personas vacunadas y estemos frenando la propagación, es necesario que existan protocolos adecuados para mantener seguros a los estadounidenses”, dijo la subsecretaria de prensa de la Casa Blanca, Karine Jean-Pierre, antes de las declaraciones del presidente.

“Y como gran empleador, el más grande de este país, que se preocupa por las personas que mantienen al gobierno en funcionamiento, tenemos la obligación de ser buenos administradores de la fuerza laboral y garantizar su salud y seguridad”.

Biden también dijo que le está pidiendo al Departamento de Defensa que explore cómo y cuándo agregar las vacunas obligatorias para el coronavirus a la lista de vacunas requeridas para el personal de servicio.

“Nuestros hombres y mujeres uniformados que protegen a este país de graves amenazas deben estar protegidos tanto como sea posible de contraer COVID-19”, dijo el presidente. «Creo que esto es particularmente importante porque nuestras tropas sirven en lugares de todo el mundo, muchos donde las tasas de vacunación son bajas y la enfermedad es prevalente».

El presidente también discutió si las personas que estén completamente vacunadas necesitarán inyecciones de refuerzo. «Por ahora, mis asesores médicos dicen que la respuesta es no», dijo Biden. “Ningún estadounidense necesita un refuerzo ahora. Pero si la ciencia nos dice que se necesitan refuerzos, eso es algo que haremos».

Cuando un periodista le preguntó acerca de ordenar a los estados que impongan las vacunas, el presidente respondió que la legalidad de esa medida aún no está determinada. “Sigue siendo una cuestión de si el gobierno federal puede ordenar a todo el país”, dijo.

Biden también anunció que el gobierno federal reembolsará a los empleadores privados que otorguen tiempo libre remunerado para vacunarse o llevar a un miembro de la familia a vacunarse. Y sugirió que más gobiernos estatales y locales ofrezcan 100 dólares a quienes se vacunen por completo.

Una vez más, el presidente intentó despolitizar el tema de la vacunación. «La vacuna fue desarrollada y autorizada bajo la administración republicana» de su predecesor Donald Trump, dijo Biden.

También repitió que usar máscaras «no es una declaración política», aunque reconoció la frustración generalizada con el regreso de las máscaras.

«Sé que es frustrante (…) Sé que es agotador pensar que todavía estamos en esta pelea. Sé que esperábamos que esta fuera una línea sencilla y directa sin problemas ni nuevos desafíos. Pero esa no es la vida real”, dijo.

Al señalar que los líderes extranjeros desesperados lo llaman «casi todos los días» para suplicarle que envíe más dosis de vacunas a sus países, Biden dijo que es «una bendición estadounidense que tengamos vacunas para todos y cada uno de los estadounidenses… Es una pena desperdiciar esa bendición». (Información Voz de América).

Deja un comentario