Obispos de EE.UU piden proteger la dignidad humana de los migrantes

agosto 9, 2021 8:50 am

–Frente al anuncio que hizo el Departamento de Seguridad Nacional de los EE. UU. (DHS) de que colocará a ciertas familias migrantes en procedimientos de deportación acelerados, la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos, hizo un vehemente llamado a proteger a las familias, garantizar el debido proceso y respetar la dignidad humana de las personas que ingresan a territorio norteamericano buscando un futuro mejor.

La medida anunciada por el Departamento de Seguridad estadounidense, en la práctica significa que los oficiales de inmigración pueden deportar rápidamente y sin previa audiencia, a los ciudadanos sospechosos de ingresar ilegalmente a los Estados Unidos.

Si bien el Congreso no tenía la intención de que la expulsión acelerada se usara contra solicitantes de asilo de buena fe, se cree ampliamente que su uso socava el debido proceso e impide el acceso a las protecciones garantizadas por el derecho nacional e internacional.

Este anuncio se hizo días antes de que el DHS y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) anunciaran que el gobierno federal continuará utilizando las autoridades bajo el Título 42 del Código de los EE. UU. para bloquear y expulsar a los solicitantes de asilo, incluidas las familias con niños y las que intentan ejercer este derecho legal en los puertos de entrada designados. Estos desarrollos coincidieron con la publicación por parte de la Administración de Biden de su “Plan para un sistema de inmigración justo, ordenado y humano” el 27 de julio.

En respuesta a esta decisión, monseñor Mario E. Dorsonville, obispo auxiliar de Washington y presidente del Comité de Migración de la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos, emitió la siguiente declaración:

“En febrero, dimos la bienvenida a las Órdenes Ejecutivas firmadas por el Presidente relacionadas con la eliminación de barreras y la restauración del debido proceso en el sistema de inmigración legal. Un debido proceso sólido es vital para que el estado de derecho prospere de acuerdo con el bien común, y no podemos tener un sistema de inmigración ‘justo, ordenado y humano’ sin protecciones sólidas del debido proceso.

Por lo tanto, pedimos a la Administración que cambie el rumbo de su uso ampliado de la deportación acelerada, vuelva a examinar su uso de las autoridades del Título 42 y promueva verdaderamente el debido proceso, de conformidad con los compromisos anteriores.

También renovamos el llamamiento que hice en abril con mis hermanos obispos de la frontera entre Estados Unidos y México, haciéndonos ecoPapa Francisco: trabajemos juntos como nación para acoger, proteger, promover e integrar a los migrantes de acuerdo con la dignidad que Dios les ha dado. Conscientes de las preocupaciones de salud pública, alentamos políticas respaldadas por fundamentos científicos sólidos y nos oponemos a las que tienen un impacto desigual en las familias, los niños y otras poblaciones vulnerables. Finalmente, elogiamos los esfuerzos recientes de la Administración para ampliar el acceso a la vacunación para los migrantes, que es fundamental para limitar la propagación de COVID-19.

“En este Año de San José , oramos para que el patrón de las familias interceda por las familias migrantes vulnerables, especialmente aquellas que viajan con niños y ancianos”.

Los comentarios están cerrados.