Por lo menos 12 civiles muertos se reportan tras el bombardeo del Ejército de EE. UU. a blanco del grupo yihadista Estado Islámico en Afganistán

agosto 30, 2021 5:41 am

Foto Twitter

–El número de los civiles que murieron el domingo tras el ataque aéreo de Estados Unidos contra un coche bomba de la facción del Estado Islámico en Kabul ha aumentado a 12, incluyendo a seis niños, reporta un corresponsal de Al Jazeera.

Zamir Kabúlov, director del Segundo Departamento de Asia del Ministerio de Exteriores de Rusia, ha advertido este lunes que «no se puede descartar» la posibilidad de nuevos ataques aéreos de EE.UU. en Afganistán y ha recordado, en declaraciones para el canal Rossiya 24, que Moscú llamó la atención tanto de Washington como del resto de la OTAN «a la amenaza proveniente precisamente de los miembros del Estado Islámico» en reiteradas ocasiones.

«Ahora han empezado a entender de lo que estábamos hablando. Esta organización terrorista representa una amenaza ante todo para el propio Afganistán, y para el resto del mundo», ha aseverado Kabúlov.

Un familiar de algunos de los fallecidos detalló a un periodista local que colabora con CNN que nueve víctimas —junto con los seis menores de edad— eran miembros de una familia, y que su integrante más pequeña perdió la vida a los dos años.

Los militares estadounidenses insisten en que el ataque contra el vehículo permitió prevenir una amenaza «inminente» para el aeropuerto, pero reconocen que podría haber conllevado una «posible pérdida de vidas inocentes». El portavoz del Mando Central, Bill Urban, señaló que la destrucción del coche bomba provocó «potentes explosiones» debido a la presencia de «una gran cantidad de explosivos» dentro.

El hecho es que menos de 48 horas después de la explosión mortal fuera del aeropuerto de Kabul, las fuerzas militares estadounidenses tomaron represalias con un ataque con un dron el viernes contra la facción afgana del grupo Estado Islámico, conocida como Estado Islámico del Gran Jorasán, o ISIS-K.

El ataque de Estados Unidos tuvo como objetivo a una persona que Washington cree fue responsable de planear el ataque mortal en Kabul, en el que, además de los militares, murieron decenas civiles afganos.

«El ataque aéreo no tripulado ocurrió en la provincia de Nangarhar de Afganistán», dijo el capitán Bill Urban, portavoz del Comando Central de EE. UU. en un comunicado de prensa.

Urban agregó que “los primeros indicios son que matamos al objetivo. No sabemos de víctimas civiles». No quedó claro de inmediato si la persona objetivo participó en la planificación del ataque al aeropuerto de Kabul.

El Estado Islámico del Gran Jorasán se ha atribuido la responsabilidad de la devastadora explosión del terrorista suicida en el perímetro del aeropuerto de Kabul, el jueves en la que murieron al menos 170 afganos y los 13 militares estadounidenses.

El viernes, la embajada de EE. UU. instó a los ciudadanos estadounidenses a mantenerse alejados del aeropuerto de Kabul debido a amenazas a la seguridad y a irse de inmediato si estaban cerca de cualquiera de las cuatro puertas del aeropuerto, según un comunicado en el sitio web del Departamento de Estado.

La secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, afirmó el viernes que funcionarios estadounidenses pensaban era «probable» otro ataque terrorista en Kabul.

Por su parte el portavoz del Pentágono, John Kirby, agregó que Estados Unidos cree que hay otras amenazas «específicas y creíbles» contra el aeropuerto, y señaló que ciertamente está preparado “y esperaríamos intentos futuros».

Las amenazas a la seguridad han dificultado la evacuación de estadounidenses y algunos afganos.

«No parece haber ningún esfuerzo concertado para sacar a los SIV [titulares de visas especiales de inmigrante] en este momento», dijo un funcionario del Departamento de Estado a la Voz de América desde el Aeropuerto Internacional Hamid Karzai. Pero el Departamento todavía está tratando de evacuar al personal de la embajada local, a los ciudadanos estadounidenses y a los residentes legales permanentes.

Ben Wallace, ministro de Defensa de Gran Bretaña, anunció el viernes «con profundo pesar» que Gran Bretaña ha dejado de procesar a las personas para la evacuación de Kabul y señaló que muchos ciudadanos británicos y afganos que habían trabajado con Gran Bretaña en Afganistán no podrían irse.

Francia también anunció que pondrá fin a su proceso de evacuación en Afganistán. España ya ha recibido su último avión con refugiados afganos.

A pesar de los riesgos, multitudes de personas desesperadas por salir de Afganistán se reunieron nuevamente frente al aeropuerto de Kabul el viernes temprano cuando se reanudaron los vuelos de evacuación.

El diario Wall Street Journal informó que la multitud se dispersó el viernes en medio de rumores de que era inminente otro ataque terrorista. Un reportero de la VOA que visitó el área a última hora de la mañana de ese día vio calles en su mayoría vacías con la seguridad de los talibanes bloqueando el acceso a las calles cercanas al aeropuerto.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, ha prometido vengarse de los responsables.

«»A quienes perpetraron este ataque -así como a cualquiera que le desee mal a Estados Unidos- sepan esto: no perdonaremos, no olvidaremos», dijo Biden en un discurso transmitido a nivel nacional. «Les vamos a dar caza, pagarán por ello».

Biden dijo que había ordenado a los comandantes que desarrollaran planes operativos para atacar los activos, el liderazgo y las instalaciones de ISIS-K, diciendo: «Responderemos con fuerza y ??precisión en nuestro momento, en el lugar que elijamos y en el momento que elijamos».

Cuando se le preguntó si EE. UU. es capaz de planificar y ejecutar simultáneamente contraataques mientras lidera la evacuación, el general del ejército de EE. UU. Hank Taylor aseguró en una sesión informativa: “Tenemos recursos con el comandante de CentCom, con los comandantes en el terreno y las capacidades que nos permiten ejecutar cualquier tipo de esas operaciones «.

Biden prometió recientemente que las evacuaciones continuarían hasta la fecha límite del 31 de agosto, cuando está previsto que abandonen el país las últimas tropas estadounidenses. Más de 20 aliados ayudaron con las evacuaciones. La mayoría ha completado sus operaciones.

“Sacaremos a los estadounidenses que quieran salir”, acotó el presidente. (Con información de RT y Voz de América).

Deja un comentario