Travesía por los ríos de Colombia

septiembre 16, 2021 8:29 am

Por: Luis Eduardo Forero Medina
Con una longitud total de 24.725 kms, la red fluvial nacional deposita el 10% de la diversidad de peces dulceacuícolas del mundo; destacándose como principal arteria fluvial el que nace en la Laguna Magdalena , situada en el Páramo de las Papas en el macizo colombiano, la estrella fluvial por excelencia, el río Magdalena, llamado por antonomasia “el rio de la Patria” ; en condiciones de navegabilidad entre Puerto Salgar/La Dorada hasta Barranquilla (909 km) o hasta Cartagena, si se accede por el Canal del Dique (115 km); siendo su principal afluente el Rio Cauca, llamado Jardín de América por Humboldt, y en donde según su opinión debió existir el paraíso terrenal.

Las decenas de ríos colombianos tributan a los ríos Amazonas y Orinoco; al mar Caribe y al Océano Pacífico, y en menor proporción a la Vertiente del Catatumbo. El rio nacional por distinción, que nace en la colindancia de los municipios de San Agustín (Huila) y San Sebastián (Cauca), el Rio Grande de la Magdalena, cuerpo de agua con el cual “designaríamos cabalmente a la República de Colombia” (Hermano Justo Ramón, Geografía superior de Colombia, editorial Stella,1964); “merece destacado puesto, el primero, en el estudio de la jerarquía fluvial colombiana”. Hoy renace con el incremento de pasajeros y turistas transportándose por el rio; aventuras que comenzaron hace quinientos diez años, cuando el fundador de Santa Marta, Rodrigo de Bastidas, descubrió en el día de santa María Magdalena este rio de una longitud de 1.550 kms, de los cuales 1.024 kms son aptos para navegación, que sin embargo se ve afectada en algunos tramos por asentamientos poblacionales con actividades comerciales informales, muchas veces apropiándose parte del rio, o cambiando el uso del suelo adjunto; a la par que persisten zonas degradadas, cargas contaminantes y procesos erosivos severos. Antes como ahora, “nuestro río sagrado” (Mora), resume gran parte de nuestra historia, que en compañía de los ríos Cauca, san Jorge y Cesar, conforman la Depresión Momposina. En la Región de la Mojana se juntan los ríos Magdalena y el Cauca; el primero, el único merecedor de un Conpes en 2013, el 3758, Plan para restablecer su navegabilidad, que prevé un programa de intervenciones estratégicas y prioritarias, un adecuado y oportuno mantenimiento del canal navegable a través de una APP (asociación público-privada), a fin de ampliar el número de kilómetros navegables, la promoción de instalaciones portuarias, mejorar las actuales con obras de encauzamiento, dragado y mantenimiento, señalización y sistemas de navegación satelital y acciones de reforestación. Las precedentes acciones y otras buscan fortalecer el transporte fluvial, por ser el de más capacidad para movilizar carga por unidad de fuerza respecto a los modos aéreo, carretero y férreo. Del gran nudo horográfico se desprenden además el río Caquetá, el más caudaloso de los ríos colombianos, el rio Cauca, el más largo del occidente del país (1.350 kms), con aguas siempre turbias, que se origina en la depresión La Josefita, convirtiéndose en el principal tributario del rio Magdalena; atravesando 83 municipios de 5 departamentos; que corren hacia el Amazonas; y el rio Guachicono, integrando una de los dos grandes ramas que forman el rio Patía, el más largo de la región pacifica colombiana. En el rio Cauca desemboca el rio san Jorge de 368 kms, nacido en el nudo de Paramillo, municipio de Ituango (Antioquia); circundando el departamento de Córdoba, por las Serranías de San Jerónimo y Ayapel y bañando a los departamentos de Sucre y Bolívar. Gemelo del rio San Jorge, por nacer en el Paramillo, es el río Sinú, conocido por sus aguas turbulentas unas y mansas otras; en invierno se pueden pasar entre sí, por vehículo acuático; otrora el Sinú fue escenario de procesiones de pescadores que de enero a marzo llevaban canoas repletas de bocachico.
Donde se encuentra la esquina más extrema del oriente de Colombia, está la confluencia de los ríos Meta y Orinoco, llamado este “El Mar de Agua Dulce”, el tercer rio más caudaloso del mundo, después del Amazonas y el Congo, que recorre un 35% del territorio colombiano. Afluente del Orinoco, es el Rio Bita o Vita (Vida), de 500 kms de extensión, uno de los más saludables del país; ubicado en el departamento de Vichada; a distancia por carreteable unas 2 horas al sur de Puerto Carreño. El rio Meta, nacido en el Caño Camoa del municipio de San Martin (Meta) que desemboca en el rio Orinoco, fue visto por el geógrafo Reclus (1830-1905), como como futuro camino entre Paris y Bogotá, y por otros como el corazón del alma llanera, que en sus 1.200 kms de longitud tiene como a sus ramas principales los ríos Humadea y el Guayuriba. El rio Vichada es idóneo para la navegación por su constante caudal y ausencia de raudales. El único rio que hasta ahora fue declarado sujeto de derechos (T 622 de 2016) es el caudaloso Atrato de 670 kms de curso, principal vía comercial del departamento del Choco, desde Bocas de Tarena hasta el Alto de Andagueda, y uno de los más aptos del país para la navegación por la ausencia de saltos o raudales; curso tranquilo y crecido caudal desemboca en el Golfo de Urabá formando un extenso delta de 17 islas. Como explorando el paso entre la selva amazónica, marca gran parte de la frontera sur del país con Ecuador y Perú, el rio Putumayo de 1800 kms, que recorre los departamentos de Putumayo y Amazonas; en Brasil es el rio Icá; afluente que desemboca en el rio Solimes de ese país y nace en el Nudo de los Pastos, en Colombia. Donde se inician las vastas selvas amazónicas, en el Rio Guaviare, se unen los departamentos del Meta y El Guaviare, sirviendo de separador de la Orinoquia y la Amazonia. En este rincón de la nación está uno de los ríos más hermosos del mundo el Caño Cristales de tantos colores como el arco iris, en el municipio La Macarena (Meta), y uno de los más peligrosos de la selva, el rio Apaporis. Por nuestro país pasa el rio más caudaloso del mundo, el Amazonas, cuenca que se extiende por ocho países, – Perú, Bolivia, Brasil, Ecuador, Guayana, Surinam Venezuela y Colombia-, donde se atraviesa desde Leticia hasta Puerto Nariño.
De regreso a Bogotá, ciudad privilegiada por tener un rio, lo mismo que los municipios de la Sabana, imponente se halla el emblemático rio Bogotá de 336 kms, nacido en el Páramo de Guacheneque en el municipio de Villa Pinzón, en Cundinamarca, departamento que es bañado por ese afluente en un 32% de su superficie. El rio dispone de cuatro cuencas hidrográficas (Fucha, Salitre, Torca y Tunjuelo); en donde se adelantan caminatas ecológicas, o es navegable en varios kms, teniendo dos embarcaderos, uno en el puente La Virgen, en Cota, y otro cerca del puente de Guadua, en la calle 80, en la localidad de Engativá (Bogotá).Hacia finales de esta década estarían terminadas las obras definitivas para sanear el recurso hídrico, para que la vida vuelva allí, en el que se han terminado obras de adecuación hidráulica en 42 kms de la cuenca alta, disminuyendo el riesgo de inundaciones. En torno a la cuenca, se agrupa más del 41% de la industria nacional, en donde se encuentran más de tres centenares de empresas.
@luforero4

Deja un comentario