Se cumplen 5 años del triunfo del NO en el plebiscito por la paz

octubre 2, 2021 4:51 pm

Este 2 de octubre se cumplen cinco años de la derrota del Sí en las urnas de Colombia, en un plebiscito que buscaba aprobar el acuerdo de paz entre el gobierno de Santos y las FARC.

En la tarde del 2 de octubre de 2016, Colombia seguía por los diferentes medios lo que estaba pasando con el plebiscito que buscaba la refrendación popular del Acuerdo de Paz que días antes, el 26 de septiembre, habían firmado en Cartagena el gobierno de Juan Manuel Santos (2010-2018) y la guerrilla de las FARC.

El No estaba a menos de 10.000 votos de superar al Sí en las urnas, en una tendencia imparable que se consumó en el siguiente boletín informativo que envió la Registraduría de Colombia.

La refrendación popular había sido una promesa personal del presidente Santos desde que se abrieron los diálogos con las FARC, por eso, en esa tarde de octubre, un balde de agua caía sobre la Casa de Nariño, en el centro de Bogotá. El resultado final fue: 50,22 % por el No y el 49,78% por el Sí.

«Yo estaba sentado detrás de mi escritorio, De la Calle [Humberto de la Calle, jefe negociador del gobierno] a mi lado y Torres [Juan Carlos Torres, jefe de discursos] al frente, los tres contemplando estupefactos la pantalla del televisor. A los lejos se sentía el revuelo y los comentarios de los invitados. María Clemencia y mis hijos, en una terraza que conecta con la biblioteca, se abrazaban y lloraban (…) el sentimiento era de desolación», así recuerda el expresidente Santos ese momento en el libro La batalla por la Paz, publicado en 2019.

El sentimiento de Santos también sentía una parte importante del país, que confiaba en que el Sí ganaría y con contundencia. Al menos, eso era lo que decían todas las encuestas previas.

Si bien un sector de la ciudadanía impulsado por el uribismo —cuyo líder es el expresidente Álvaro Uribe Vélez (2002-2010)— se oponía a la negociación al considerar que se había cedido mucho a las FARC, el Gobierno de Colombia, las organizaciones sociales, la mayoría de las víctimas y parte importante de los medios de comunicación daban por sentada la victoria.

En las calles se sintió de inmediato el impacto de la derrota. Miles de jóvenes salieron a las calles y llenaron la Plaza de Bolívar, en la capital, para exigirle al Gobierno que la paz no se podía caer. El entonces presidente Santos aceptó la victoria del No sin titubeos.

«Las FARC-EP lamentan profundamente que el poder destructivo de los que siembran odio y rencor haya influido en la opinión de la población colombiana. Con el resultado de hoy sabemos que nuestro reto como movimiento político es todavía más grande y nos requiere más fuerte para construir la paz estable y duradera. Las FARC-EP mantienen su voluntad de paz y reiteran su disposición de usar solamente la palabra como arma de construcción hacia el futuro», reaccionaba desde Cuba Rodrigo Londoño, conocido en la guerra como Timochenko, jefe máximo de las FARC.

Lo que siguió fue una semana de negociaciones con los promotores del No, dentro de los que estaba el expresidente Álvaro Uribe Vélez; el hoy embajador de Colombia ante la OEA, Alejandro Ordóñez; la actual vicepresidenta Marta Lucía Ramírez y el hoy presidente de Colombia, Iván Duque Márquez.

Los reparos que salieron de esa mesa —ha sostenido desde siempre Santos y su equipo— fueron incluidos en su mayoría en el texto final, sin embargo, nadie en la oposición quedó contento y hasta el día de hoy reclaman que el gobierno de Santos se robó el plebiscito y no cumplió la voluntad popular. Casi dos meses después, el 24 de noviembre de 2016, se firmó el nuevo acuerdo en el Teatro Colón, de Bogotá.

Los comentarios están cerrados.