COLOMBIA EN PROCESO DE EUTANASIA

octubre 17, 2021 4:47 pm

Por: Carlos Fradique-Méndez
Abogado de Familia y para la Familia

DIPLOMADO EN EDUCACIÓN PARA LA VIDA EN FAMILIA (361)

Esta semana fue noticia la eutanasia, derecho a poner fin a la vida, derecho a morir dignamente, por la negación del procedimiento a una mujer de 51 años que padece de esclerosis lateral amiotrófica (ELA) una enfermedad no curable y que genera limitaciones de movilidad, dolor intenso y deterioro severo de la calidad de vida.

Todos nos vamos a morir, pero ser testigo de una muerte dolorosa y angustiante, es gran sufrimiento y esta es una razón para justificar la eutanasia. De todas maneras es un tema de muy difícil estudio y asimilación.

Los países también pueden morir, tornarse inviables, invivibles y las causas principales para llegar a esta postración son las inequidades, la acumulación, por unos pocos, de privilegios ilegales, injustos, la pobreza, la falta de buena educación e instrucción, la ociosidad por falta de fuentes de trabajo, la inseguridad, el desgobierno, la corrupción en estado de metástasis general, el abuso del poder, la oposición ilusa y descomedida, la enfermedad mental colectiva, las asociaciones para delinquir y ahora para dirigir la minería ilegal, el narcotráfico y actividades afines.
Colombia vive todas estas causas y los ciudadanos estamos atemorizados, rogamos porque nos respeten la vida y hasta nos hacemos ciegos, sordos, mudos frente a la catástrofe.
Hay espacios en los pueblos y ciudades en los que vivir o sobrevivir es un acto heroico.
COLOMBIA es uno de los países más inequitativos de la región. A estas inequidades se suma la acumulación, por unos pocos, de privilegios ilegales, injustos. En la burocracia oficial se presentan toda clase de despropósitos. Cientos de servidores se fijan discrecionalmente sueldos, primas, vacaciones, se decretan impunidades y se auto benefician con pensiones exorbitantes y cultivan con fascinación el nepotismo.
La pobreza ronda por lo menos en el 60% de las familias colombianas, no solo la pobreza económica. Rondan la pobreza académica, la espiritual y la ausencia de valores de estima y sana convivencia es evidente.
La falta de buena educación e instrucción vienen de tiempo atrás. Antes de 1966 deficiencia cuantitativa y desde este año hasta hoy deficiencia cualitativa y algo de cuantitativa, todo por la nefasta herencia de la promoción automática. Hoy tenemos bachilleres que no saben leer ni escribir y varias instituciones de lo que llaman educación superior se han dedicado a la venta inmoral de cartones o títulos vacíos de conocimiento y aptitudes.
La ociosidad por falta de fuentes de trabajo y a estas, sumada la mala calidad de la mano de obra debido a la mala educación, va generando personas proclives a los vicios y al delito. El desempleo, el “empleo informal y sin garantías”, los salarios en la línea de explotación en Colombia rondan más del 50% de los potencialmente trabajadores.
La inseguridad, da miedo hablar de esta patología social, nos tiene acorralados, Los delitos macabros contra la vida y los bienes acechan a todos los habitantes y se repiten, muchos de ellos en la impunidad, horas tras horas.
El ejercicio del poder se ramifica en el ejecutivo, el legislativo, el judicial, el control fiscal y la vigilancia electoral. Todas las ramas están en crisis y su credibilidad está en los niveles más bajos. En la práctica es una lucha de todos contra todos. Es el reflejo de nuestro gusto por la guerra en la familia, en la sociedad y entre pueblos. Nos fascina pelear por vanalidades para imitar a TROYAS. Los congresistas anti gobierno critican porque si y porque no, los jueces rinden culto a la inseguridad legal y el ejecutivo en connivencia con las demás ramas y con particulares expertos en robar no pierden oportunidad para defraudar y corromper todas las actividades, especialmente la de la contratación.
El abuso del poder se hace presente por acciones y omisiones y la más elocuente expresión para demostrar el abuso es, ¿Ud. no sabe quién soy yo?
Tenemos una nueva y romántica, pero ya envejecida y manipulada Constitución y en ella se consagró el estatuto de la oposición que permite que hasta empleados del ejecutivo sean oposición del mismo ejecutivo como lo han demostrado algunos alcaldes frente al Señor Presidente de La República. Y son oposición porque no les interesa tener un buen gobierno local sino acumular desprestigio del gobierno central con fines estrictamente electorales.
Los habitantes de Colombia estamos física y mentalmente enfermos por falta de estima, de auto cuidado. No preservamos nuestra salud física y la mental está siendo objetivo desde todos los puntos cardinales. Se evidencia en las horrendas formas de violencia intrafamiliar, crímenes espantosos contra las mujeres, niños y niñas.
La delincuencia se ha envalentonado con el ejemplo corrupto de líderes inescrupulosos y han pululado las asociaciones para delinquir, para dirigir la minería ilegal, el narcotráfico y actividades afines. Y ante la avalancha de delitos y la incapacidad de las autoridades de control, de policía y judiciales, se ha impuesto la impunidad.
Colombia está sufriendo de complicación de males y sus patologías han hecho metástasis. Colombia está muriendo en pedazos como antaño morían los enfermos de lepra. Colombia está en proceso de eutanasia y los responsables somos tu, yo, ellos y nosotros. ¿Podemos despertar para salvar a nuestra Colombia? Mañana puede ser tarde.
SIGAMOS CULTIVANDO LA PAZ EN LA FAMILIA
Sigamos cultivando el respeto, las palabras decentes, la autoestima, el civismo, en nuestra familia, en nuestra sociedad y en Colombia para para tener vida digna y sana convivencia.

Bogotá, del 18 al 24 de octubre de 2021
Envíe sus comentarios a cfmconsultas@gmail.com
Twitter @fracar_Sr Blog: www.vidaenfamilia.com.co
Telf. 3153467089

Deja un comentario

cialis 20 mg viagra cialis fiyat